eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Dacca habla de informes no oficiales de 3.000 rohinyás muertos y genocidio

- PUBLICIDAD -
Dacca habla de informes no oficiales de 3.000 rohinyás muertos y genocidio

Dacca habla de informes no oficiales de 3.000 rohinyás muertos y genocidio

El Gobierno de Bangladesh se hizo eco hoy de "informes extraoficiales", según los cuales más de 3.000 rohinyás han muerto, desde el pasado 25 de agosto, en la ofensiva militar en el Estado birmano de Rakhine, que para "muchos" es un "genocidio".

"De acuerdo con las fuentes no oficiales, más de 10.000 casas han sido quemadas y más de 3.000 rohinyás han muerto en la operación de seguridad", indicó el ministro de Exteriores bangladesí, Mahmood Ali, en un discurso durante un encuentro con la comunidad diplomática en Dacca, al que tuvo acceso Efe.

El jefe de la diplomacia de Bangladesh, país al que han llegado 294.000 miembros de esta minoría musulmana en las últimas dos semanas, denunció que la ofensiva del Ejército birmano no ha respetado "ninguna norma de derechos humanos internacionales y leyes humanitarias".

En una rueda de prensa posterior, Ali afirmó que "muchos" han calificado la respuesta de las autoridades birmanas a una serie de ataques de un grupo insurgente rohinyá de "genocidio".

"El mundo entero está de nuestro lado, en el lado de la población rohinyá. Todo el mundo está diciendo que la forma en que están siendo asesinados, el uso de la fuerza deben parar. Muchos de ellos dijeron que es genocidio", apuntó el ministro.

Al tiempo que destacó que la guerra no es la "solución", defendió que los rohinyás no pueden probar que son ciudadanos birmanos si sus casas son quemadas.

La crisis comenzó el pasado día 25, tras un ataque de un grupo insurgente rohinyá contra casetas policiales y militares en el estado de Rakhine, en el noroeste de Birmania, que fue respondido con una operación militar en la zona.

La formación insurgente, el Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA), declaró anoche un alto el fuego durante un mes para permitir la entrada de asistencia humanitaria, algo que ha sido rechazado por el Gobierno birmano.

La nueva oleada de refugiados se produce después de que a finales del año pasado el Ejército birmano llevara a cabo otra campaña militar tras un ataque insurgente, que en aquella ocasión provocó el éxodo de más de 80.000 rohinyás y la condena de organismos internacionales y organizaciones de Derechos Humanos.

Entre 300.000 y 500.000 rohinyás vivían ya antes de esta crisis en Bangladesh, país que solo reconoce como refugiados a 32.000 de ellos, afincados en los campos del distrito suroriental de Cox's Bazar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha