eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Unicef pide nuevos compromisos internacionales para defender a la infancia

- PUBLICIDAD -
Unicef imagina un mundo mejor para los niños de la mano de John Lennon

Unicef imagina un mundo mejor para los niños de la mano de John Lennon

Unicef pidió hoy mayores esfuerzos internacionales para evitar que millones de niños sigan privados de sus necesidades básicas, de su dignidad, de sus derechos y hasta de su vida.

"La vida no es mejor para cerca de 17.000 niños menores de cinco años que podrían morir hoy mismo, mayormente por causas que se pueden prevenir", afirmó el director ejecutivo de la organización, Anthony Lake, ante la Asamblea General de la ONU.

Lake habló durante un acto para recordar el 25 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, la herramienta internacional de derechos humanos con mayor número de países que la han ratificado y en el tiempo más corto.

Recoge los principios básicos sobre la salud, la educación y la protección de la vida, entre otros, a los que se comprometieron las naciones firmantes y que hoy, en el acto de la ONU, se revisaron para ver cómo se han respetado.

Lake destacó los avances conseguidos con esta convención, pero también las asignaturas pendientes, porque "para muchos millones de niños la vida no es mejor".

Dio algunas cifras: 250 millones de menores en escuelas primarias no pueden leer ni escribir y 570 millones viven aún en extrema pobreza, "privados de sus necesidades básicas, de su dignidad y de sus derechos".

Y, después de estos 25 años de la convención, la vida tampoco es mejor para 120 millones de niñas y adolescentes menores de 20 años, o el 10 % de todas las que hay en todo el mundo, que han sido objeto de algún acto de violencia sexual en algún momento de su vida.

"Piénsenlo bien: una de cada diez", insistió Lake ante la Asamblea General de la ONU.

Pero habló también de los nuevos peligros a los que se enfrenta la infancia porque, y citó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "pareciera que el mundo se está desbaratando".

"En los tiempos turbulentos de hoy en día, las amenazas contra los niños se incrementan", afirmó.

Mencionó que muchos niños abandonan su hogar para ir a campos de refugiados, otros son víctimas de fuego cruzado en "conflictos brutales" y a veces, también, sus escuelas son utilizadas con propósitos militares.

Y también citó los niños que son "brutalizados por milicias" en algunos países, uno de los principales dramas que generan los conflictos armados en países en desarrollo.

Lake pidió trabajar para las nuevas generaciones, defender "la cooperación y no el conflicto, la humanidad y no el odio, la reconciliación y no la venganza", porque así, si están rodeados de esos los niños, "lo replicarán en su propia vida".

"Lo importante es preparar los niños de hoy para que sean los adultos del mañana, los líderes del mañana", insistió.

Lake empezó su discurso citando, según él por primera vez en la Asamblea General de la ONU, al autor de libros infantiles Theodor Seuss Geisel (1904-1991), más conocido como Dr. Seuss, cuyas obras han compartido millones de niños en todo el mundo.

Según Lake, Dr. Seuss y la Convención sobre los Derechos del Niño coinciden en algo: "Una persona es una persona, al margen de lo pequeña que sea".

En el acto participaron una decena de representantes de programas de la ONU enfocados a la infancia y de las diferentes regiones.

Pero también habló la adolescente Stacey Dlamini, de Swazilandia, que se presentó descalza, con un colorido vestido africano, adornada con un collar de cuentas y un cuidado peinado de trenzas que aportó gran frescura a un acto sobrado de discursos oficiales.

Stacey habló de la necesidad de que enseñen a los chicos a respetar a las mujeres y a las adolescentes y dijo que, en estos 25 años de la convención, la comunidad lo ha hecho bien "para algunos niños".

"Pero lo tenéis que hacer bien para todos los niños, para todos nosotros", insistió.

La adolescente del pequeño país de África Meridional obligó a los delegados presentes en la Asamblea General a que, junto a ella, pronunciaran una frase en el idioma de su país, el siSwati, y hasta que no consiguió que se unieran a ella no cejó en el empeño.

La frase era "Bamvana banhuliva, loea mbili" ("Los niños son el futuro").

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha