eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los voluntarios, ángeles de la guarda de peregrinos de la JMJ

- PUBLICIDAD -
Los voluntarios, ángeles de la guarda de peregrinos de la JMJ

Los voluntarios, ángeles de la guarda de peregrinos de la JMJ

La organización de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Cracovia se esfuerza por cuidar a los cientos de miles de jóvenes que se han desplazado a la ciudad polaca para ver al papa Francisco, y para eso cuenta con la ayuda de 19.000 voluntarios, los ángeles de la guarda de los peregrinos.

"Contamos con 19.000 voluntarios, de ellos 4.000 son extranjeros, de 67 países, y el resto son polacos venidos de todo el país y también de nuestra diócesis de Cracovia", señaló a Efe la coordinadora de organización de los voluntarios de la JMJ, Katarzyna Kucik, quien reconoce que lo más complicado es alojar a estas personas que han acudido a prestar su ayuda desinteresada.

Kucik explica que se han organizado albergues en escuelas, residencias de estudiantes, parroquias e incluso en tiendas de campaña militares, desde donde cada día estos voluntarios salen para facilitar la estancia en Cracovia de los peregrinos, más de 360.000 de todo el mundo y que, obviamente, no conocen la ciudad ni hablan el idioma polaco.

La organización vela por estos peregrinos también durante los actos centrales del papa en el Campus Misericordie y en la explanada de Blonia, donde la asistencia puede superar el millón de personas, que aguardan pacientes para ver al pontífice bajo un intenso calor y mucha humedad.

Aunque, como dicen los fieles, la fe ayuda a soportarlo todo, los organizadores se esfuerzan en mitigar las necesidades humanas y para eso cuentan con más de 5.200.000 botellas de agua de medio litro y se han dispuesto 9.000 baños portátiles, según informó a Efe uno de los responsables del avituallamiento en la JMJ, Francesco Crisanti.

Pero son voluntarios como Francisco, un argentino de Santa Fe que ha viajado a Polonia con un grupo de 90 voluntarios de esta nacionalidad, la clave para que los fieles, en este caso los de habla hispana, tengan una estancia en Cracovia sin contratiempos.

"Las preguntas que más nos hacen es cómo movilizarse, los trenes que los llevan a los lugares donde se celebran los eventos, los puntos de comida que están muy difíciles porque son muy pocos y somos muchos, y también repartimos mapas para que puedan ubicarse", dijo a Efe este voluntario sudamericano.

Ángeles de la guarda que pasan jornadas maratonianas a pie de calle sin perder la sonrisa y que no reciben ninguna compensación económica, sino más bien todo lo contrario, ya que invierten su propio dinero en venir a ayudar.

Tomek, un voluntario polaco junto con su esposa, Kamila, reconoció a Efe que han tenido que pagar un seguro o comprar algunas cosas como la mochila de la organización, aunque insiste en que no necesitan que les paguen porque "merece la pena a pesar de todo" y, a fin de cuentas, se cobran con las sonrisas de la gente, añade.

Ofrecen ayuda, pero también diversión, baile, catequesis y evangelización, como aseguraron a Efe otros voluntarios como la hermana Juliana, monja con experiencia misionera en Bolivia, alegre y sonriente a pesar de tener "los pies cansados".

"Cuando estamos cerca de escena también podemos escuchar música, bailar, pero además charlamos con los jóvenes, es muy lindo trabajo, no solo información e información, también hablamos de Jesús y conversamos con la gente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha