eldiario.es

Menú

Cabildo y ayuntamientos acuerdan una solución transitoria para la depuradora

Se instalarán unos equipos en la estación depuradora que reducirán el 25 por ciento de las sustancias en suspensión que se vierten al mar

El baño y la pesca en la zona de La Hondura quedarán prohibidos hasta que finalicen los trabajos de la nueva depuradora       

 

- PUBLICIDAD -
Depuradora de Santa Cruz de Tenerife / Foto cedida

Depuradora de Santa Cruz de Tenerife / Foto cedida

El Cabildo de Tenerife y los ayuntamientos de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y El Rosario han acordado este lunes una solución transitoria para la depuradora de la capital tinerfeña que consistiría en la instalación de unos equipos mecánicos que costarán en torno a 700.000 euros y reducirán el 25 por ciento de las sustancias en suspensión que se vierten al mar, lo que permitirá cumplir con las exigencias de la autorización de vertidos.

Esta solución técnica, que mejoraría las condiciones de la depuradora hasta que se pueda ampliar la instalación, se tiene que consensuar aún con la Consejería de Medio Ambiente para que las obras puedan comenzar en octubre y los equipos estén funcionando en marzo de 2016, ha informado el presidente de la corporación insular, Carlos Alonso, después de que se haya vertido al mar una cantidad mayor de aguas residuales a la autorizada.

El Cabildo de Tenerife se ha ofrecido a contribuir económicamente, aunque el Ayuntamiento capitalino tiene capacidad económica para llevar a cabo esta obra, ha agregado Alonso tras reunirse con los alcaldes de los municipios afectados.

Asimismo, el presidente de la corporación insular ha informado de que el 75 por ciento del gasto irá a parar a equipos mecánicos que se podrán reutilizar con posterioridad en la nueva depuradora.

Respecto a la ampliación de la depuradora, ha indicado que continúan trabajando con el Gobierno central para que el proyecto no se atasque y puedan iniciarse las obras el próximo año y así entre en funcionamiento en 2018. De esta manera, ha continuado, se solucionaría de manera definitiva el problema de la depuración.

El consejero insular de Aguas, Manuel Martínez, ha destacado que con las obras que se pretenden llevar a cabo se reducirá en torno a un 25 por ciento la eliminación de sólidos en la estación de Cabo Llanos.

Martínez ha señalado que se prohibirá el baño y la pesca en la zona de la Hondura, próxima al Palmétum, y en la playa anexa al Parque Marítimo de la capital, hasta que finalicen los trabajos de la nueva depuradora, es decir, hasta el año 2018.

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha