eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cada día mueren 140 personas en España sufriendo sin cuidados paliativos

- PUBLICIDAD -
Cada día mueren 140 personas en España sufriendo sin cuidados paliativos

Cada día mueren 140 personas en España sufriendo sin cuidados paliativos

"Cada día mueren 140 personas en España con dolor y sufrimiento por no tener cuidados paliativos", ha denunciado el médico y especialista en cuidados paliativos Marcos Gómez, que acaba de publicar el libro "Cómo dar malas noticias en medicina" (Plataforma Editorial).

En una entrevista con Efe, Gómez ha explicado que en España más de 100.000 personas necesitan cuidados paliativos y que solo 51.800 pacientes reciben este tipo de atención, por lo que casi 54.000 mueren sufriendo "un dolor intenso" y "evitable".

El médico, ya jubilado y asesor en cuidados paliativos de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha escrito más de 25 libros sobre salud, muerte, enfermedades, procesos de negación y cuidados paliativos.

Gómez, doctor en Medicina por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Honoris Causa por la Universidad de la República de Uruguay, es partidario de que "todos los enfermos sean atendidos correctamente" y que de este modo "no tengan que pedir la eutanasia".

Por ello, el especialista ha reclamado un aumento de los fondos que se destinan a los cuidados paliativos en España y ha asegurado que estos cuidados han empeorado desde el inicio de la crisis económica.

"Cuando todos los pacientes paliativos estén atendidos sí que podría valorar la eutanasia como una vía alternativa" que "no es prioritaria en este momento", ha afirmado Gómez.

El asesor de cuidados paliativos del gobierno canario da mucha importancia a que los médicos estén preparados para informar correctamente a los pacientes sobre diagnósticos negativos.

"La responsabilidad recae sobre el médico porque es quien tiene la información", ha detallado Gómez, que también ha destacado que "todos los miembros de un equipo terapéutico tendrían que ser capaces de dar información complementaría y de apoyo a los pacientes".

Dar malas noticias a los pacientes "es algo que no se estudia correctamente en la carrera" de medicina, ha denunciado el facultativo.

De las 20 universidades que imparten la carrera de Medicina en España solo siete tienen una asignatura "como Dios manda" de cómo dar malas noticias, ha recordado Gómez.

El médico ha señalado que el plan europeo de estudios obliga a tener una asignatura específica para dar malas noticias que no se está cumpliendo, de ahí que haya escrito el libro, que es "una guía útil frente a uno de los retos más difíciles para los profesionales de la salud".

Para Gómez, dar una mala noticia a un paciente o a un familiar es "uno de los actos médicos más difíciles" que tiene que afrontar un médico, que, ante la falta de una asignatura específica en la carrera, "tiene que transmitir sus conocimientos y experiencia los médicos más jóvenes".

Existe "un instinto de enseñar a los compañeros", ha revelado el experto en cuidados paliativos.

Entre las recomendaciones que da Gómez para dar malas noticias ha destacado "estar completamente seguro" del diagnóstico, porque las sospechas no hacen nada más que "generar angustia", y "no mentir a los enfermos", ni siquiera por presión de los familiares, a los que "es mejor tenerlos como aliados".

"Si nos preguntan, no podemos mentir -ha aseverado Gómez-. Quizá podemos adaptarnos a las circunstancias y podemos explicar a los familiares los inconvenientes" de no decir la verdad a un paciente.

"La mentira piadosa es una mentira y no está permitida en la medicina", ha defendido Gómez, aunque ha reconocido que los médicos pueden "guardarse la verdad y decirla poco a poco" si es que piensa que será mejor para su paciente.

El especialista en cuidados paliativos ha recordado que la Ley General de Sanidad obliga a los médicos "a informar al paciente de su diagnóstico" tanto "por escrito como de palabra".

"Establecer sin fisuras un compromiso de ayuda con los enfermos" es otro aspecto determinante para dar una mala noticia, y es que la mala noticia es mala o súper mala, pero hay que explicar todas las posibilidades que tiene un paciente", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha