eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los chiíes de Oriente Medio celebran la Ashura presionados por el avance yihadista

- PUBLICIDAD -
Los chiíes de Oriente Medio celebran la Ashura presionados por el avance yihadista

Los chiíes de Oriente Medio celebran la Ashura presionados por el avance yihadista

Millones de chiíes en Oriente Medio celebraron hoy su principal festividad, la Ashura, desafiando los habituales atentados contra sus concentraciones, aunque con el agravante de la ofensiva del suní Estado Islámico (EI) en la región.

La batalla que se registró en el año 680 en la ciudad iraquí de Kerbala continúa derramando sangre cada año que los chiíes conmemoran la muerte de Husein, el nieto del profeta Mahoma, durante ese enfrentamiento que originó la división musulmana entre chiíes y suníes.

Hoy ha sido un día de dolor, duelo y reflexión en algunos barrios de países como el Líbano, Siria, Irak, Yemen o Arabia Saudí, que se llenaron de religiosos, adultos y niños, que mostraron su pena llorando, rezando, dándose golpes y latigazos en la espalda, o incluso haciéndose cortes en la frente en busca del "perdón divino".

Cerca de 3.500.000 chiíes ocuparon entre ayer y hoy la ciudad santa de Kerbala, en el sur de Irak, en medio de fuertes medidas de seguridad debido a las amenazas terroristas intrínsecas en la ofensiva en el país llevada a cabo por los yihadistas del grupo Estado Islámico (radical suní).

Más de 32.000 miembros de las fuerzas de seguridad y la aviación iraquí protegieron la celebración de este año, cuyos prolegómenos comenzaron hace diez días con los primeros peregrinajes.

Una fuente iraquí de seguridad explicó a Efe que este año murieron cerca de cien personas, una cifra muy inferior a la de los precedentes, ya que no se produjeron grandes ataques en estas fechas.

Abdel Hadi al Hasan, de 45 años, desafió las amenazas y marchó 80 kilómetros a pie desde Bagdad hasta Kerbala.

En una conversación con Efe, Al Hasan aseguró haberse sentido "seguro" por la presencia de la policía y señaló que está "contento" con los servicios que se ofrecen a los visitantes -comida y bebida-.

"Esto es una revolución contra la injusticia y una celebración de todas las personas honestas de diversos países del mundo que han venido a Kerbala", dijo a Efe el chií Tahsin al Hasnaui.

Además, advirtió de que "los chiíes van a seguir su lucha" contra la organización terrorista del Estado Islámico.

Por otra parte, Yemen, azotada por el conflicto entre el Gobierno central y el movimiento chií de los hutíes "Ansar Alá" (Seguidores de Alá), que controla varias zonas de la capital, vivió hoy su primera celebración tras semanas de tensión.

Más de 4.000 chiíes se concentraron en un polideportivo de Saná rodeado de las fuerzas de seguridad y varios puestos de control establecidos a unos cien metros del lugar.

Es la primera vez también que los hutíes celebran la Ashura en Saná después de su invasión a la capital el pasado 21 de septiembre. Habitualmente lo han hecho en su bastión en la provincia de Saada, en el noroeste del país.

"He venido a este lugar (el polideportivo) para dejar claro que estamos avanzando en el camino hacia la libertad, el mismo hacia el que caminó Husein", dijo a Efe el hutí Abdalá al Faqih, que añadió que "la etapa del miedo terminó y (los hutíes) van a ganar a la corrupción".

Esta celebración estuvo prohibida durante la presidencia de Ali Abdalá Saleh (1990-2012).

En Arabia Saudí, la muerte irrumpió en la celebración de la Ashura después de que un grupo de desconocidos abriese fuego de forma indiscriminada con fusiles y revólveres contra una mezquita chií en la provincia de Al Ahsá, en el este del país, lo que costó la vida al menos a cinco personas.

En Siria, los fieles que celebran la Ashura mantienen un perfil bajo desde el comienzo del conflicto en 2011 por respeto a los fallecidos en la contienda y por razones de seguridad.

De hecho, los medios de comunicación oficiales apenas se han hecho eco de actividades por esta fiesta.

Aun así, en barrios de Damasco, como el de Al Iman y el de Yafar al Sadeq, podían verse estos días emblemas negros y verdes y pancartas con mensajes como "Todos los días son la Ashura y todos los lugares son Kerbala".

En el vecino Líbano, diferentes desfiles de jóvenes ocuparon varios barrios bañados en lágrimas y sollozos, con plegarias dirigidas a Husein mientras alzaban banderas del grupo chií Hizbulá.

"Este año yo he salido con más temor porque los atentados en Trípoli (norte) y Arsal (fronteriza con Siria) tienen crispado el ambiente", confesó a Efe Nasrat Naame, dentista de profesión.

La chií Marvat Kashmen, por su parte, celebró que las medidas de seguridad tomadas este año hayan impedido el acceso de coches a los barrios chiíes libaneses salvaguardando la celebración.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha