eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Vírgenes del barrio morisco del Albaicín centran el Jueves Santo granadino

- PUBLICIDAD -
Vírgenes del barrio morisco del Albaicín centran el Jueves Santo granadino

Vírgenes del barrio morisco del Albaicín centran el Jueves Santo granadino

El Albaicín, uno de los barrios donde habitaron los últimos moriscos del Reino de Granada, alberga en la jornada de este Jueves Santo una de las citas con más fervor al contar con tres de las vírgenes más veneradas, la Concha, la Aurora y la Estrella.

En este día, en el que la mayoría de hermandades sale de iglesias que conservan la planta de las mezquitas sobre las que se construyeron, se produce una fusión religiosa con el lugar por el que discurrirán los pasos por las estrechas y empinadas calles del Albaicín, Patrimonio de la Humanidad.

La Concha, nombre con el que se conoce a la primera cofradía del día por su vinculación al Monasterio de la Concepción y su titular mariana, se ha puesto en la calle en torno a las 16.30 horas con la Alhambra como testigo de excepción, sorteando callejones estrechos para llegar hasta la tribuna oficial.

Algo similar sucede también con el discurrir de la Aurora, una de las vírgenes más veneradas del barrio y que destaca por la dificultosa orografía de su recorrido, incluyendo en el los Grifos de San José, una calle en forma de 'zig-zag' que los costaleros deben sortear con mucha precisión.

Desde uno de los puntos más altos de la ciudad inicia su discurrir la Estrella, la tercera dolorosa del barrio albaicinero, que desde la Iglesia de San Cristóbal protagonizará una de las salidas más complejas de la Semana Santa granadina por el tamaño del paso en comparación con el dintel de salida de su iglesia.

A todas ellas hay que unir los pasos del Señor del Amor y la Entrega, Jesús de la Pasión y el del Perdón, también con numerosos fieles y devotos.

En el Jueves Santo de Granada destaca también una de las citas más sobrecogedoras de la pasión como lo es la salida del Cristo de la Misericordia, que en la media noche inicia su discurrir en silencio desde la Carrera del Darro, junto al río del mismo nombre y a los pies de la Alhambra, y con las luces apagadas, sólo con el sonido de un tambor ronco como único acompañamiento musical.

La quinta jornada de la Semana Santa la completa el barrio del Zaidín con los Salesianos, hermandad vinculada al colegio del mismo nombre, y que llegará a la carrera oficial con el crucificado del Cristo de la Redención y la Virgen de la Salud.

Granada vive así sus días grandes de Semana Santa que quedan marcados mañana Viernes Santo con el acto en el Campo del Príncipe en el barrio del Realejo, en donde miles de personas conmemoran a las tres de la tarde la muerte de Cristo con el sonido imponente de un cornetín.

El sábado llegará el turno de la Hermandad de Santa María de la Alhambra, que baja desde el monumento nazarí hasta la carrera oficial entre los muros del recinto alhambreño, ofreciendo bellas estampas de una semana en la que el buen tiempo está acompañando a todas las hermandades.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha