eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Papa celebra la beatificación de Pedro Asúa en España y recuerda a los fallecidos

- PUBLICIDAD -
El Papa pide que cesen las tensiones en Jerusalén para que reine la paz

El Papa pide que cesen las tensiones en Jerusalén para que reine la paz

El papa Francisco celebró hoy la beatificación del sacerdote Pedro Asúa Mendía en Vitoria (España) y recordó a los fallecidos, con motivo de la festividad del Día de Todos los Santos.

"Hoy en Vitoria (España), ha sido proclamado beato Pedro Asúa Mendía. Sacerdote humilde y austero, predicó el Evangelio con la santidad de vida, la catequesis y la dedicación a los pobres y necesitados", dijo Jorge Bergoglio, ante miles de fieles que se agolpaban en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Y añadió: "Detenido, torturado y asesinado por haber expresado su deseo de permanecer fiel al Señor y a la Iglesia, representa para nosotros un maravilloso ejemplo de la fuerza en la fe y de testimonio de la caridad".

Además, desde la ventana del palacio apostólico vaticano, el máximo representante de la Iglesia católica recordó a los muertos para decir que todos, los vivos y los fallecidos, forman "una sola familia".

"Es reconfortante saber que hay otros hermanos que ya han alcanzado el cielo, que nos esperan y que oran por nosotros, con el fin de que, juntos, podamos contemplar por la eternidad el rostro glorioso y misericordioso del Padre", subrayó, momentos antes del rezo del Ángelus.

El obispo de Roma aseguró que el 1 y 2 de noviembre "constituyen un intenso momento de fe, de oración y de reflexión sobre el momento ultimo de la vida", una muerte que no hay que temer, señaló, porque "no supone el fin sino la continuidad de la vida terrenal".

"En estos días, en los que visitamos los cementerios para recordar a nuestros difuntos, debemos tener presente que están en compañía de la Virgen María y de todos los santos", aseveró.

Finalmente, antes de dedicar a los fieles católicos "un buen almuerzo" como suele hacer, Francisco recordó que presidirá esta tarde una misa en el cementerio del Verano de Roma, en la que volverá a honrar la memoria de los fallecidos.

Por segundo año, el pontífice retoma la costumbre de celebrar la Misa de Todos los Santos en este cementerio, como ya hizo Juan Pablo II (1978-2005), y que, sin embargo, abandonó su antecesor, Benedicto XVI (2005-2013).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha