eldiario.es

Menú

Canarias, la segunda región donde más avanza la desertificación en España

El fenómeno se agudiza en diferentes ecosistemas que ya ocupan el 70% de la superficie nacional, lo que se atribuye a la mala planificación y a la sobreexplotación de los recursos naturales, sobre todo del agua

- PUBLICIDAD -

La desertificación, una destrucción de suelo fértil prácticamente irreversible, avanza por diferentes ecosistemas que ocupan el 70% de la superficie de España debido a la mala planificación y a la sobreexplotación de los recursos naturales, sobre todo del agua. Canarias ocupa el segundo lugar del ranking.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Desertificación, que se celebró el 17, el científico Jaime Martínez Valderrama, experto en esta materia en la Estación Experimental de Zonas Áridas del CSIC, en Almería, explica cuál es la diferencia entre desierto y desertificación.  "Los desiertos son ecosistemas fruto de condiciones de extrema aridez; la desertificación, por el contrario, es un proceso que se desata por intervenciones humanas inadecuadas y no responde a la mala suerte, sino a la mala planificación de los recursos naturales", aclara.

Mientras los desiertos naturales son ecosistemas sorprendentemente ricos en biodiversidad por sus variables condiciones de temperatura (entre la noche y el día) y humedad (entre lugares de sombra y sol), la desertificación arrasa tierras prósperas y las vuelve yermas de manera irreversible.

Según los datos del Programa de Acción Nacional contra la Desertificación (PAND) del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), más de dos tercios de la superficie de España es susceptible de sufrir desertificación.

El PAND reconoce que existen procesos de desertificación en marcha en cinco tipos de ecosistemas: uno de ellos se da en las zonas donde predominan los sistemas hortofrutícolas costeros que generan sobreexplotación de los acuíferos, principalmente en las áreas de invernaderos de Granada, Almería, Murcia y Canarias.

Otros son las zonas de matorral y eriales de territorios rurales que han quedado abandonados y sin cuidados de manera muy rápida, y que dejan paisajes muy proclives a los incendios.  "De estas zonas está salpicada toda España", apunta Martínez Valderrama.

Otros ecosistemas afectados son los cultivos agrarios leñosos, fundamentalmente las fincas de olivar y almendro de la cuenca del Guadalquivir, que secan también los acuíferos y destruyen la cubierta vegetal del suelo; las dehesas, y otras zonas de muy intensivas en otros cultivos de secano.

Aunque las manchas de desertificación en el mapa del PAND están repartidas por todo el territorio, donde más predominan es en Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha y todo el Levante.

La señal para detectar que un suelo se está desertificando suele ser la aparición de costras y cárcabas en el suelo, un indicativo "tardío" de que la tierra se ha secado, porque cuando aparece el acuífero subyacente ya ha sufrido una muerte irreversible.

Las cinco tipologías de desertificación que avanzan en España tienen que ver fundamentalmente con la mala planificación de la agricultura -coinciden los expertos-, bien sea por el abandono de la tierra o por su uso intensivo que busca la rentabilidad a toda costa y sobreexplota los acuíferos para el riego.

En el caso de las zonas costeras, esos acuíferos tienden a ser ocupados por agua del mar, que los saliniza y los deja yermos para siempre, apunta el científico del CSIC.

"La desertificación es consecuencia de una sobreexplotación, que, igual que ocurre con los océanos, tiene que ver con la práctica humana de querer sacar más de lo que hay", subraya Martínez Valderrama.

Además, el portavoz de Bosques de Greenpeace, Miguel Ángel Soto ha recordado que la subida de temperatura, la menor precipitación y el mayor riego de incendios como consecuencia del cambio climático "acelerarán estos procesos de pérdida irreparable de suelo".  "Celebrar esta fecha con muchas ciudades de España a 40 grados debe servirnos para reflexionar sobre el impacto que las decisiones en materia de agricultura y de uso del agua tienen para el medio ambiente", agrega.

Las organizaciones ecologistas consideran que las mejores herramientas para frenar los procesos de desertificación en España son políticas hidráulicas y agrarias "racionales".

En el primer apartado, reclaman un enfoque integrado de la gestión de la demanda, implicando a todos los sectores solicitantes de agua, teniendo en cuenta los caudales ecológicos y persiguiendo la sobreexplotación y contaminación de los recursos hídricos, la proliferación de pozos ilegales y el mal uso del agua.

En materia de agricultura, luchar contra la desertificación pasa por reducir el regadío de las cuatro millones de hectáreas actuales a los tres o 3,2, así como optar por una agricultura más orientada a productos de calidad antes que a la cantidad, afirman desde Ecologistas en Acción.

Desde esta última ONG animan a los ciudadanos a firmar la iniciativa ciudadana europea People for soil, que reclama a la UE una directiva que garantice "suelos sanos y fértiles para el futuro".

Coincidiendo con este día, el parlamentario del partido verde Equo, Juan López de Uralde, ha registrado también una pregunta en el Congreso solicitando al Gobierno un diagnóstico sobre el proceso de desertificación que sufre España.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha