eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Musulmanes celebran en Melilla fiesta sin poder importar corderos marroquíes

- PUBLICIDAD -
Musulmanes celebran en Melilla fiesta sin poder importar corderos marroquíes

Musulmanes celebran en Melilla fiesta sin poder importar corderos marroquíes

Miles de musulmanes melillenses celebran desde hoy la Fiesta del Aid El Kebir, Pascua Grande o Fiesta del Sacrificio, que este año ha estado marcada por la prohibición de la entrada de borregos procedentes de Marruecos debido al brote de fiebre aftosa declarado en el Magreb.

España prohibió en noviembre de 2015 la importación de animales vivos y productos de porcino, bovino, ovino y caprino procedentes del Magreb como medida de emergencia preventiva, lo que ha causado que muchos musulmanes hayan decidido pasar el día del sacrificio con sus familias en Marruecos.

Como cada año, el rezo colectivo en la explanada, situada junto al cuartel de la Legión, ha marcado el comienzo de la Pascua, una oración en la que han participado uno 6.000 fieles, según datos de Seguridad Ciudadana.

El Aid El Kebir, denominado también como Eid al Adha en otros lugares, recuerda el pasaje escrito en la Biblia y en el Corán en el que Abraham sacrificó un cordero para agradecer a Dios que le perdonara la vida de su hijo.

Es un día de estar con la familia, pero también de ayudar a los necesitados, motivo por lo que los musulmanes regalan a los que menos tienen una parte de su cordero.

Este año varios ganaderos han traído a Melilla, desde Granada y Teruel, alrededor de 4.000 animales entre corderos y cabritos de los que unos 50 han sido sacrificado en el matadero municipal, según ha informado la Consejería de Presidencia y Salud Pública.

La cifra es algo menor a la del año anterior, lo que hace suponer que el resto de animales han sido sacrificados en las azoteas o patios de la familias musulmanas de Melilla aunque, según ha podido constatar Efe, en la ciudad este hecho se ha podido notar en menor medida.

El matadero municipal se pone a disposición de los musulmanes para entregar el animal, que se les devuelve ya limpio y listo para el consumo aunque este año como novedad han sido instaladas unas carpas donde los corderos podían ser sacrificado por las propias familias.

Pese a la comodidad que supone este servicio, las familias optan por seguir la tradición y matan al animal en los hogares, donde se reúnen las familias para celebrar un día importante.

La tradición manda que, en primer lugar, se debe consumir las vísceras para continuar luego con la carne.

Además del cordero, los dulces, el té y otros manjares componen el menú de la pascua, una cita para el reencuentro, similar en su simbología a lo que es la Navidad para los cristianos.

Melilla vive hoy una jornada a medio gas, con muchos comercios y bares cerrados y con menos presencia de ciudadanos en los bancos o en la Administración.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha