eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mis pies

Lo importante no es encajar, lo importante es valorar lo que uno tiene, saber con qué herramientas cuenta para afrontar este mundo, muy cruel muchas veces, pero otras es interesante y precioso

- PUBLICIDAD -
Huellas en la playa

Huellas en la playa Mariano Cuesta

Siempre he pensado en la importancia de ciertas cosas que en un primer momento pueden ser obvias. Generalmente las echamos de menos justo cuando no funcionan como deben o simplemente ya no las tenemos. 

Estos días pensaba en la importancia de los pies. Los pies, así a grandes rasgos, sirven para movernos, para saber la temperatura, para tocar el suelo, para mantenernos en contacto con la realidad, para saltar, para un montón de cosas que os imaginaréis. 

Desde que tengo uso de razón he pensado que tenía unos pies distintos. Son un poco peculiares porque me faltan algunos dedos en el pie derecho, como en las manos, pero aún así se me ocurrían un montón de historias. Y en el izquierdo tengo una uña que más que uña parece cuerno de rinoceronte… Y aún así siempre me ha dado vergüenza mostrar mis pies.

Quizá porque al ser distintos era otro objeto más de juicio por parte de la gente y otro motivo más para sentir la condescendencia de todas las personas que podían contar hasta diez con los dedos de los pies y hasta veinte con las manos.

Pero todas las noches de verano, cuando me acostaba, veía mis pies y decía "a pesar de todo siguen ahí". Y son los que me ayudan a estar de pie, a hacer deporte, a tocar el suelo. Los que me permiten poder correr, a mi manera pero correr. Y es que no valoramos, por lo general, la importancia de las pequeñas cosas. Las tenemos ahí, están, y las obviamos porque somos tremendamente injustos con las cosas que siempre están en su sitio. Nos acostumbramos a ellas y al tiempo se vuelven invisibles. Solo cuando duelen es cuando nos damos cuenta de su importancia. Por eso creo que es importante que nos cuidemos, que nos valoremos, que sepamos admirar las pequeñas cosas, "nuestras pequeñas idiosincrasias" que diría el malogrado Robin Williams en "El indomable Will Hunting".

Y es que estamos siempre pendientes de lo que digan los demás, buscando la aprobación, intentando encajar de manera que incluso nos retorcemos y nos hacemos daño con tal de entrar en unos cánones donde pensamos que la gente nos aceptará pero olvídate de eso. 

Porque lo importante no es encajar, lo importante es valorar lo que uno tiene, saber con qué herramientas cuenta para afrontar este mundo, muy cruel muchas veces, pero otras es interesante y precioso. 

Yo estuve durante años escondiéndome de fantasmas pensando que si ocultaba todos mis defectos tendría más aceptación, pero la vida no funciona así. La gente que merece la pena, valora la sinceridad, el amor propio, lo que uno puede aportar y sobre todo entender que la única persona que va a estar siempre con uno mismo eres tú.

Por eso en vez de quejarme de los dedos que me faltan o de mi manera de andar valoro tener lo que tengo. Me costó muchísimos años darme cuenta de esto, pero al final me di cuenta. Los pies sirven para caminar. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha