eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Distribuidora tunecina garantiza servicios mínimos de suministro de gasolina

- PUBLICIDAD -
Distribuidora tunecina garantiza servicios mínimos de suministro de gasolina

Distribuidora tunecina garantiza servicios mínimos de suministro de gasolina

El director general de la Sociedad Tunecina de Distribución de Petróleo (SNDP-AGIL), Habib Malawah, garantizó que se respetarán los servicios mínimos de distribución de gasolina en las estaciones estatales durante la huelga de transportistas iniciada hoy, pero que se priorizará el suministro institucional.

En declaraciones a la prensa, Malawah pidió calma a los miles de conductores que ante el inesperado anuncio ayer de la huelga colapsaron las estaciones de servicio y dejaron sin reservas la mayoría de ellas en la capital y alrededores.

Esta mañana, se observaban aun largas colas en las gasolineras de la compañía estatal, mientras que muchas de las privadas permanecían vacías y cerradas.

"Todos serán servidos, con un poco de paciencia, en las 250 estaciones de servicio que AGIL tiene en todo el país y en las 36 repartidas en la capital", aseguró.

"Primero se abastecerá a los establecimientos, instituciones y a las sociedades estatales de transporte público, así como a los ministerios prioritarios, como los de Defensa y de Interior", precisó.

Malawah negó que la convocatoria haya supuesto una sorpresa y afirmó que la sociedad que preside inició los preparativos para el plan extraordinario de suministro hace diez días en coordinación con la dirección central del Ministerio de Industria.

El primer objetivo es salvar la situación para miles de consumidores que se disponen a viajar el jueves y el viernes, días en que se celebra la fiesta musulmana del Sacrificio o Aid, una de la más importantes del islam, agregó.

Ante esta situación, y teniendo en cuenta lo señalado de las fechas, Malawah instó, de nuevo, a todas las partes implicadas a iniciar lo antes posible un proceso de diálogo para alcanzar un compromiso final.

El pulso al Gobierno fue convocado el domingo por la mañana por el sindicato de transportistas de carburantes y durará hasta el próximo miércoles, un día antes de que se celebre el Aid.

Los días previos a esta festividad, equivalente a la Navidad cristiana, los tunecinos realizan decenas de desplazamientos para la compra del cordero y demás alimentos de la celebración, así como de los regalos que se entregan a los niños.

Además, es tradición que durante los dos días que dura el Aid las familias se visiten unas a otras, lo que conlleva también numerosos desplazamientos en vehículo, tanto en la capital como a las ciudades de provincias.

La huelga pone en una peligrosa coyuntura al Gobierno de Habib Essid y suma un problema más a la grave situación económica y social que sufre el país, convaleciente aún de la revolución de 2011, que culminó con la huida del dictador Zinedin el Abedin Ben Ali y la caída de su régimen.

A la crisis económica que se gestó durante los cuatro años de compleja transición política se han unido los dos cruentos atentados yihadistas perpetrados en 2015, que han hundido la industria del turismo, uno de los pilares económicos del país.

Desde que en enero se formara el primer gobierno posttransición, Túnez ha sido escenario, además, de otras huelgas en diversos sectores, desde la industria del fosfato a colectivos como los profesores o los jueces, en demanda de mejoras laborales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha