eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El gas natural pone a prueba la conservación de Doñana

El Gobierno central y la Junta andaluza han dado el visto bueno al proyecto con las condiciones puestas por la Estación Biológica de Doñana

La presencia de Felipe González en el consejo de Gas Natural despierta el recelo de los grupos ecologistas y de IU

- PUBLICIDAD -

La conservación del espacio natural de Doñana y el desarrollo económico de su entorno vuelven a ser motivo de alarma social y de controversia política a cuenta del proyecto de producción y almacenaje de gas natural en el subsuelo del espacio protegido andaluz. La compañía Petroleum Oil Gas-España, filial de Gas Natural Fenosa, pretende ponerlo en marcha en un periodo máximo de tres años.

La Junta de Andalucía ha dado luz verde con las condiciones propuestas por la Estación Biológica de Doñana o la Consejería de Medio Ambiente. A IU, socio minoritario en la Junta, esto le parece poco. En la comarca, la iniciativa cuenta con los parabienes de la patronal y de ayuntamientos de distinto signo político, como los de Hinojos (PSOE) y Almonte (PP), y con la absoluta oposición de grupos ecologistas y Equo, que se revuelven contra una infraestructura a la que denominan una bomba de relojería en el subsuelo del parque.

En el centro del debate, está la polémica presencia del expresidente del Gobierno Felipe González en el consejo de administración de Gas Natural y en el Consejo de Participación de Doñana, puesto al que renunció en diciembre alegando acumulación de tareas.

Futuro almacén de gas

La explotación de hidrocarburos en la zona no es algo nuevo. Gas Natural ya disponía de concesiones solicitadas durante los años 80 y 90. La novedad fundamental es la autorización del almacenamiento subterráneo del gas. Según se recoge en el BOE, el proyecto prevé "la dotación de infraestructuras, adecuación y el desarrollo de los emplazamientos gasíferos que conforman la zona de Saladillo".

Se contempla también la construcción de un gasoducto de más de 18 kilómetros y de mayor diámetro al ya existente, al que sustituirá. El nuevo gasoducto discurrirá en paralelo "sin llegar a coincidir en ningún punto con los límites del Parque Nacional".

Para evaluar las medidas de protección necesarias, se tuvieron en cuenta las recomendaciones de diferentes organismos, como el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, la Dirección General de la Red de Espacios Naturales Protegidos o la Estación Biológica de Doñana (EBD), entre otros.

Juan José Negro, director de la EBD, asegura que "la sustitución del gaseoducto y la renovación de las instalaciones existentes añadirán seguridad al proyecto". "Lo que se pretende es reponer un gas que ya salió del subsuelo, inyectarlo en capas profundas", añade.

Negro admite que el área del Saladillo es zona de campeo de una de las especies más emblemáticas del parque, el lince ibérico, pero sostiene que "si se actúa según recoge la DIA (Declaración de Impacto Ambiental), las intervenciones estarán muy localizadas y breves, en un tiempo reducido, por lo que no es previsible un gran impacto ambiental".

Industria tendrá que autorizar

La DIA favorable del Gobierno central se produce con la incorporación de las condiciones interpuestas por las instituciones afectadas. La Consejería de Medio Ambiente afirma que "ha efectuado las consideraciones jurídicas necesarias, de respeto medioambiental, y de seguimiento de las recomendaciones del Instituto Geológico y Minero que deben cumplirse de forma estricta".

La última palabra la tiene el Ministerio de Industria, si bien la Consejería tiene que presentar lo que se denomina Autorización Ambiental Unificada antes de la aprobación definitiva del proyecto. Tendrá que hacerlo en un contexto en el que IU, socio minoritario del PSOE en el Gobierno andaluz, ha expresado su rechazo al proyecto.

El diputado autonómico de IU, Ignacio García, no se anduvo el martes con rodeos y, además de pedir a Felipe González explicaciones sobre su participación en el proyecto de Gas Natural-Fenosa, consideró que el Gobierno andaluz debe recurrir a los instrumentos que sean posibles para evitar que se desarrolle.

Los ecologistas hacen saltar las alertas

En noviembre de 2011, Ecologistas en Acción y WWF se opusieron en el Consejo de Participación de Doñana a esta iniciativa de Gas Natural Fenosa. Con el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente ya publicado en el BOE, el portavoz de WWF Doñana, Juan José Carmona ha afirmado que la organización "tiene serias dudas sobre la viabilidad jurídica del proyecto". Carmona afirma que la zona del denominado Proyecto Saladillo está calificada como zona A de máxima protección por el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Junta. Tanto WWF como Ecologistas en Acción esperan que la UE se oponga al proyecto, como ya hizo en su momento con otros.

Equo ha expresado también su oposición tajante a los planes de Gas Natural Fenosa: "Este aprovechamiento es incompatible con la máxima protección nacional y europea de Doñana y provocará afección al acuífero del que depende todo el ecosistema marismeño y a muchas especies amenazadas", aseguró ayer en un comunicado.

Los focos sobre Felipe González

Felipe González, miembro del consejo de administración de Gas Natural, presidió el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana hasta el 13 de diciembre de 2012. En esa fecha renunció al cargo alegando falta de tiempo para dedicarse a esas tareas.

El 14 de noviembre de 2012, la comisión permanente del Consejo del Parque de Doñana consideró compatible los proyectos localizados dentro de su territorio y autorizó su ejecución. González se ausentó de la cita. La aprobación por parte del Gobierno de la DIA se ha producido con el expresidente González alejado ya del órgano de representación del espacio protegido. Pese a ello IU y Equo pidieron ayer explicaciones al expresidente.

La preocupación por el futuro del entorno ha provocado desde el lunes una amplia movilización en las redes sociales, demostrada en Twitter a través #Doñananosetoca.

División social

Son raras las unanimidades a la hora de tomar decisiones sobre Doñana. El proyecto de Gas Natural Fenosa lo ha vuelto a evidenciar. Mientras que la Federación Onubense de Empresarios da su visto bueno, son muchos los ciudadanos y colectivos que han manifestado su disconformidad.

Para Rafael Ávila, secretario general de la federación, "hoy día existen tecnologías suficientes para hacer compatibles la producción de gas, que es una materia indispensable para la vida actual, y la conservación del medio ambiente". La patronal se aferra a las cifras que aporta la empresa, que dibujan un proyecto de interés estratégico: está previsto que el almacén complete el sistema gasista de Andalucía hasta llegar a una capacidad de almacenamiento de 10.000 GWh, un tercio de la existente en toda España.

Examen de la UNESCO en 2013

Las miradas se vuelven sobre Doñana en un año en el que el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO debe examinar si se debería considerar la inclusión del parque en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro. Ésa fue la conclusión a la que llegó la misión encargada de vigilar el estado del conservación en marzo de 2011: en 2013 tocaba evaluar de nuevo la situación.

Para hacer esa recomendación, la misión tuvo en consideración amenazas subrayadas en rojo en la preservación del parque, como son el proyecto de oleoducto Balboa desde Huelva a Extremadura (sobre el que ya hay DIA negativa del Gobierno de España), los efectos de la propuesta de un dragado adicional del Bajo Guadalquivir o la sobreexplotación del acuífero de Doñana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha