eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Se aplaza la apertura de la alta velocidad a Estrasburgo por el accidente de ayer en Alsacia

- PUBLICIDAD -
Se aplaza la apertura de la alta velocidad a Estrasburgo por el accidente de ayer en Alsacia

Se aplaza la apertura de la alta velocidad a Estrasburgo por el accidente de ayer en Alsacia

La apertura del último tramo de la alta velocidad entre París y Estrasburgo, prevista para abril de 2016, tendrá que aplazarse por la interrupción de las pruebas que se llevaban a cabo como consecuencia del accidente que se produjo ayer en un tren en pruebas, en el que fallecieron once personas.

El anuncio lo hizo hoy el responsable de las infraestructuras de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF), Jacques Rapoport, en una conferencia de prensa sobre el descarrilamiento en el municipio de Eckwersheim de un tren de alta velocidad (TGV).

Se trató del siniestro más grave desde la entrada en funcionamiento del TGV en Francia en 1981 ya que, según los datos todavía provisionales ofrecidos por una portavoz de la SNCF, causó al menos once muertos y 39 heridos.

Rapoport, que comparecía junto al presidente de la SNCF, Guillaume Pepy, indicó que han decidido "interrumpir completamente" la fase de pruebas hasta "entender lo que pasó" en Eckwersheim.

Teniendo en cuenta la previsible duración de las tres investigaciones abiertas, "es razonable pensar" que la puesta en servicio del último tramo de la línea, el que llega a Estrasburgo, "se aplazará", añadió.

Pépy, por su parte, reconoció que por ahora no se han podido establecer las causas del descarrilamiento del tren, en el que iba una cincuentena de personas, algunas de ellas familiares de empleados de la SNCF, incluidos varios niños -tres están entre los heridos-.

Esa última cuestión provocó el enfado del presidente de la compañía, que indicó que "a bordo sólo están autorizados" los ingenieros y los técnicos encargados del ensayo.

Pépy dijo que todavía se desconoce la velocidad a la que circulaba el tren cuando descarriló y cayó en un canal, en reacción a las informaciones filtradas desde ayer, en el sentido de que iba a unos 350 kilómetros por hora en un tramo en que está fijado un límite de 176 por hora.

Un portavoz de la SNCF insistió a Efe en que aunque "por ahora no tenemos una explicación" y en que de entrada no se puede culpar a un exceso de velocidad, lo que sí se ha establecido es que "no hay ningún elemento que permita pensar en un atentado".

Al mismo tiempo, el portavoz señaló que este descarrilamiento "no habría podido producirse en explotación comercial" porque en ese caso hay unos dispositivos para limitar la velocidad que precisamente están desactivados durante la fase de pruebas, en la que el TGV se somete a test a velocidades superiores.

Esta tarde se desarrollaban trabajos con una grúa para sacar el tren accidentado del canal en el que cayó, sobre todo porque se buscaban a varias personas desaparecidas que se sospecha que pudieran estar atrapadas entre los amasijos de hierros.

La ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, cuando ayer se desplazó hasta el lugar del siniestro, había hablado de cuatro a cinco desaparecidos.

La inauguración de la última parte -de un centenar de kilómetros- de la línea de alta velocidad París-Estrasburgo (de 406 kilómetros), debería reducir el trayecto entre las dos ciudades hasta una hora y 48 minutos, frente a las 2 horas y 20 minutos actuales.

También se acortará el tiempo de trayecto entre Estrasburgo y Luxemburgo a una hora y 36 minutos, en lugar de dos horas y 10 minutos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha