eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Obispo emérito Palencia:Participo de las preocupaciones por elección de Trump

- PUBLICIDAD -
Obispo emérito Palencia:Participo de las preocupaciones por elección de Trump

Obispo emérito Palencia:Participo de las preocupaciones por elección de Trump

El religioso español Nicolás Castellanos, obispo emérito de Palencia y premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1998, que dirige en Bolivia la Fundación Hombres Nuevos, afirma que participa de "todas las preocupaciones" que ha provocado la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

En una entrevista concedida a la Agencia Efe, Castellanos (Mansilla del Páramo, León, 1935) ha apostillado que, lejos de alentar el odio, es necesario "caminar hacia un mundo solidario" en el que los problemas se pongan sobre la mesa y entre todos se busquen soluciones.

"Trump tiene que saber que los dos millones de personas que dice que va a deportar a México si abandonaron en día su país fue porque vivían en una condiciones inhumanas", ha advertido el sacerdote leonés.

Castellanos tiene previsto visitar en los próximos días a su "amigo" el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, para agradecerle que acaba de autorizar un gasto de 118.000 euros para un proyecto que permitirá poner en marcha tres internados en el altiplano boliviano.

Estos tres centros su ubicarán a casi 5.000 metros de altitud, con temperaturas de hasta 18 grados bajo cero, y acogerán a unos 150 estudiantes.

"Las comunidades que viven en esa zona están dispersas y algunos niños tienen que andar hasta 6 horas para ir a clase, por lo que este proyecto permitirá que los bachilleres se queden en el colegio de lunes a viernes", ha explicado.

Tras 25 años ejerciendo su labor pastoral y social en Bolivia el sacerdote leonés se muestra crítico con la gestión del Gobierno que preside Evo Morales y afirma que "aún queda mucho por hacer", sin bien reconoce que, al menos, la pobreza extrema ha descendido en 10 puntos en los últimos años y ha pasado del 35 al 25 por ciento.

"Se han logrado mejoras pero la corrupción es mayor ahora que hace unos años y el narcotráfico sigue siendo la mayor lacra del país", ha apuntado Castellanos, que recuerda que todavía hay 800.000 niños y adolescentes trabajadores a los que se les ha negado el acceso a la educación.

También denuncia que cada año mueren casi 14.000 niños por causas evitables como una simple diarrea.

Hombres Nuevos la puesto en marcha en Bolivia más de un centenar de escuelas de las que actualmente gestiona nueve centros y gestiona, además, un hospital, mientras que el resto de colegios han sido asimilados por el sistema educativo nacional.

Castellanos fue obispo de Palencia durante 13 años, hasta 1991, cuando abandonó esta diócesis para dedicarse a la labor misionera en Bolivia, país que escogió para ejercer su actividad pastoral porque es el segundo estado más pobre de América Latina, detrás de Haití, y él siempre tuvo una "inquietud fuerte" por los desheredados.

El sacerdote está establecido en un barrio marginal de la localidad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, llamado Plan 3000, donde el 60 por ciento de la población es pobre y el resto vive en la miseria.

Castellanos, que atiende a unas 150.000 personas, fundó a su llegada Bolivia la parroquia Hombres Nuevos, que gestiona comedores infantiles y centros escolares, que acogen a decenas de miles de niños.

Además, gestiona comedores sociales y centros deportivos para lograr una "promoción integral" huyendo del asistencialismo.

No obstante, recuerda que cuando llegó a Bolivia se encontró con niños que no podían atender en clase porque "estaban muertos de hambre" por lo que fue necesario establecer una red de comedores, algunos para niños desnutridos en un grado "extremo", que afortunadamente han sido cerrados porque ya no son necesarios.

"Con esos comedores se han salvado más de cinco mil vidas", apostilla este sacerdote leonés, que lleva años reclamando un papel más activo de la mujer en la Iglesia.

Castellanos lamenta que en Bolivia la clase política y dirigente viva totalmente de espaldas a la realidad y no se estén poniendo las bases que permitan un desarrollo que elimine las enormes desigualdades sociales.

"El asunto yo no lo veo encauzado, y la educación en Bolivia va de mal en peor", manifiesta Castellanos, que señala que no tiene ninguna relación con el Estado boliviano si bien tampoco le ha puesto ninguna traba.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha