eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Saavedra: El acuerdo de París no puede ser sólo una declaración de principios

- PUBLICIDAD -
Saavedra: El acuerdo de París no puede ser sólo una declaración de principios

Saavedra: El acuerdo de París no puede ser sólo una declaración de principios

El equipo negociador español acude a la Cumbre de Cambio Climático de París (COP21) a conseguir "un acuerdo vinculante, que no sólo sea una declaración de principios, y que englobe al conjunto de la comunidad internacional".

Así lo subraya en una entrevista con Efe el secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra (Madrid, 1973), quien considera vital la reunión de París para lograr un pacto global contra el cambio climático, "un problema que está aquí, y se siente hoy y ahora".

"Ha aumentado el nivel del mar, tenemos más contaminación atmosférica, cada vez hay más fenómenos meteorológicos adversos y si eso no fuera suficiente tenemos la responsabilidad de no dejar a las generaciones futuras un calentamiento global desbocado, que se puede evitar", explica Saavedra.

El secretario de Estado insiste en que se sabe que "en un horizonte temporal de medio y largo plazo el cambio climático podría tener unas consecuencias gravísimas y hay que evitarlo. Por nuestro propio bien hay que actuar ya -afirma-".

El posible acuerdo global de cambio climático de París se traduciría en España en la necesidad de "adoptar una estrategia global de cambio climático, que dé forma legar a lo pactado en París y garantice el cumplimiento de los acuerdos asumidos".

El compromiso de España para la Cumbre de París se engloba en estos momentos en el de la Unión Europea: "Al menos" un 40 % de reducción de emisiones para 2030, un 27 % de participación de las renovables en el mix energético y un 27 % de incremento en la eficiencia energética.

No obstante, cuando ese compromiso se reparta por países, el Gobierno estima que a España le tocará comprometerse con una reducción de emisiones contaminantes cercana al 30 % en los sectores difusos (transporte o agricultura) para 2030 respecto a los niveles de 2005, lo que supondrá "triplicar esfuerzos" respecto al objetivo existente para 2020, un 10 % de reducción en el marco del Protocolo de Kioto.

Saavedra destaca que el Gobierno actual "ha dado un giro completo" a las políticas existentes en materia de cambio climático: "Vimos que se estaban cumpliendo los compromisos de Kioto a base de compra de derechos de emisión, de pagar por contaminar".

Frente a ello defiende que el Ejecutivo actual "ha cambiado esas políticas para que el cumplimiento se haga mediante la reducción efectiva de gases de efecto invernadero en las políticas que se hacen dentro del país".

Entre las medidas desplegadas para ello destaca los Proyectos Clima, la creación de un Registro de Huella de Carbono, los Planes de Impulso al Medio Ambiente (PIMA) en diferentes frentes: transporte, hoteles o adaptación, o la creación de una Hoja de Ruta para reducción de emisiones en los sectores difusos de cara a 2020.

Además, recuerda que antes de finales de año su departamento aprobará la Estrategia de Adaptación de la Costa al Cambio Climático, que "luego habrá que conectar con todos los planes de adaptación al cambio climático y poner en práctica".

En esta política como en otras, Saavedra defiende que su departamento ha tratado "de situar a la persona en el centro de la política ambiental, de entender que el desarrollo no solo es compatible con el medio ambiente sino que ambos deben ir de la mano".

Afirma que se siente orgulloso de "haber roto con la ideologización de las políticas ambientales en España", un país "donde no se podía hablar de medio ambiente sin hablar de política partidista".

"En el pasado hemos creído que es necesario elegir entre el medio ambiente y otras actividades, mientras que lo que hay que hacer es conseguir que esas actividades sean perfectamente respetuosas con el medio ambiente", remarca.

Como balance de los cuatro últimos años en materia de política ambiental destaca: la simplificación de la legislación basada en "criterios técnicos, científicos y ambientales".

Y preguntado por qué norma de las múltiples que se han reformado en los últimos cuatro años se siente más orgulloso se queda con la que él mismo dirigió: la nueva Ley de Costas, que defiende como "absolutamente necesaria" por que el estado del litoral "se caracterizaba por el caos y la costa estaba muy desprotegida en la irregularidad".

Cuando escucha en boca de otros partidos, como el PSOE, que derogarían esa ley nada más llegar al Gobierno, opina que "si se quiere una vuelta atrás, entonces habría que medir la eficacia que había tenido la ley anterior", impulsada por los socialistas en 1988.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha