eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Kofi Annan pide amparo para las víctimas de la violencia sectaria en Rakáin

- PUBLICIDAD -
Kofi Annan pide amparo para las víctimas de la violencia sectaria en Rakáin

Kofi Annan pide amparo para las víctimas de la violencia sectaria en Rakáin

El ex secretario general de la ONU Kofi Annan reclamó hoy amparo y ayuda para las víctimas de la violencia sectaria en el estado de Rakáin, en el oeste de Birmania (Myanmar), tras visitar la zona los días pasados.

Annan realizó este viaje como presidente de una comisión de expertos encargada de proponer a las autoridades birmanas soluciones al conflicto sectario entre la mayoría budista y la minoría musulmana rohinyá.

El diplomático ghanés explicó en rueda de prensa en Rangún, al término de este viaje que comenzó el 29 de noviembre, que la prioridad "debe ser la protección de los civiles en todo momento".

"También hicimos hincapié (en las reuniones mantenidas) en que las operaciones de seguridad no deberían impedir la distribución de ayuda humanitaria a la población", indicó Annan en su intervención.

"Me han garantizado que no habrá trabas a la distribución de ayuda humanitaria y que todas las comunidades necesitadas serán atendidas", añadió Annan.

El ex secretario general de la ONU se mostró particularmente satisfecho por "el espíritu de cooperación de las generaciones más jóvenes" que ha encontrado durante sus contactos con autoridades, militares y grupos civiles.

Annan visitó por primera vez Birmania como jefe de la citada misión en septiembre y se ha encontrado, en esta segunda ocasión, un empeoramiento de la situación.

El ataque atribuido a rohinyás a tres puestos de la policía fronteriza en el distrito de Maungdaw el 9 de octubre desencadenó una respuesta militar que causó la muerte de 69 sospechosos y 17 soldados y la detención de 434 personas, según datos del Ejército.

Al menos 30.000 civiles resultaron desplazadas y la asistencia humanitaria para más de 150.000 personas se suspendió durante más de 40 días, por la operación militar.

Activistas, grupos de defensa de los derechos humanos y víctimas han acusado al Ejército de asesinatos, violaciones, saqueos y la quema de más de mil casas en aldeas rohinyás.

Varios miles más de rohinyás cruzaron o intentaron cruzar, porque algunos fueron rechazados, la frontera con Bangladés para escapar de la violencia.

Al poco de llegar Annan a Birmania en esta segunda visita, el Gobierno anunció la creación de una comisión para investigar la violencia y la actuación del Ejército en Rakáin.

Más de un millón de rohinyá viven en ese estado birmano, donde sufren una creciente discriminación desde el brote de violencia sectaria de 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unos 120.000 de ellos confinados en 67 campos de desplazados.

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohinyás, les consideran inmigrantes bengalíes y les imponen múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

El Gobierno de Bangladés tampoco les considera nacionales y les trata de emigrantes extranjeros.

El conflicto sectario en Rakáin es uno de los problemas que afronta el Gobierno de Suu Kyi, el primero democrático que tiene Birmania en más de medio siglo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha