eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Aliviará la presión migratoria la retirada de los campamentos en Marruecos?

- PUBLICIDAD -
¿Aliviará la presión migratoria la retirada de los campamentos en Marruecos?

¿Aliviará la presión migratoria la retirada de los campamentos en Marruecos?

La decisión de Marruecos de desmantelar los campamentos de inmigrantes irregulares próximos a Ceuta y Melilla ha sido acogida con escepticismo por algunos expertos y agentes policiales y con optimismo por otros, confiados en cualquier caso en que pueda paliar la presión migratoria sobre ambas ciudades.

El pasado año Marruecos regularizó a 18.000 personas de un total de 28.000 solicitudes. Ahora quiere dar un paso más en su política migratoria y ha anunciado que desmantelará los campamentos de subsaharianos que esperan su oportunidad de entrar en Europa por las vallas fronterizas de las dos ciudades autónomas españolas.

Ayer mismo, un día después de anunciar esa decisión, la Policía marroquí detuvo a cientos de ellos, al parecer, según algunas ONGs, en el monte Gurugú cercano a Melilla.

Efe ha consultado con expertos de las fuerzas de seguridad españolas sobre la decisión del Gobierno marroquí, tomada, según algunos, por los problemas de seguridad que la presión migratoria -calculan que en torno al Gurugú esperan unos 10.000 subsaharianos- está causando al país norteafricano.

Meses, e incluso años, llevan algunos de estos inmigrantes intentando entrar a España sin conseguirlo, debido, dicen algunas fuentes, al "férreo control" de la Guardia Civil y la Policía, que ha evitado más saltos masivos de los que aún así se han producido.

También el control de las costas, gracias fundamentalmente -añaden las fuentes- a los buenos resultados del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), ha cortado la entrada por vía marítima.

Como consecuencia de ese control por parte española -explican las fuentes- miles de inmigrantes se han visto abocados a permanecer en Marruecos, lo que ha generado a este país un importante problema, incluso de salubridad en determinadas zonas y de orden público, que ahora quiere atajar.

Las fuentes han recordado la actuación de los llamados "mehanis", una policía paramilitar marroquí, en esos campamentos, propinando por las noches palizas a los inmigrantes irregulares del monte Gurugú para dispersarles, ocasionando incluso alguna muerte.

Marruecos, añaden otras fuentes- no ha revelado cómo va a llevar a cabo ese desmantelamiento, pero temen que lo hagan trasladando en autobuses a los inmigrantes hasta las fronteras de otros países, como Túnez o Argelia.

Se trataría de trasladar el problema otro lado, lo que podría aliviar en el corto plazo la presión sobre las vallas de Ceuta y Melilla, aunque algunos expertos policiales creen que en los próximos días esa presión aumentará porque los inmigrantes querrán apurar su última oportunidad antes de ser desalojados de los campamentos.

Pero como gráficamente expresa otra fuente, esta decisión "taponará" la salidas por un sitio, pero "el agua saldrá por otro" porque será "imposible frenar al que llega huyendo de la guerra y el hambre". Intentará alcanzar Europa por otro lado e, incluso, por otros países como Italia.

Y para apuntalar más su opinión, recuerda que gracias a algunas medidas y la colaboración de países de origen y de tránsito, se logró cortar el flujo migratorio por Canarias hasta reducirlo al mínimo, pero la presión se trasladó al Estrecho y a las vallas.

Detrás de la decisión marroquí de erradicar los campamentos algunas fuentes consultadas ven la mano de la UE y de Estados Unidos, que han podido "presionar" a Marruecos para que tome medidas que, a su vez, contribuyan a luchar contra el terrorismo yihadista evitando que estos radicales se cuelen por Ceuta y Melilla.

En este sentido, insiste esta fuente en que ya desde hace tiempo el FBI "mira con lupa" a estas dos ciudades autónomas.

De "brindis al sol" han calificado otras fuentes, más escépticas, la decisión de Marruecos, un país que, según ellas, debería tomarse en serio la presión migratoria por los puestos fronterizos españoles de igual manera que "se puso las pilas", en una "colaboración formidable", para cortar los flujos por mar.

Los más escépticos con la noticia recuerdan que durante años Marruecos, "por hache o por be, no ha querido o podido" hacerlo, pero "ojalá ahora así por lo que supondría de alivio, sobre todo en Melilla".

Agentes que desarrollan su trabajo en esta ciudad no han constatado una disminución de la presión migratoria desde el anuncio, que es "diaria y constante".

Y ahondando más en ese escepticismo, estas fuentes creen que Marruecos no se esforzará lo suficiente como para evitar que los inmigrantes vuelvan a asentarse. "En los próximos días se verán los resultados", concluyen.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha