eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Indígenas colombianos honrarán al papa en un "encuentro de espiritualidades"

- PUBLICIDAD -
Indígenas colombianos honrarán al papa en un "encuentro de espiritualidades"

Indígenas colombianos honrarán al papa en un "encuentro de espiritualidades"

Miembros de la Guardia Indígena de Colombia, representantes de varios de los 102 pueblos ancestrales del país, harán hoy una calle de honor al papa Francisco a su entrada a la misa campal de Villavicencio en "un encuentro de espiritualidades".

"Hoy vamos a hacer una calle de honor, una calle de resistencia, de armonía, de encuentro entre espiritualidades, la espiritualidad cristiana y de los pueblos indígenas", explicó a Efe Luis Alfredo Acosta, coordinador nacional de la Guardia Indígena de Colombia.

Esa organización está compuesta exclusivamente por miembros de pueblos aborígenes y ejerce su autoridad en sus territorios, muchos de ellos duramente afectados por el conflicto, sin armas.

Sólo utilizan unos bastones de autoridad decorados con ornamentos tradicionales y con ellos hacen valer su palabra.

Con esos bastones, que veneran y nadie toca excepto los mismos guardias, harán la calle de honor al obispo de Roma que se espera que inicie una misa campal a las 09.30 hora local (14.30 GMT) en el recinto ferial de Catama, donde una fuerte lluvia cayó esta mañana sobre miles de asistentes que llegaron a lo largo de la noche.

Para Acosta, el tributo que harán tiene "un significado que es más de los pueblos, de poder intercambiar y compartir con ellos un acto ecuménico para la vida" por parte del papa.

Además, nombrarán a Francisco "guardián milenario de la tierra" en un "encuentro para la vida, para la resistencia".

"Eso significa para mí defender el planeta", explicó Acosta.

Al darle ese título le entregarán uno de sus bastones de mando -"se dice compartir el bastón", aclara el líder indígena- en un breve acto para el que comenzaron a preparase al filo de la medianoche.

Desde esa hora esperaban pacientes en fila a las puertas del recinto para recibir las últimas instrucciones acerca de dónde y cómo situarse.

Además, Acosta asegura que lo van "a perdonar" por todos los daños que considera que la Iglesia les ha causado.

"Yo lo perdonaré, él decidirá (qué hace), porque para los pueblos indígenas perdonar es que haya armonía, que el agua corra, que volvamos al vientre de nuestra madre, que no portes armas, por eso (le entregamos) el bastón de la paz", explicó.

Finalmente, detalló que ese perdón "es un acto de reconciliación", con la idea de "estar altivos, de estar de frente al mundo".

Uno de los indígenas que participará en el homenaje será Arcadio Aguilar, miembro del pueblo Coconuco en el departamento del Cauca (suroeste), que lleva 38 años como guardia.

"Venimos casi 1.000 indígenas, 450 guardias. El proceso de guardia es el de mucha resistencia y buscando la armonía de los territorios, ese es nuestro trabajo de guardia", detalló Aguilar.

Para él, la de hoy será sólo una calle de honor más, aunque reconoce que "la persona no es normal".

Sin embargo, Aguilar piensa que "de repente el papa le da la mano" y eso sería "una satisfacción única en la vida".

"Lo único que le pediría al papa es la paz del mundo y que nuestros pueblos indígenas sigan perviviendo, con eso me iría contento", resume.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha