eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Millones de personas han sufrido abusos por conflictos o inmigración, dice la AI

- PUBLICIDAD -
Millones de personas han sufrido abusos por conflictos o inmigración, dice la AI

Millones de personas han sufrido abusos por conflictos o inmigración, dice la AI

Millones de personas que han huido de las zonas en conflicto, como Siria, o han emigrado en busca de una vida mejor han sido víctimas de abusos de los derechos humanos en el último año, señala el informe anual de Amnistía Internacional (AI).

En su documento, titulado "El estado de los derechos humanos en el mundo", AI afirma que investigó abusos en 159 países y alerta de que la falta de medidas para proteger estos derechos convierten al mundo en un "lugar peligroso" para refugiados e inmigrantes.

La organización humanitaria afirma que los gobiernos han mostrado más interés por proteger las fronteras nacionales que los derechos de sus ciudadanos o de los que buscan refugio u oportunidades en nuevos países.

En concreto, la organización pro derechos humanos denuncia la grave situación en Siria, así como casos de violaciones de los derechos fundamentales en Corea del Norte, Mali, Sudán y la República Democrática del Congo (RDC).

En rueda de prensa en Londres, Donatella Rovera, asesora de AI para situaciones de crisis, calificó hoy de "escándalo" que no haya habido un serio intento de la comunidad internacional para llevar a Siria al Tribunal Penal Internacional.

Al describir la grave crisis humanitaria en Siria, Sovera dijo que la situación es "inimaginable", pues hay familias obligadas a desplazarse constantemente y citó el ejemplo de una madre con seis niños que debió cambiar de refugio seis veces en un corto periodo de tiempo.

En su informe anual, AI ha contabilizado 112 países en los que se ha torturado a sus ciudadanos, mientras que 101 reprimieron el derecho de su ciudadanía a la libertad de expresión.

Según la organización, 80 países sometieron a personas a juicios injustos y en 57 se detuvo a presos de conciencia.

En el caso de Siria, afirma, los muertos y las personas que huyen del conflicto han aumentado mientras el Ejército y las fuerzas de seguridad sirias han continuado con los ataques indiscriminados contra civiles, además de proseguir con detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales.

La excusa de que los derechos humanos suponen un asunto interno ha sido utilizada para bloquear medidas internacionales que permitan atender la situación en Siria, según el informe.

"El respeto de la soberanía del Estado no puede ser utilizado como excusa para la falta de acción", según el secretario general de AI, Salil Shetty, que considera que el Consejo de Seguridad de la ONU debe hacer frente a los abusos que destruyen vidas.

En el informe, AI afirma que la mitad de la humanidad permanece en la categoría de ciudadanos de segunda ya que no puede disfrutar plenamente de sus derechos.

Según AI, en África, el conflicto, la pobreza y los abusos de las fuerzas de seguridad y de los grupos armados han expuesto la debilidad de los mecanismos regionales de protección de los derechos humanos.

En la presentación del informe participó el disidente chino Chen Guangcheng, que estuvo cuatro años preso en China por denunciar los abortos forzosos en la provincia de Shandong y que el año pasado se refugió en la embajada estadounidense.

Chen, quien actualmente reside en Estados Unidos, pidió a la comunidad intencional que no se olvide de otros disidentes que siguen luchando desde China.

En el caso de los países del norte de África y de Oriente Medio, AI resalta que si bien han conseguido derrotar a dictadores, hay desafíos por delante en materia de libertad de expresión.

Según Shetty, muchas personas que abandonan sus países terminan siendo víctimas del trabajo forzoso y los abusos sexuales.

De acuerdo con AI, la Unión Europea (EU) implementa unos controles de frontera que ponen en peligro la vida de inmigrantes y solicitantes de asilo y fracasa a la hora de garantizar la seguridad de los que huyen de los conflictos o la persecución.

En muchos lugares del mundo, agrega, millones de inmigrantes han trabajado en unas condiciones similares a los trabajos forzosos, o similares a la esclavitud, debido a que los gobiernos les han tratado como criminales o porque a las empresas les interesaba más los beneficios que los derechos de los trabajadores.

"Un futuro mejor y más justo es posible si los Gobiernos respetan los derechos humanos de todas las personas, sin importar su nacionalidad", apuntó Shetty.

Viviana García

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha