eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La diabetes, una epidemia que arrasa un México sin hábitos alimentarios sanos

- PUBLICIDAD -
La diabetes, una epidemia que arrasa un México sin hábitos alimentarios sanos

La diabetes, una epidemia que arrasa un México sin hábitos alimentarios sanos

Los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo, entre otros factores, causaron en México casi 100.000 muertos en 2015 por diabetes, una situación crítica que ha forzado al Gobierno a declarar la emergencia sanitaria por esta dolencia y por el sobrepeso y la obesidad.

"Es un muy grave problema de salud para nuestra población que genera muerte, genera discapacidad, y que afecta la economía de las personas, las familias y las instituciones" sanitarias, afirmó hoy el secretario mexicano de Salud, José Narro, en una entrevista a Televisa en la que alertó de que cada vez se detectan diabéticos más jóvenes.

En México, prosiguió, "siete de cada diez" adultos tienen "problemas de sobrepeso u obesidad", situación que se da en "uno de cada tres" niños y jóvenes, un fenómeno que calificó de "terrible".

"Estamos ya desarrollando los problemas del futuro desde nuestra niñez", lamentó.

Además, explicó, "parte del problema es que casi una tercera parte de las personas que tiene diabetes no (lo) sabe".

Las declaraciones de Narro se produjeron después de que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Pablo Kuri, dijera el lunes que es la "primera vez en la historia del país que se hace una declaración de emergencia epidemiológica para una enfermedad crónica".

En realidad fueron dos, una Declaración de Emergencia Epidemiológica por la Diabetes Mellitus y otra por Sobrepeso y Obesidad, dolencias a menudo relacionadas.

En 2015 fallecieron 98.450 personas a causa de la diabetes, 16.000 más que en 2010, lo que representaría un aumento del 18,75 % en este periodo.

El Gobierno reconoció que, frente a "eliminar la diabetes o el sobrepeso", busca "desacelerar su incremento".

La declaración oficial contempla más campañas, fortalecer el registro de enfermos crónicos o crear una plataforma para llamar la atención, así como garantizar pruebas y detección, capacitar al personal sanitario y aumentar el control metabólico hasta el 40 % de la población afectada.

Según datos de 2012, el 9,2 % de los adultos (7,2 millones de personas) era diabético, pero solo una cuarta parte recibía un seguimiento adecuado.

Para poner en marcha estas medidas, la Secretaría de Salud contará en 2017 con un presupuesto de 1.300 millones de pesos (unos 62 millones de dólares) al año, una partida que no se ha visto afectada por la austeridad presupuestaria.

"Esta declaratoria es insuficiente, vacía, débil y tardía. Tenemos más de veinte años advirtiendo que hay un problema de salud", declaró hoy a Efe Julieta Ponce, nutricionista y directora del Centro de Orientación Alimentaria.

Con más del 71 % de la población adulta y un 34 % de los niños con exceso de peso, México ocupa las primeras posiciones al respecto.

Ponce cuestionó la estrategia gubernamental por que no tiene "una mención especial para la niñez". (...)

"¿Qué va a pasar con los millones de niños que hoy, por el simple hecho de tener sobrepeso, están condenados a tener diabetes en algún momento de su vida?", preguntó.

Denunció que tampoco se atiende el sobrepeso en el embarazo y la diabetes gestacional, que condicionan el desarrollo del bebé, ni existe "una estrategia sobre alimentos saludables que ayude a prevenir la diabetes en adultos".

Todo ello, prosiguió, es fruto de una "transformación cultural" que ha colocado la comida de "peor calidad" como la más habitual, por presencia y precio, en el mercado mexicano.

"Las personas se saben con diabetes, pero se sienten abandonadas por el sistema. El consumo de alimentos responde a una aspiración social de sentirse incluidos o llenar vacíos", consideró Ponce.

Ello genera un severo impacto en las arcas públicas. El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) calculó en 2015 que el sobrepeso y la obesidad costó, solo en gastos atribuibles a la diabetes, más de 85.000 millones de pesos (unos 4.057 millones de dólares).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha