eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ONU llama a Suu Kyi a intervenir ante la violencia contra los rohinyá

- PUBLICIDAD -
La ONU llama a Suu Kyi a intervenir ante la violencia contra los rohinyá

La ONU llama a Suu Kyi a intervenir ante la violencia contra los rohinyá

Naciones Unidas urgió a la líder de facto del gobierno birmano, Aung San Suu Kyi, a visitar la zona afectada por la violencia en el noroeste del país y a proteger a los civiles ante las acusaciones de abusos del Ejército contra la minoría rohinyá.

El consejero especial del secretario general de la ONU para Birmania, Vijay Nambiar, dijo que la organización sigue "seriamente preocupada" por la situación en el norte del estado Rakhine, donde el Ejército lleva a cabo una operación de seguridad.

Esta comenzó tras el asalto armado del 9 de octubre, atribuido a insurgentes rohinyá, en el distrito de Maungdaw, en la frontera con Bangladesh, zona que desde entonces está cerrada al acceso de la ayuda humanitaria y a observadores y prensa independiente.

Activistas locales y varias organizaciones acusan al Ejército de cometer ejecuciones, violaciones y quema de miles de casas en aldeas de esta minoría musulmana, en su campaña de castigo que ha llevado a unos 21.000 rohinyá a huir hacia Bangladesh.

Nambiar lamentó la actitud "a la defensiva" de las autoridades birmanas, que evitan admitir los abusos, en lugar de prestar más ayuda a los civiles lo que, según dijo, ha causado frustración a nivel local y decepción a nivel internacional.

"Estoy convencido de que Aung San Suu Kyi escucha y comprende las preocupaciones de la comunidad internacional", dijo Nambiar en un comunicado en el que instó a la nobel de la Paz a visitar la zona afectada para dar garantías de seguridad a la población civil.

"Llamo a Suu Kyi a reflexionar (...) y a hablar directamente al pueblo de Myanmar para que se sobrepongan a sus diferencias étnicas y religiosas y avancen en su dignidad humana hacia la armonía y la cooperación entre comunidades", añadió.

"Únicamente dando respuesta concreta a estas preocupaciones el gobierno podrá ser capaz de resolver esta crisis y preservar su posición internacional", concluyó Nambiar.

El comunicado fue emitido después de que Suu Kyi dijera a Channel News Asia que la población budista teme el crecimiento demográfico de la minoría musulmana y pidiera a la comunidad internacional que no eche más "fuego al resentimiento" entre ambas comunidades.

También coincidió con el fin de la visita a la zona del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, quien reclamó amparo para las víctimas de la violencia y acceso a la ayuda humanitaria.

Más de un millón de rohinyá viven en Rakhine, donde sufren una creciente discriminación desde el brote de violencia sectaria de 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unos 120.000 de ellos confinados en 67 campos de desplazados.

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohinyás, les consideran inmigrantes bengalíes y les imponen múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

El conflicto sectario en Rakhine es uno de los problemas que afronta el Gobierno de Suu Kyi, el primero democrático que tiene Birmania en más de medio siglo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha