eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Roma reúne a fundadores de la UE para analizar su futuro sin tomar decisiones

- PUBLICIDAD -
Roma reúne a fundadores de la UE para analizar su futuro sin tomar decisiones

Roma reúne a fundadores de la UE para analizar su futuro sin tomar decisiones

Los ministros de Exteriores de los seis países fundadores de la Unión Europea (UE) analizaron hoy en Roma la crisis migratoria y los distintos ritmos de integración en Europa, en una reunión informal convocada por el Gobierno italiano.

El ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, explicó que los jefes de la diplomacia de los Estados fundadores acudieron a la ciudad italiana en el marco del sexagésimo aniversario del Tratado de Roma, que se firmó el 25 de marzo de 1957.

Los seis países fundadores de las entonces Comunidades Europeas son Italia, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo.

"A un año del 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma, los seis países fundadores han querido lanzar un mensaje (...) Estamos convencidos no solo de los excelentes resultados que la UE ha obtenido en estos últimos 60 años, sino de que la UE es fundamental para el futuro de todos los países", afirmó Gentiloni.

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, ha criticado recientemente las reuniones bilaterales que mantienen Francia y Alemania para abordar algunos de los problemas que afectan a la UE.

Preguntado por la prensa extranjera sobre el motivo de por qué esta reunión solo acogió a seis de los Veintiocho países miembros, Gentiloni señaló que era una reunión informal.

"Italia es uno de los principales países europeos y quiere contribuir de manera decisiva en la toma de decisiones para resolver los problemas. Aquí no se trataba de tomar decisiones sino de retomar contactos con los países fundadores en un momento de extraordinaria dificultad", apuntó.

Gentiloni explicó que la reunión celebrada en Roma, de dos horas de duración, "era muy informal, una mesa muy pequeña en torno a la que se ha reunido un grupo de seis países que comparten una responsabilidad antigua".

"Este mensaje no hemos querido hacerlo de forma exclusiva, no hemos querido dejar fuera a otros países, sino que también otros países miembros que quieran podrán adherirse a la declaración que hemos firmado y que será distribuida", agregó.

Uno de los asuntos analizados fue la crisis migratoria y la necesidad de reaccionar de forma conjunta a este problema.

"Los seis países hemos compartido la necesidad de implementar políticas conjuntas que resuelvan la crisis migratoria. Es importante tomar decisiones comunes, no concebimos un futuro construido a partir de decisiones individuales", apuntó Gentiloni.

En relación a este asunto, lamentó que "no todos los países miembros estén siempre de acuerdo en repartir el peso de esta crisis" migratoria y reconoció que este desafío ha provocado la aparición de "dudas" sobre el Tratado de Schengen que "ponen en riesgo el proyecto europeo".

El espacio Schengen se basa en un acuerdo firmado en la homónima localidad luxemburguesa en 1985 y garantiza la libre circulación de personas entre los países europeos firmantes, que abolieron todos los controles internos y dispusieron una única frontera exterior.

El ministro italiano abogó por "proteger la continuidad de este espacio y la libre circulación de personas", al tiempo que sostuvo que este es "uno de los pilares fundamentales de la UE".

Otro de los asuntos que abordaron los países fundadores de la UE fue la construcción de una Europa que avance a distintas velocidades, una máxima defendida por el Gobierno de Londres, del primer ministro, el conservador David Cameron, para pedir el sí en el futuro referéndum sobre la permanencia del Reino Unido de la UE antes de finales de 2017.

En cuanto a este asunto, Gentiloni señaló que Italia defiende que una Europa de diversas velocidades "ya es una realidad", porque existen "existen grandes diferencias entre los distintos países miembros, entre los que están en el euro y los que no, entre los que están en Schengen y los que no".

Sin embargo, prosiguió, sobre este tema solo hubo un intercambio de pareceres, porque es un asunto "complejo" que requiere de la opinión de todos los estados miembros.

"Hemos hablado también de las diversas fases de integración. Se ha hablado naturalmente del referéndum en Reino Unido, pero sobre este tema hemos tenido solo un intercambio de ideas. No hemos tomado ninguna decisión porque no era el día", señaló.

"Organizar los diversos niveles de integración es uno de los problemas de la UE. Una Europa de diversas velocidades es un tema complejo que debe ser abordado por todos los países miembros", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha