eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Unas 3.000 personas asisten a la procesión en homenaje a Romero la víspera de la beatificación

- PUBLICIDAD -
Unas 3.000 personas asisten a la procesión en homenaje a Romero la víspera de la beatificación

Unas 3.000 personas asisten a la procesión en homenaje a Romero la víspera de la beatificación

Unas 3.000 personas acudieron en las últimas horas en la capital salvadoreña a la Procesión de la Luz en homenaje a monseñor Óscar Arnulfo Romero, que será beatificado hoy en la plaza de el Salvador del Mundo ante unos 285.000 devotos del mártir.

La peregrinación, que comenzó ayer a las 17:00 horas locales (23:00 GMT), se detuvo a los pocos minutos de su inicio debido a una fuerte tormenta, acompañada de lluvia y aparato eléctrico, que obligó a permanecer a la espera durante 40 minutos, con la incertidumbre de poder continuar la marcha.

Tras el parón, y a pesar de que la lluvia no cesó, los fieles siguieron su camino, que comenzó en la Catedral metropolitana, hasta la 59 Avenida Norte, Avenida Francisco Gavidia y Avenida Roosevelt, donde se celebró una homilía a cargo del cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez de Madariaga.

Durante el acto, Madariaga dijo que la beatificación "llega en este momento como culminación de un camino iniciado hace 35 años y como bendición para este querido pueblo salvadoreño y para este continente".

"Debemos pedir la gracia particular a Dios, él que recibió la sangre de este hombre para que este pueblo y todo el continente alcance la paz, la comprensión y la reconciliación (...) porque esa sangre no fue derramada en vano", agregó.

Para el cardenal hondureño, Romero fue un servidor "fiel, prudente y humilde" que no buscó destacar por ningún motivo "más que por el amor y cuando tuvo desempeñar ese servicio afrontó el martirio".

"Lo mataron y hoy está vivo entre los santos para mostrar que hay más alegría en dar que recibir, que vale la pena arriesgarse por amor", sentenció.

Añadió que no se va a construir la paz en las "desigualdades, en la cultura del mercante, de la exclusión o peor todavía, en la globalización de la indiferencia. Romero no fue indiferente, sintió el dolor de su pueblo y luchó por él".

"Cada uno debemos seguir este camino para que cada día más crezca esa justicia social que todos anhelamos", destacó Madariaga.

El cardenal subrayó la importancia de no dejar que en los pueblos de Centroamérica continúe "reinando la violencia irracional" porque "nadie tiene derecho para quitarle la vida a nadie".

Madariaga estuvo acompañado durante la homilía por religiosos de Perú, México, Estados Unidos, Ecuador, Chile, Malta, Argentina y Australia, quienes concelebraron el rito católico.

Entre los asistentes a la Procesión de la Luz, había grupos de devotos guatemaltecos, hondureños, costarricenses, chilenos, brasileños y estadounidenses, entre otros.

El peregrino hondureño Ricardo Ayala dijo a Efe que la experiencia de asistir a la beatificación de Romero es "única".

Ayala se mostró "emocionado" y manifestó: "acompañamos al pueblo salvadoreño en esta vigilia recordando a monseñor Romero que para nosotros, y en especial para mi, fue una persona que luchó por este pueblo".

Expresó su deseo de tener en Honduras "a una persona como esa (Romero); me siento muy contento a pesar de esta lluvia que cae".

Por su parte, el militar salvadoreño jubilado Jorge Delgado dijo que él "creía que Romero era un guerrillero y ahora, conociendo su vida y su historia, sé que es un santo".

Para miles de salvadoreños, monseñor Romero, que será declarado beato en un evento que se celebrará en la plaza de El Salvador del Mundo en la capital salvadoreña, debe ser canonizado.

La posible canonización de Romero fue abordada por el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y el enviado especial del papa Francisco para la beatificación, Angelo Amato.

El presidente de El Salvador y el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos de la iglesia Católica conversaron sobre los pasos siguientes para la canonización de monseñor Romero y el inicio del proceso de beatificación del padre Rutilio Grande, asesinado en 1977 en el país.

A escasas horas de la beatificación, unas trescientas personas acampan en la plaza de El Salvador del Mundo, donde se celebrará el evento, a la espera del comienzo de la ceremonia.

Asimismo, en la vigilia organizada por el arzobispado de San Salvador, participan unos mil fieles, que llegarán al lugar del evento en torno a las 7:30 horas del sábado (13:30 GMT).

Tras la vigilia y las actividades lúdicas que se llevarán a cabo al término de la misma, tendrá lugar el acto de beatificación, cuya ceremonia está previsto que comience a las 10:00 horas (16:00 GMT).

Según informó el Gobierno salvadoreño, los presidentes de Panamá, Juan Carlos Varela; Honduras, Juan Orlando Hernández, y Ecuador, Rafael Correa, visitarán los lugares más significativos en la vida de Romero, como el hospital de la Divina Providencia, donde fue asesinado, o la cripta donde descansan sus restos mortales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha