eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Papa advierte al hospital romano Bambino Gesù que "debe decir no" a la corrupción

- PUBLICIDAD -
Papa advierte al hospital romano Bambino Gesù que "debe decir no" a la corrupción

Papa advierte al hospital romano Bambino Gesù que "debe decir no" a la corrupción

El papa Francisco lamentó hoy que haya gente que haga "negocios con la salud" y afirmó que, frente a casos como este, el hospital romano Bambino Gesù, cuyo nombre estuvo salpicado por un presunto asunto de corrupción, debe saber "decir que no" a estas prácticas.

"Se hacen tantos negocios con la salud, se enriquece tanta gente con la industria de las enfermedades. El Bambino Gesù debe saber decir que no. Pecadores sí, todos lo somos, (pero) corruptos nunca", dijo.

En estos términos se expresó hoy Francisco durante una audiencia que mantuvo con miembros de este hospital pediátrico de Roma en el Aula Pablo VI del Vaticano, un encuentro al que también asistió el cantante italiano Al Bano Carrisi, recientemente operado en la capital italiana tras sufrir dos ataques cardíacos.

"Para quien trabaja en el Bambino Gesù, la marca de fábrica es estar cansado, sudado, sucio, con ganas de irse a casa pero también con ganas de quedarse, (...), pero debe tener miedo a una cosa: a la corrupción", señaló Jorge Bergoglio.

El pontífice subrayó que "el cáncer más fuerte de un hospital como este es la corrupción", un mal que "no viene de un día para otro", sino que se cae en ella "lentamente, sin darse cuenta".

El papa se refirió hoy así a este centro pediátrico, uno de los más importantes de Italia y cuyo nombre apareció en los libros publicados por dos periodistas italianos que el pasado año revelaron documentos reservados de la Santa Sede en el caso que se conoció como "Vatileaks 2".

En estos libros, se explicaba que una parte de la reestructuración del ático -de unos 600 metros cuadrados más otros 100 metros de terraza- del cardenal Tarcisio Bertone, exsecretario de Estado vaticano, fue pagada con 200.000 euros procedentes de los fondos de la Fundación Bambino Gesù, que recoge donaciones para el hospital.

Durante la audiencia en el Aula Pablo VI del Vaticano, Francisco también destacó el papel importante que desempeñan los enfermeros en los centros sanitarios y recordó su experiencia cuando a los 21 años le fue extirpado parte de un pulmón, como consecuencia de una pulmonía grave que pudo ser controlada.

"A los 21 años tuve una pulmonía. No se sabía qué tenía en un principio, pero cuando comencé a tener tanta fiebre, fui al hospital y me sacaron mucho líquido del pulmón", rememoró.

Entonces, evocó, el médico indicó a las enfermeras que debían administrar a Bergoglio una dosis que fue corregida por una monja enfermera allí presente inmediatamente después de que el médico saliera de la habitación.

"Ustedes tienen el conocimiento de la enfermedad. Las enfermeras y enfermeros tienen una cualidad especial, la de acompañar al enfermo", celebró.

Aquella monja era una italiana, "siempre alegre", que en el pasado había ejercido como "profesora en Grecia y después fue enviada como enfermera a Buenos Aires".

"Hasta que murió, siempre fui a verla. Me salvó la vida", confesó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha