eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Carteros españoles visten de sostenibilidad el circuito belga de Fórmula 1

- PUBLICIDAD -
Carteros españoles visten de sostenibilidad el circuito belga de Fórmula 1

Carteros españoles visten de sostenibilidad el circuito belga de Fórmula 1

Los carteros españoles Orlando y Yerai Castellano han demostrado hoy en el circuito belga de Fórmula 1 Spa Francorchamp su destreza al volante antes de participar mañana en la final de la IV edición del IPC Drive, una competición internacional de conducción eficiente.

Irlanda, Bélgica, Portugal, Holanda, Noruega, Finlandia y un combinado formado por Dinamarca y Suecia serán, junto con España, los países participantes en la carrera, donde los trabajadores postales se someterán a pruebas de habilidad y prácticas eficientes para alzarse con el triunfo.

La carrera esta organizada por la International Post Corporation (IPC), una entidad que reúne a 24 servicios postales de Europa, Asia y América del Norte y a casi dos millones de carteros, apunta su responsable de eficiencia, Pieter Reitsman, y que ha cumplido con cinco años de antelación el objetivo de reducir un 20 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero.

El equipo español lo forman los hermanos Castellano, trabajadores de Correos destinados en la provincia de Las Palmas de Gran Canaria y seleccionados en la prueba Desafío ECO, celebrada en octubre pasado en las pistas del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) de Madrid.

El menor de los hermanos, Yerai, al mando del vehículo durante la competición, lleva más de 14 años trabajando en Correos y actualmente ocupa un puesto de reparto con moto en la Unidad de Servicios Especiales en Las Palmas de Gran Canaria.

Orlando, con más de 21 años a su espalda en la entidad postal, es jefe de Sector de Distribución en Las Palmas y será el copiloto durante la prueba, aunque, según las reglas de la competición, en algún tramo tendrá que relevar a su hermano en la conducción.

El legendario circuito de Fórmula 1 de Spa-Francorchamps, el más importante del país y con una longitud de algo más de 7 kilómetros, se encuentra enclavado en plena naturaleza cerca de la ciudad de Malmedy y en él se han celebrado numerosas pruebas de automovilismo desde 1925, año en que se disputó el primer Gran Premio de Bélgica.

En este escenario, el equipo español tendrá que sortear, a lo largo de 40 kilómetros y en un tiempo máximo de 140 minutos, diversas pruebas de habilidad, exámenes teóricos y actuaciones sostenibles al volante.

La más importante de las pruebas es la de reparto y eco driving (técnicas de conducción ecológicas como marchas largas, velocidad estable, ahorro de combustible), ya que supone la mitad de la puntuación en el cómputo total.

En el entrenamiento de hoy, deslucido por la intensa lluvia que ha caído a lo largo de toda la mañana en el circuito, el primer ensayo ha consistido en reconocer las diferentes partes del recorrido de habilidad y practicar en aspectos complejos, como el slalom marcha atrás o la conducción en curvas con ángulo de giro muy pequeño.

Para Rodrigo de la Vara, responsable de eficiencia energética de Correos, la participación de España en esta competición de carácter internacional demuestra el compromiso de la entidad postal con la movilidad sostenible y el ahorro energético.

A este respecto, Vara ha señalado que desde 2011 la reducción de combustible en los vehículos pertenecientes a la flota ha sido del 8,6 por ciento.

La mayoría de los 27.000 carteros de Correos hace el reparto a pie y su flota cuenta con 346 vehículos eléctricos, entre furgonetas, motocicletas y bicicletas, que consiguen que el 7 por ciento de los kilómetros anuales que recorren sus repartidores estén libres de emisiones.

Actualmente, Correos se encuentra inmersa en un plan piloto de monitorización de automóviles eléctricos para conocer el alcance de la electrificación de la flota de vehículos destinada a los carteros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha