eldiario.es

Menú

CRÍTICA DE CINE

Comedia japonesa para ver en casa

Flojo homenaje al gran director japonés Yasujiro Ozu y a su obra 'Cuentos de Tokio'; en esta ocasión, el cineasta Yamada cuenta una historia de la familia Hirayama que se basa en la noticia de que los padres del clan se van a divorciar

- PUBLICIDAD -
Fotograma del filme nipón 'Maravillosa familia de Tokio'

Fotograma del filme nipón 'Maravillosa familia de Tokio'

- Película:  Maravillosa familia de Tokio (2017)

- Director: Yôji Yamada

- Reparto: Satoshi Tsumabuki, Yû Aoi, Yui Natsukawa, Kazuko Yoshiyuki, Masahiko Nishimura, Isao Hashizume, Tomoko Nakajima, Shozo Hayashiya

Yôji Yamada es un veterano director japonés que muestra cierto interés por homenajear a cineastas nipones en sus películas, de cuyas obras realiza adaptaciones más o menos libres. En esta ocasión, Yamada vuelve a reunir a la familia Hirayama en una secuela de su película La familia de Tokio, estrenada en 2013. Esta primera cinta es un remake de la obra de Yasujiro Ozu, Cuentos de Tokio, que contó con el beneplácito de la crítica y el público.

No ha pasado lo mismo con esta segunda cinta, donde vuelve a juntar a esa familia japonesa para contar en tono de comedia la sorpresa que se llevan todos sus miembros al saber que el matrimonio de sus padres, casados hace 45 años, está a punto de romperse. La reacción de todos ellos, sus miedos, recelos y dudas marcan el ritmo de esta cinta que se deja ver y poco más.

Las relaciones entre padres e hijos, y sobre todo las matrimoniales, son la base de esta historia, que deja entrever la conformidad de vida que les ha tocado vivir y la falta de comunicación entre las parejas, lo que, con el paso del tiempo, les pasa factura y llega a las peticiones de separación. Con un tema central interesante, la película se plantea como una comedia que se pierde en caídas tontas y actores demasiado histriónicos, lo que implica que con la forma se pierda el encanto del fondo.

Se trata de una cinta simpática y que se deja ver, pero sin grandes adjetivos positivos. Lo mejor es conocer más sobre la cultura japonesa y sus costumbres; lo peor, las caídas tontas como forma de hacer reír, dejando los diálogos en un segundo plano. Y sobre el homenaje al cine de Ozu…, mejor correr un tupido velo.

No debe pensar lo mismo el cine japónes, pues en este año está previsto el estreno de la tercera parte, Maravillosa familia de Tokio 2, filme que no creo que ya vaya a ver al cine, a la sala.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha