eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Enfermera mejora dentro de la gravedad y baja la cifra de casos sospechosos

- PUBLICIDAD -

La enfermera contagiada de fiebre hemorrágica Crimea-Congo (EFHC) "evoluciona favorablemente, dentro de la gravedad" y el número de personas que están siendo vigiladas por Sanidad por haber tenido algún contacto con los dos pacientes infectados se ha reducido a 133, desde los 282 iniciales.

Según informa hoy la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, la situación clínica de la paciente ingresada en la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel del Hospital La Paz-Carlos III "evoluciona favorablemente, dentro de la gravedad".

Esta sanitaria, que permanece ingresada desde el pasado 28 de agosto, es el segundo de los dos casos confirmados de EFHC, los primeros detectados en España y en Europa Occidental.

El único fallecido es un hombre de 62 años que murió el pasado 25 de agosto en el hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde fue trasladado desde el Infanta Leonor tras sufrir la picadura de una garrapata mientras paseaba por el campo en Ávila.

En el Infanta Leonor tuvo lugar el contagio de la enfermera que lo atendió.

La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid continúa con la investigación epidemiológica para el control y prevención de la enfermedad, y actualmente realiza seguimiento a 133 personas que estuvieron en contacto con los pacientes y que, de momento, permanecen asintomáticas.

Estos contactos, que ya se habían reducido a 149 el pasado día 9, son observados durante un periodo de 14 días tras la fecha de la exposición posible a la infección, semanas durante las que se registra su temperatura corporal dos veces al día y se investiga cualquier síntoma sospechoso relacionado con la enfermedad.

Desde el pasado 28 de agosto, tres de los contactos han presentado fiebre, hecho por el que fueron aislados, hasta que los resultados de sus análisis descartaron que hubiesen contraído la enfermedad.

El virus de la FHCC se transmite a través del ganado o las garrapatas y el contagio entre humanos puede ocurrir por un contacto cercano con la sangre, secreciones, órganos u otros fluidos corporales de una persona infectada.

Se trata de una enfermedad endémica en África, los Balcanes, Oriente Medio y Asia que, según los expertos, ha llegado a España a través de aves migratorias.

No existe vacuna ni para las personas ni para los animales y el tratamiento para los enfermos es de soporte vital.

Los síntomas habituales son fiebre repentina, dolor de cabeza, mialgias y mareos y la duración es de unos cuatro o cinco días.

También pueden presentarse diarrea, náuseas o vómitos, así como hiperemia de cara, cuello o tórax, cogestión ocular o conjuntivitis.

En su evolución clínica normalmente hay signos de hepatitis, y los pacientes muy graves pueden sufrir un rápido deterioro renal, o insuficiencia hepática o pulmonar repentina después del quinto día de enfermedad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha