eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Marina: La inteligencia artificial es el "reto inmediato" de ser humano

- PUBLICIDAD -

"Está en juego quién va a tomar decisiones en un plazo muy corto: la inteligencia artificial o el cerebro humano", asegura el pensador José Antonio Marina, quien ve más que nunca necesaria una "filosofía de alto vuelo" para afrontar este "reto inmediato" al que se enfrenta la especie humana.

Aunque suene a ciencia ficción, ese futuro ya llama a la puerta. Es lo que se ha dado en llamar transhumanismo, un movimiento que aboga por cambiar la condición humana mediante el desarrollo de la tecnología, señala Marina (Toledo, 1939) en una entrevista con Efe con motivo de la publicación de "Tratado de filosofía zoom" (Ariel).

Con este libro, el también reputado pedagogo, regresa a la filosofía tras 10 años dedicado a fondo a su proyecto de Universidad de Padres y a la colección de libros sobre educación y aprendizaje.

Y lo hace convencido de que ahora se necesita una filosofía "que vaya por delante" para afrontar el mundo de las nuevas tecnologías, que posibilitan establecer redes de comunicación muy amplias.

Las nuevas tecnologías son una revolución humana y cultural tan importante o más como hace un millón de años fue la invención de los signos o más tarde y sucesivamente el lenguaje, la escritura, el álgebra o el lenguaje musical, enumera Marina.

Hay que pensar qué hacemos con las nuevas tecnologías, advierte este fino observador de la realidad.

Señales precursoras de ese futuro que ya está aquí, Marina las ve, por ejemplo, en el sistema informático Watson de inteligencia artificial de IMB, en el robot que la prestigiosa revista económica Forbes utiliza para redactar algunas de sus noticias o en la empresa japonesa Deep Knowledge Ventures, que ha nombrado como director ejecutivo a un robot de inteligencia artificial.

A lo largo de la historia y para enfrentarse a las diferentes realidades, el ser humano se ha caracterizado por la "producción de ficciones", vitales y eficaces, para organizar la sociedad.

Primero fue la invención de la "soberanía" como "mito legitimador", después llegaron los "derechos naturales", más tarde el concepto de "pueblo soberano" y de los "derechos humanos".

Son "inventos útiles", "herramientas muy eficaces" para colgar de ellas los ordenamientos jurídicos necesarios para vivir en sociedad.

Frente a los nuevos retos, Marina propone una nueva herramienta conceptual, una nueva ficción para enfrentarnos a los "graves" problemas que tenemos y que augura que "van a empeorar": una Constitución universal.

En esta época, que algunos han dado en llamar "la era de la postverdad", en la que "hay una especie de glorificación de la opinión", "necesitamos conceptos que nos permitan enfrentarnos al mundo desde verdades objetivas", mantiene Marina, que alerta de los peligros de habernos "desarmado conceptualmente" y de navegar en la teoría de "la realidad liquida".

En este sentido, uno de los "zooms" que hace en su libro es sobre Podemos, pero como fenómeno de filosofía política. Marina llama la atención sobre el hecho de que su éxito se cimente sobre "la utilización de un significante vacío" y un "concepto también vacío, como la indignación".

También piensa que ha llegado el momento de repensar el concepto de nación y de soberanía -"Si es inteligente, Cataluña tiene que sacar este tema", dice-, pero alerta de que las reformas de los sistemas normativos hay que hacerlas con mucho cuidado, ya que son "herramientas que contienen mucha sabiduría".

Repensar la soberanía es necesario, insiste, como demuestra el resultado del referéndum del 26 de junio pasado en el Reino Unido, que llevó a los británicos a votar a favor del "brexit", porque "quieren recuperarla aunque les vaya peor".

La Unión Europea necesita entrar en una etapa de "mayor reflexión", ya que "se ha perdido la idea de Europa", según Marina, para quien el gran error estuvo en la "euforia" con la que se entró en el euro y se llevaron a cabo las últimas ampliaciones al Este.

A Europa, cuna de la filosofía, le falta recuperar el "pensamiento crítico" y el "vigor intelectual" para construir "un proyecto ético, político y económico suficientemente potente".

Una oda a la divagación, al andarse por las ramas. Como una cabra en el monte del pensamiento, de las ideas. Así escala Marina por su "Tratado de filosofía zoom", saltando de las cosas pequeñas a las más complejas, a las verdades sistemáticas. Cualquier objeto minúsculo enlaza con lo infinito mediante el etcétera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha