Focos

Urkullu presenta en el Vaticano su "nueva agenda" de derechos humanos

- PUBLICIDAD -
La futura seguridad de Chipre es una llave en la negociación para la reunificación

La futura seguridad de Chipre es una llave en la negociación para la reunificación

El lehendakari, Íñigo Urkullu, presentó hoy en el Vaticano al secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, la "nueva agenda" de derechos humanos del Gobierno vasco.

Urkullu, al que acompañó el embajador de España ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Saénz de Buruaga, fue recibido por Parolin al mediodía en el último día de su viaje oficial a Roma y al Vaticano.

En la reunión, el lehendakari presentó al secretario de Estado vaticano "los grandes ejes de actuación de su Gobierno, centrándose en la nueva agenda de derechos humanos", según un comunicado del Gobierno vasco.

A la reunión asistieron, además, el secretario general para la Paz y la Convivencia, Jonan Fernández, y la secretaria general de Acción Exterior, Marian Elorza.

Urkullu le dijo a Parolin que el Gobierno vasco elaborará un Plan de Convivencia y Derechos Humanos que incluirá como uno de sus ejes la interreligiosidad e interculturalidad, "dos conceptos enmarcados en la agenda emergente del sigo XXI en el ámbito de los Derechos Humanos", según la nota del Ejecutivo vasco.

El lehendakari explicó al secretario de Estado los ejes principales del trabajo del Gobierno vasco: "desarrollo humano, integración social, igualdad y servicios públicos de calidad; empleo, reactivación y sostenibilidad; convivencia y derechos humanos; y modelo de autogobierno dialogado".

"He mantenido un encuentro muy agradable con el secretario de Estado, cardenal Parolin, de contenido intenso y profundo. Hemos podido abordar cuestiones de orden interno e internacional desde una doble perspectiva: el valor del principio ético y de los derechos humanos centrados en la persona y en la convivencia", declaró Urkullu sobre la reunión.

Según el comunicado del Gobierno vaso, el lehendakari compartió "su profunda preocupación por la situación que padecen los refugiados y por la insuficiente capacidad de reacción de los Gobiernos estatales europeos y de las instituciones comunes".

"Ante ello, ha expresado la importancia del impulso que desde las Conferencias Episcopales puede tener la iniciativa de los Corredores Humanitarios", agregó la nota.

Además, Urkullu manifestó su "coincidencia con 'el compromiso común en favor de los inmigrantes, refugiados y desplazados que haga posible darles una acogida digna'", que expresó el papa Francisco el 9 de enero pasado en la recepción al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede.

Jorge Bergoglio insistió en esa ocasión en la necesidad de "conjugar el derecho de cada persona a emigrar y, al mismo tiempo, garantizar la posibilidad de una integración de los inmigrantes en los tejidos sociales en los que se insertan, sin que estos sientan amenazada su seguridad, su identidad cultural y sus propios equilibrios políticos y sociales".

El papa recordó que los inmigrantes "no deben olvidar que tienen el deber de respetar la leyes, la cultura y las tradiciones de los países que los acogen", recordó la nota del Gobierno vasco.

Urkullu insistió además ante Parolin en "la importancia de recuperar los valores de una Europa Social" y le manifestó su "plena coincidencia con el mensaje para la Jornada de la Paz que el Papa leyó el 1 de enero: 'La No violencia, un estilo de la política para la paz'".

Con la visita al Vaticano Urkullu terminó su viaje oficial a Roma, donde el jueves declaró su intención de trasladar al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, su apoyo a la adopción de la fórmula de los "corredores humanitarios" para gestionar el drama de los refugiados.

El presidente del Gobierno vasco lo dijo ayer tras la reunión que mantuvo con los responsables de la Comunidad católica de San Egidio para conocer el funcionamiento de los conocidos como "corredores humanitarios".

Esta es una iniciativa practicada por la Comunidad de San Egidio y que permite trasladar de manera legal y segura a personas refugiadas para que, una vez en Italia, puedan tramitar su solicitud de asilo.

Antes Urkullu había tenido un encuentro con el superior general de la Compañía de Jesús, el venezolano Arturo Sosa, con quien conversó sobre el drama de los refugiados y la cooperación internacional en esta materia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha