eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un brasileño se encadena para pedir un trasplante en el exterior para su hijo

- PUBLICIDAD -
Un brasileño se encadena para pedir un trasplante en el exterior para su hijo

Un brasileño se encadena para pedir un trasplante en el exterior para su hijo

Un brasileño lleva encadenado 16 días en un edificio de la Justicia Federal en Sao Paulo para pedir que su hijo de un año, que necesita el trasplante de varios órganos, pueda ser operado en Estados Unidos.

"Encadenarme fue una forma de pedir que se haga Justicia pues yo me puedo soltar en cualquier momento y mi hijo no, porque él está encadenado a la muerte si continúa esperando el trasplante en Brasil", declaró a Efe José Gomes Soares, de 26 años.

Carpintero de oficio, Gomes Soares dejó el trabajo, está en huelga de hambre y se encadenó de su cuello al pasamanos del edificio de la Justicia Federal en la céntrica Avenida Paulista, la más emblemática de la mayor ciudad brasileña.

Su hijo, Samuel, nació con el síndrome de Bendon, una enfermedad rara que causa malformación del sistema digestivo y por eso necesita del trasplante de órganos como el estómago, intestino e hígado, un cuadro que no le ha permitido "alimentarse por la boca desde que nació", dijo su padre.

Relató que en 2016 cuando tenía dos meses su hijo, su familia denunció judicialmente al Sistema Único de Salud (SUS, público) pidiendo el "urgente" múltiple trasplante, una cirugía compleja que cuesta unos 930.000 euros.

Gomes Soares pide la posibilidad de que sea operado en Estados Unidos, país en el que el tiempo de espera por donación de órganos es menor, con un plazo promedio de dos meses.

"Él ya perdió tres venas (de seis) y para hacer la cirugía necesita de por lo menos dos. Si la Justicia brasileña se retrasa más, Samuel va a morir, pues él ya está bien debilitado por causa de la alimentación parental y tiene unas dos infecciones por mes, lo que perjudica todavía más su salud", afirmó su padre.

Samuel fue trasladado hace nueve meses desde Sao Paulo a un centro especializado en Porto Alegre, capital de Río Grande do Sul.

El Ministerio de Salud indicó a Efe que el centro es una clínica de "elevada experiencia en el ámbito de la rehabilitación intestinal para preparar un eventual trasplante, y el tratamiento incluye, por ejemplo, la necesidad de estabilización clínica, ganancia de peso y la confirmación de la necesidad de un trasplante".

La cartera ministerial agregó que el nombre de Samuel está en la lista nacional de trasplantes con prioridad urgente para ser el primero en recibir los órganos de un donante compatible.

Para la estancia en Porto Alegre, la familia creó un grupo en Facebook en el que las personas han contribuido hasta el momento con 150.000 reales (unos 44.400 euros) en donaciones.

Como el trasplante es el último procedimiento de las terapias y tratamientos por los que ha pasado el niño, su padre dijo que no se quitará la cadena hasta que la Justicia autorice la cirugía en Estados Unidos, país en el que el procedimiento ha tenido más éxito.

En Brasil, de acuerdo con el ministerio, la cirugía de multitrasplante se ha practicado en seis ocasiones, de las cuales sólo dos pacientes sobrevivieron.

La donación de órganos en Brasil crece lentamente y todavía es insuficiente para la alta demanda, según el último informe de la Asociación Brasileña de Trasplante de Órganos (ABTO), divulgada en diciembre de 2016.

De acuerdo con la ABTO, la tasa de donantes efectivos creció un 3,5 % en 2016, equivalente a casi 15 por cada millón de personas, y el rechazo familiar es la principal razón de que no aumente ese número debido a que un 43 % de las familias se niegan a ello.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha