eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Premio Nobel Paz Satyarthi aboga por globalizar compasión por nuestros niños

- PUBLICIDAD -
El Premio Nobel Paz Satyarthi aboga por globalizar compasión por nuestros niños

El Premio Nobel Paz Satyarthi aboga por globalizar compasión por nuestros niños

El Premio Nobel de la Paz 2014, Kailash Satyarthi, ha apelado hoy a "globalizar la compasión por nuestros niños" para avanzar en la erradicación del trabajo infantil en el mundo y ha abogado por dar prioridad a la erradicación total en las agendas sociales.

En la inauguración en Sevilla del Foro España-América sobre el rol de la sociedad civil en la erradicación sostenida del trabajo infantil, el premio Nobel de la Paz y presidente honorario de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil ha denunciado que hay en el mundo "152 millones de niños que están desesperados y necesitan salir de la miseria y la explotación".

Tras más de cuatro décadas de lucha contra la explotación y el trabajo infantil se han ido aplazando las fechas para acabar con esta lacra, ahora fijada por la ONU en el año 2025, pero "los niños que producen nuestras ropas, zapatos y ropas deportivas no pueden esperar más", ha afirmado.

"Es urgente que lo que prometemos a nuestros niños se cumpla", ha enfatizado el Premio Nobel de la Paz porque se está "fallando a nuestros niños" y "estamos conectados a herramientas tecnológicas pero desconectados de cosas importantes", ha lamentado.

Tras reclamar voluntad para dar prioridad a la lucha contra el trabajo infantil, ha señalado que, si se redujera el gasto en defensa de los Estados, se podría asegurar la educación de los niños, pero para ello hace falta voluntad política que venga de la organización de la sociedad civil, ha apuntado.

En su opinión, se necesita un movimiento global fuerte y, en ese sentido, también ha lanzado un mensaje a todas las religiones para que se responsabilicen de los niños porque "son un regalo de Dios".

En la inauguración de dicho foro, celebrado en la sede de la Fundación Tres Culturas, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha reivindicado la solidaridad con los que sufren y afirmado que "no hay que ser indolente con el dolor ajeno" y "con los seres humanos que sufren más allá de nuestros fronteras".

Ha lamentado que la crisis económica en vez de "hacernos más sensibles al dolor ajeno ha acrecentado la avaricia" y prueba de ello son los "papeles del paraíso" que han puesto al descubierto una larga lista de evasores fiscales.

Es una "vergüenza que -muchas fortunas- se hayan refugiado en paraísos fiscales para no pagar impuestos y es un ejemplo de indolencia e insensibilidad contra lo que hay que luchar", ha apostillado la presidenta andaluza.

El esfuerzo es "doble" y consiste en más recursos y en exigir a las organizaciones internacionales que pongan "vallas al campo y controlen los movimientos irregulares", según Díaz, quien no obstante ha valorado las empresas responsables y la labor de defensa de los derechos humanos y laborales de los sindicatos.

Aunque se ha avanzado en la reducción del trabajo infantil en el mundo en la última década, Susana Díaz ve difícil su erradicación total en el año 2025, al tiempo que ha reafirmado el apoyo a las políticas de cooperación del Gobierno andaluz.

También intervino en la inauguración el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en España, Joaquín Nieto, quien ha coincidido con el resto de los intervinientes en que al ritmo actual de reducción del trabajo infantil no se erradicará totalmente en el año 2025.

Esta tarde Kailash Satyarthi será investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla, como reconocimiento a su trabajo contra la opresión infantil y en favor del derecho de todos los niños y niñas a la educación.

En ese acto, Satyarthi realizará la presentación en España de la campaña mundial "100 Millones por 100 Millones" por la erradicación del trabajo infantil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha