eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Holanda, en alerta por las actividades de algunas de sus mezquitas

- PUBLICIDAD -
Holanda, en alerta por las actividades de algunas de sus mezquitas

Holanda, en alerta por las actividades de algunas de sus mezquitas

Las autoridades holandesas ponen el foco en las mezquitas y escuelas salafistas del país tras múltiples controversias, mientras Ámsterdam intenta atajar el problema con cursos de idioma y cultura destinados a los clérigos religiosos.

El ministro holandés de Asuntos Sociales, Lodewijk Asscher, dijo recientemente ante el Parlamento que los asuntos de algunas mezquitas son "muy preocupantes" y "totalmente reprobables".

Entre otras, se refería a la mezquita salafista Al Fitrah, en Utrecht, que es investigada por "incitar a la intolerancia" y educar a los niños en "ideas contrarias" a las leyes.

"La intolerancia que promueve es peligrosa para la sociedad", según el ministro.

Según una fuente oficial, además de separar a chicas y chicos en las clases, les prohíbe darse la mano o comunicarse entre ellos.

Asimismo, entre sus creencias, afirma que denunciar a un musulmán ante la policía "es un acto de traición" y predica también puntos de vista radicales sobre las mujeres, los homosexuales y la sexualidad.

La semana pasada el Instituto Verwey-Jonker publicó un informe sobre la escuela coránica Al Fitrah en el que advirtió de los efectos educativos de este tipo de escuelas.

"Los niños que asisten a esas clases están en riesgo de exclusión, bajo rendimiento académico y menos oportunidades de trabajo", dice el documento.

El imán sirio Suhayb Salam, líder de la mezquita, niega todas estas acusaciones y dice que esos alumnos "solo pretenden manchar la imagen" del centro religioso.

Las autoridades ya investigaron a Al Fitrah por posible lavado de dinero, llegando a irrumpir el pasado mes de septiembre en el edificio para requisar varios documentos sobre sus flujos financieros.

Está acusada de recibir dinero de una organización incluida por EEUU en su lista de grupos terroristas, y que mantiene vínculos con Al Qaeda, añade la fuente.

"Hay que poner mucha atención en el salafismo porque es una ideología que defiende ideas contrarias a los derechos humanos en general y las libertades de una mujer en particular", afirmó a Efe el diputado de origen marroquí Ahmed Marcouch.

El parlamentario y exoficial de la policía de Ámsterdam se refiere, entre otras cuestiones, al orador y predicador del odio más polémico de Holanda, Fawaz Junaid, vinculado a la mezquita Al Sunna, de La Haya.

Junaid es conocido por la celebración de matrimonios islámicos entre menores, razón por la que fue suspendido hace dos años, aunque ahora busca volver a ejercer.

Durante estos años, también aplaudió el asesinato del cineasta anti-islam Theo van Gogh, tiroteado en 2004 por un pupilo de Junaid, quien incitó a más jóvenes a seguir el ejemplo del asesino.

El alcalde de La Haya, Jozias van Aartsen, insistió en que Junaid "ya está bajo vigilancia" pero advirtió de que mientras "no exceda los límites de la ley, no hay forma de detenerlo".

Varios diputados pidieron en el Parlamento seguir los pasos del alcalde de Rotterdam, Ahmed Abutaleb, quién utilizó varias artimañas para impedir el pasado octubre la apertura en su ciudad de un escuela salafista financiada por Catar.

Abutaleb viajó a Doha para negociar con la institución islámica en cuestión y logró comprarle el edificio por 28 millones de euros, que ahora es propiedad del municipio y estará destinado a fines sociales.

El diputado Marcouch insiste en controlar la financiación de las mezquitas y escuelas religiosas "antes de que sea tarde" para Holanda, país, según Europol, en el foco de los yihadistas durante el próximo año.

El Gobierno holandés tiene entre manos un proyecto de ley por el que busca regularizar y controlar la financiación extranjera de estas instituciones religiosas.

El Parlamento aún espera que el primer ministro holandés, Mark Rutte, explique la polémica que relaciona la Embajada de Catar en La Haya con la financiación de la controvertida mezquita de Hamad bin Khalifa, en Dinamarca.

Para intentar erradicar las ideas más conservadoras, la Universidad de Ámsterdam ha puesto en marcha cursos destinados exclusivamente a los clérigos religiosos para educarlos en la cultura holandesa y en el idioma.

El objetivo, explica a Efe un profesor de la Universidad, es contar con los imames -generalmente de Turquía y Marruecos- para la lucha contra el radicalismo porque son "un eje fundamental" para llegar a los musulmanes de Holanda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha