eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El dibujante satírico procesado por sedición en Singapur espera sentencia

- PUBLICIDAD -
El dibujante satírico procesado por sedición en Singapur espera sentencia

El dibujante satírico procesado por sedición en Singapur espera sentencia

La libertad de expresión en Singapur tiene sus límites, como ha probado un dibujante satírico con una viñeta en la que critica de racista al Gobierno de un país ficticio y que le ha supuesto ser procesado por el delito de sedición.

Conforme a la versión oficial, las autoridades procedieron a la detención del acusado en abril tras recibir una queja formal de un ciudadano anónimo presentada contra un dibujo difundido en Facebook por "insensibilidad racial".

El denunciado es Leslie Chew, dibujante singapurés de 37 años, quien publicó el 27 de marzo pasado una tira de su cómic de ficción "Demon-Cratic", donde denuncia la omisión de la etnia malaya en los planes de población de un país imaginario con la frase: "Población malaya, deliberadamente suprimida por un Gobierno racista".

El polémico dibujo señala que a pesar de que el índice de natalidad de los malayos es más alto que el resto de razas en las últimas dos décadas, el porcentaje de residentes se ha estancado o ha disminuido en ese país ficticio, donde el Ejecutivo reserva los altos cargos para ciudadanos de las etnias china, india o europea.

"Me gustaría ver a líderes con sentido del humor y que sean capaces de defenderse a través de debates en lugar de utilizar leyes frívolas para silenciar las críticas", declaró a Efe Chew, quien obtuvo la libertad bajo fianza tras depositar 10.000 dólares singapureses (8.100 dólares estadounidenses o 6.200 euros).

Las autoridades de Singapur se incautaron de dos ordenadores, un disco duro, teléfono móvil y el pasaporte del dibujante, que le impide regresar a su residencia en la ciudad malaya de Johor, colindante con Singapur, adonde se trasladó hace 10 años por el "alto coste de vida de la ciudad-estado".

"Demon-Cratic", un juego de palabras compuesto por el vocablo Demon (espíritu maligno) y el sufijo griego Cratic (dominio o poder), se presenta en su página de Facebook como "historias de ficción sobre un país cien por cien ficticio".

"El cómic describe aquellos sistemas que les gusta colocarse la etiqueta de 'democráticos', a pesar de que con frecuencia recurran a métodos poco democráticos para lograr sus intereses y aún así insisten en que todo lo que hacen es dentro de la democracia", señala el ilustrador en una entrevista vía correo electrónico.

La tira, que ha superado los 600 episodios, retrata los problemas sociales, económicos y políticos de una nación regida por el "Party Against People" (Partido Contra el Pueblo), cuyas siglas, PAP, coinciden con el partido gobernante en Singapur, "People's Action Party" (Partido de Acción Popular).

"Singapur es una democracia sólo de nombre, donde no hay mucha libertad de expresión (...) Me gustaría que la gente pudiera tener la libertad de decir lo que piensa sobre el país y sus políticos, especialmente los políticos, sin miedo a perder sus trabajos u ofender a las autoridades", declara Chew.

El dibujante tiene que presentarse mañana en los juzgados para conocer resolución del caso o si se pospone la decisión tras violar la "Sección 4 (c)" de los Actos de Sedición, que especifica el delito por publicar contenidos que puedan incitar al odio, desprecio o promover el descontento contra el Gobierno o las administraciones.

De ser hallado culpable, la pena máxima alcanza hasta los tres años de prisión, una multa de 5.000 dólares singapureses (4.055 dólares estadounidenses o 3.100 euros), o ambas.

La Cámara del Fiscal General rehusó adentrarse en este proceso en concreto y reiteró en un comunicado que "la armonía racial y religiosa es vital para la sociedad de Singapur".

Durante la década de los 60, el Parlamento aprobó la ley de Actos de Sedición para intentar poner fin a los sangrientos disturbios raciales que se sucedieron durante su anexión a Malasia (1963-1965).

Desde 1966, al año siguiente de la proclamación de la República de Singapur, solo se ha encarcelado por Actos de Sedición a tres blogeros que en 2005 publicaron en internet varios mensajes racistas y el resto de procesos abiertos acabó en advertencias o multas económicas.

Chew, quien continuará publicando sus viñetas "hasta que sea imposible", apostilló tras su detención en el encabezamiento del cómic que todo es fruto de su "mente retorcida. Después de todo, ningún Gobierno real puede ser tan maligno, ¿verdad?". Noel Caballero

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha