eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Administración pública digital

El uso de la tecnología en los servicios públicos, y más en los de personas con discapacidad, debe ser el objetivo primordial para una mejor gestión de los recursos. Pero este uso de la tecnología tiene que ir acompañado de una alfabetización digital, simplificar al máximo los procesos y poner al alcance de la mayor parte de la población las ventajas del la tele-administración. 

- PUBLICIDAD -
La administración debe actualizarse para ofrecer un servicio más eficiente

La administración debe actualizarse para ofrecer un servicio más eficiente

Una de las cosas que más tediosas me resultan es chocarme contra la administración una y otra vez. La burocracia en general lo es, pero más cuando hay temas relativos a la discapacidad por medio. El caso que nos ocupa hoy es la accesibilidad a ciertos trámites con certificado digital. Estos días ando intentando renovar la tarjeta  de movilidad reducida, además de obtener la tarjeta que acredita mi discapacidad, más que nada para no andar con papeles siempre.

Llevo varios días intentando rellenar una solicitud y soy incapaz. Lo he intentado todo, desde Mac, desde Windows, con Java, desde Safari, desde Chrome, desde Firefox… y es que lejos de ser fácil acceder, es todo lo contrario. Para un usuario medio sin mucho conocimiento debe ser un infierno. Yo me tengo por una persona ducha en materia digital y estoy pegándome contra una pared. 

Creo que las instituciones públicas deberían hacer un plan estratégico para resolver este tipo de cuestiones, más que nada porque desde lo digital se pueden resolver muchas colas y ahorro de tiempo. Sé que algunos pensarán que hay gente que no controla. Claro, y para eso está la oficina. Pero si la gente que sí controla no ocupara ese espacio en la oficina física todo iría mucho más rápido. No sé si es una cuestión económica, estratégica o de qué tipo, pero sí creo que es necesario una mayor accesibilidad a los servicios básicos. 

El uso de la tecnología en los servicios públicos, y más en los de personas con discapacidad, debe ser el objetivo primordial para una mejor gestión de los recursos. Pero este uso de la tecnología tiene que ir acompañado de una alfabetización digital, simplificar al máximo los procesos y poner al alcance de la mayor parte de la población las ventajas del la tele-administración. 

La compatibilidad tecnológica es básica porque, aunque hace unos años prácticamente sólo existía windows e internet explorer, hoy día hay una cantidad brutal de sistemas operativos, plataformas, conexiones y se hace necesaria una funcionalidad máxima. Sé que es algo complejo, pero también muy necesario. Además de esa accesibilidad por edades y competencias tecnológicas, el hacerlo de verdad accesible a personas con diferentes discapacidades, que la interacción sea fluida y funcional.

El hecho de que la dificultad de interacción con las distintas plataformas de los servicios públicas sea tan patente ha de hacernos pensar que necesitamos implementar medidas que favorezcan la disminución de esta brecha. Y esto se consigue poniendo dinero encima de la mesa que reduzca realmente el tiempo de espera de manera radical. Vivimos en el siglo XXI y desde hace muchos años estamos en la era digital. Creo que es necesario que las administraciones se pongan las pilas en estos temas porque el tiempo cada vez es más reducido, gracias a las jornadas laborales interminables y a la falta de compatibilidad de los ciudadanos de a pie. Es necesario ampliar el lado digital para reducir las cosas de la oficina física y así ir todo mucho más fluido. Una mejor atención siempre requiere más tiempo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha