eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobernador de Puerto Rico pide ayuda inmediata al Congreso de EE.UU. tras el huracán María

- PUBLICIDAD -

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, pidió hoy al Congreso de EE.UU. que apruebe un paquete de ayudas de forma inmediata para paliar la crítica situación por la que atraviesa la isla tras la devastación provocada por el huracán María.

"Necesitamos ayuda ahora y necesitamos un paquete del Congreso -de EE.UU.- para evitar una crisis humanitaria", dijo Rosselló durante una visita hoy a la terminal G-2 de la compañía petrolífera Puma en el área de Puerto Nuevo de San Juan, donde se dieron explicaciones de la distribución del combustible alrededor de la isla.

Rosselló dijo que ya habló telefónicamente con el presidente estadounidense, Donald Trump, y que hoy mismo espera comunicarse de nuevo con él para pedirle "continua colaboración" y que reconozca el "panorama tétrico" por el que atraviesa Puerto Rico, al que el huracán Irma dejó sin infraestructura eléctrica y de telecomunicaciones.

"Se han acogido nuestras peticiones", dijo Rosselló respecto a los contactos mantenidos con las autoridades federales de Washington, tras dejar claro que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema) ha colaborado de la mejor manera posible con el Ejecutivo de San Juan.

"Necesitamos más ayuda", dijo Rosselló, después de afirmar que se trata de una situación excepcional sin precedentes en la historia de Puerto Rico.

En cuanto a la situación del combustible, el gobernador explicó que el problema es la distribución, ya que hay suficiente gasolina y diesel, pero que la dificultad reside en hacerlo llegar a las estaciones.

Rosselló subrayó que en otros casos el problema ha sido que las estaciones de gasolina no se atreven a iniciar operaciones debido al riesgo de vandalismo, ante la desesperación de la ciudadanía, que se agolpa en filas kilométricas alrededor de los puestos abiertos.

Dijo que cerca de 90 vehículos cargados con combustible salieron hoy de los centros de distribución de las compañías petrolíferas que operan en la isla para depositar el combustible en las gasolineras.

"La gasolina está aquí -depósito de Puma-, pero el problema es la línea de distribución y la seguridad", subrayó el jefe del Ejecutivo, que anunció que hay ya operando en la isla un total de 450 puestos de gasolina.

En cuanto al agua, Rosselló indicó que ya un 45 % de la población recibe el servicio de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AEE).

Respecto a las comunicaciones telefónicas, reconoció que la situación no tan optimista, ya que la incomunicación es generalizada, a pesar de los esfuerzos de las compañías.

El Aeropuerto de Luis Muñoz Marín de la capital opera solo a un 20 % de su capacidad y hay personas atrapadas desde hace días que no consiguen salir hacia sus destinos, razón por la que dijo que se ha dirigido ayuda en forma de suministros para paliar la situación.

El gobernador dijo respecto a la seguridad en las calles que espera que la situación mejore progresivamente, dado que muchos de los 13.000 policías que operan habitualmente todavía no han podido acudir a sus puestos de trabajo debido a los problemas de comunicación.

Rosselló concluyó diciendo que a pesar de que todavía no se han podido cuantificar las pérdidas tiene certeza de que superarán en mucho los 8.000 millones de dólares que supusieron hace cerca de 2 décadas el huracán George.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha