eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hindúes radicales en pie de guerra contra los matarifes de la vaca sagrada

- PUBLICIDAD -
Hindúes radicales en pie de guerra contra los matarifes de la vaca sagrada

Hindúes radicales en pie de guerra contra los matarifes de la vaca sagrada

Convencidos de que las autoridades indias no hacen lo suficiente para proteger a las vacas, clanes hinduistas radicales se han puesto en pie de guerra y armados con palos y pistolas patrullan pueblos y caminos para combatir a los matarifes de este animal sagrado para los hindúes.

Esas agrupaciones, impulsadas por el "amor" que sus miles de voluntarios en todo el país sienten hacia las vacas, han cobrado relevancia en la India tras el reciente linchamiento de un musulmán por matar supuestamente a uno de esos animales para su consumo.

"Ese incidente (el linchamiento) fue la reacción a otro incidente. Hallaron en su casa partes de una vaca sacrificada, por lo que fue golpeado. La intención no era matarlo, es muy triste que muriera, pero todo sucedió por haber sacrificado una vaca", dice a Efe Rakesh Kumar Sharma, de Gau Raksha Dal (Grupo Protector de la Vaca, en hindi), uno de los más prominentes del país.

Con su enorme bigote canoso y vestido de azafrán, color que significa renuncia y espíritu de sacrificio para los hindúes, Sharma es el responsable de esta organización en Delhi y en el estado norteño de Uttar Pradesh, donde sucedió el linchamiento.

"La vaca es nuestra madre y si alguien la captura nosotros, como sus hijos, debemos protegerla", remarcó el corpulento Sharma.

Según el devoto hindú, su organización posee una amplia red de informantes, desde tenderos hasta conductores de rickshaw (el taxi de tres ruedas) o zapateros, que les avisan de cualquier actividad contra las vacas, sobre todo cuando las transportan al matadero en camiones.

"Tenemos que poner nuestras vidas en peligro para detenerlos. ¿Ves mi coche?. Una vez lo arrollaron con un camión (en el que llevaban vacas). Incluso nos han disparado y tirado piedras cuando hemos intentado detenerlos", sentenció.

Asegura que tras trabajar "día y noche durante los últimos cinco años" han salvado a "unas 10.000 vacas", animales que trasladan luego a alguno de los "hogares" o Gau Shalas que poseen.

En Ghaziabad (Uttar Pradesh) poseen un Gau Shala del tamaño de un campo de fútbol donde tienen un millar de vacas en su mayor parte gordas y bien cuidadas, con las ubres rebosantes de leche, muy diferentes a los raquíticos bóvidos que pastan a sus anchas por las calles y basureros de la India.

Para los admiradores de la vaca, la necesidad de protegerla no se basa solo en motivos religiosos (el hinduismo la considera la madre del universo y afirma que en ella habitan 330 millones de dioses), sino también por las múltiples propiedades medicinales que, afirman convencidos, tiene su leche, orina o excrementos.

El doctor de medicina tradicional india ayurveda Gyanendra Prakash, vicepresidente además de la Plataforma India para la Revolución de las Vacas, explicó a Efe emocionado, y rodeado de bovinos, las propiedades beneficiosas del animal.

"En la India hay muchos niños malnutridos. La leche de vaca es equivalente a la leche materna y posee todo lo que un humano necesita", sentenció Prakash, contradiciendo así la opinión al respecto de organismos como UNICEF o la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Extrayéndolos de una bolsa, el naturista mostró a continuación una detallada serie de productos hechos con componentes derivados de la vaca -fundamentalmente orina destilada- y que cuentan con supuestas propiedades para curar enfermedades como la artritis, la diabetes, la presión arterial, la tuberculosis y hasta el cáncer.

"Hay muchos minerales y enzimas en la orina de vaca. (...) Posee tantas cualidades medicinales que en Estados Unidos han adquirido ya cuatro patentes hechas con orina de vaca para combatir enfermedades como el cáncer", indicó.

Por ello, el presidente de la Plataforma India para la Revolución de las Vacas (Bharatiya Gau Kranti Manch), Radheshyam Tyagi, insistió a Efe que el Gobierno indio, liderado por el hinduista Narendra Modi, "debería declarar a la vaca la madre del país, para que así se detenga automáticamente su matanza".

Aunque el sacrificio de vacas está prohibido ya en la mayor parte de la India con penas de hasta 10 años de prisión, a excepción de seis estados del noreste, Kerala (sur) y Bengala (este), estos grupos aseguran que la Policía no hace nada para implementar la ley, por lo que se sienten obligados a actuar por su cuenta.

Uno de los reclutas más jóvenes de Gau Raksha Dal, Bharati Bhusna Bhardwaj, se mostró rotundo al respecto.

"Los hindúes, en especial los más jóvenes, estamos llenos de entusiasmo a pesar de que miles de protectores de vacas han sido asesinados. Nuestra moral está todavía alta, no vamos a dar marcha atrás y continuaremos por la causa: salvar a nuestra madre" la vaca, sentenció. Moncho Torres

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha