eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los parlamentos del Mediterráneo piden cuotas para resolver la crisis migratoria

- PUBLICIDAD -
La UE pide en la ONU apoyo para su plan contra el tráfico de inmigrantes

La UE pide en la ONU apoyo para su plan contra el tráfico de inmigrantes

Los presidentes de los parlamentos de la Región Euro-Mediterránea abogaron hoy por aconsejar a todos los países miembros de la UE la aprobación de "mayores cuotas" para recibir inmigrantes y la concesión de "más visados humanitarios".

Los máximos responsables de las cámaras legislativas de una veintena de países europeos y tres magrebíes se reunieron en Lisboa para consensuar un documento que consta de diez "recomendaciones" y que será enviado a las instituciones de la UE, a los jefes de Estado y a los responsables de la Unión para el Mediterráneo (UpM).

El texto final aprobado hoy refleja el apoyo de los presidentes parlamentarios a algunas de las propuestas que prepara estos días la Comisión Europea y que fueron filtradas a la prensa -entre ellas el establecimiento de cuotas de inmigrantes para cada país- al contrario que el borrador, en el que no se hacía referencia alguna.

En el documento figuran la concesión de más visados humanitarios para personas que necesiten protección de acuerdo con las leyes humanitarias internacionales, mayores cuotas para todos los países europeos a la hora de "recolocar" a los inmigrantes llegados al continente y una mayor ayuda a los Estados de origen.

También se aboga por reforzar la cooperación para garantizar "el rápido regreso de los inmigrantes que no pueden residir legalmente en los países" de acogida y dar una "ayuda especial a los países de ambas orillas del Mediterráneo que afrontan el mayor número de llegadas y de solicitudes de asilo".

"Los países europeos deben estudiar cómo tratar la crisis de los refugiados, incluyendo la posibilidad de recibir más refugiados de áreas de conflicto", reza el texto.

La jornada, titulada "Inmigración, Asilo y Derechos Humanos en la Región Euro-Mediterránea", tiene lugar en Portugal por su condición de anfitriona de la Asamblea Parlamentaria de la Unión para el Mediterráneo (AP-UpM), que celebra su segunda edición.

Entre los participantes está el presidente del Congreso de los Diputados de España, Jesús Posada, que en declaraciones a los periodistas admitió que no todos los países están de acuerdo con las mismas medidas a la hora de plantear soluciones a este "enorme drama" protagonizado por los inmigrantes.

"No hay una coincidencia total, pero observo que todos quieren resolver el problema", aseguró Posada, quien insistió en que esta crisis del Mediterráneo sólo se puede abordar a nivel de la UE como conjunto y no únicamente los Estados ribereños.

El presidente del Congreso reveló que España presentó varias enmiendas al borrador del documento y aseguró que la mayoría fueron aceptadas para destacar, precisamente, que es imprescindible "la participación de todos".

En este sentido, Posada defendió una mayor intervención en países como Libia, Siria o Irak, de donde parten muchos de estos inmigrantes que mueren al intentar alcanzar las fronteras europeas.

En esta misma línea se manifestó el presidente del Senado de España, Pío García-Escudero, para el que la UE "está obligada a no escatimar ni demorar esfuerzos ante la crisis migratoria del Mediterráneo", una catástrofe humanitaria que no puede ser manejada "de forma fragmentada, dividida o aislada".

"Hay que incrementar los recursos financieros y logísticos, luchar contra las mafias que trafican con seres humanos, reforzar la cooperación con los países de origen y de tránsito, y que todos los países europeos seamos más sensibles y responsables, ante el drama de los refugiados y la eficaz garantía del derecho de asilo", señaló en un comunicado.

En el encuentro también participó el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, quien consideró importante "tener presente la justicia moral inherente a una política de inmigración más abierta y los beneficios económicos y sociales a medio plazo que de ésta se pueden derivar".

Passos Coelho recordó que los miembros de la UE son, en líneas generales, países "envejecidos y con proyecciones de crecimiento relativamente bajas", donde la llegada de inmigrantes supone "un elemento de dinamismo y de promoción del crecimiento económico".

Sólo en 2015, más de 1.700 inmigrantes fallecieron en aguas del Mediterráneo, las que separan Europa de África y Asia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha