Opinión y blogs

eldiario.es

La segunda pista del aeropuerto Tenerife Sur

Extraña reivindicación político-empresarial que periódicamente reaparece con indicios más que sospechosos, para intentar influir en la opinión pública con absurdos argumentos en defensa de ciertos intereses camuflados que nada tienen que ver con los de la ciudadanía normal, y sí mucho, en apariencia, con presuntas especulaciones privadas.

Me inicié casualmente en esta actividad mediática como articulista de opinión, precisamente con este tema. Hace algo más de una década se me publicó una carta al director en la desaparecida La Gaceta en la que rebatí por primera vez todos los puntos que promocionaban tan disparatado proyecto. Me habían sorprendido los llamativos titulares en la prensa local, que, con ostentoso acompañamiento de percusión y viento, anunciaban la inminente construcción de una segunda pista en el aeropuerto Reina Sofía. No me cuadraban las cuentas, y así lo expuse en el escrito tras confirmar mi apreciación con datos concretos y números exactos. Demostré la inconveniencia de semejante despilfarro en una obra tan ilógica como innecesaria, con un criterio meramente técnico, sin implicaciones ideológicas ni mucho menos políticas.

La repercusión del contenido fue impactante: lo suficiente para ser requerido por otros medios donde exponer mis conclusiones ampliadas y documentalmente contrastadas. De hecho, se cortó en seco aquella iniciativa de la que fueron apareciendo aspectos colaterales que, aparte de confirmar mi análisis, aclararon segundas intenciones que se escondían tras la propaganda oficial desplegada al respecto. Por ejemplo, que el desmonte que suponía la ubicación de la nueva pista produciría los áridos suficientes para ser utilizados en diques y muelles de la muy contestada obra del puerto de Granadilla. Nada que ver con cualquier tipo de necesidad operativa del aeropuerto, que no existía entonces; no se da en la actualidad ni se la espera en el futuro.

Seguir leyendo »

Abandono fiel

Esta mañana he contemplado la pobreza, la he visto en unos ojos tristes y no he sido capaz de dejar de sentir esa mirada clavada en mi espalda desde entonces. Presiento que a partir de ahora me acompañará siempre cuando recorra los campos de batalla como único invasor de un mundo agotado por la miseria. Para mí mismo auguro un futuro en guerra, un camino lleno de barro pidiendo clemencia por no haberme dado la vuelta aquella mañana y responder al grito de un desconocido.

En realidad, me gustaría proyectar un porvenir cargado de renuncia voluntaria a todo lo que se posee, a todo lo que el ego estipula como necesario en su escala de valores; y, sin embargo, intuyo un mañana rodeado de reservas ante el miedo de explotar delante de cualquier extraño. Me imagino, de nuevo, con un hueco en mi conciencia. Como aquellos meses en los que mi yo se peleaba con su doble para hacerlo desaparecer.

Fue al volver de un viaje. Esa lucha de la que hablo la vivimos, mi cuerpo y yo, cada noche después de aterrizar. Estuve doce horas en un avión para llegar al destino y, una vez allí, no dejaba de pensar en cómo sería un planeta en que la justicia se alzara como reina de cada desdicha.

Seguir leyendo »

Nuestro pasado tiene futuro

Afrontamos el año con renovadas fuerzas para concretar diferentes proyectos pendientes en la ciudad, algunos de los cuales tienen que ver con la rehabilitación del patrimonio histórico; es decir, con la dignificación de nuestra memoria como pueblo, con la necesidad de legarlo a las nuevas generaciones en las mejores condiciones y con el derecho de las actuales a disfrutarlo en toda su intensidad.

Desde esa perspectiva se entiende que Santa Cruz no pueda esperar más por la ejecución de determinados proyectos de rehabilitación que, por diversas causas, no han podido culminarse aún. Es el caso, por ejemplo, del parque Viera y Clavijo, un espacio singular de nuestro paisaje urbano, que requiere de una actuación integral para ponerlo a disposición de todos los vecinos aprovechando el potencial –que es mucho– del que dispone.

Para ello, he acordado con el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, la resolución del convenio al que se había llegado entre el Ayuntamiento y el propio Ejecutivo y la firma de un nuevo documento, con una particularidad: seremos nosotros quienes realizaremos las obras pertinentes y el Gobierno se encargará de su financiación en los próximos tres o cuatro años. De esta manera, el Ayuntamiento aprobará el proyecto, lo licitará y ejecutará las obras con financiación autonómica, con lo que podremos garantizar que no habrá más demoras para la regeneración de esta zona, incrustada en el corazón de la ciudad.

Seguir leyendo »

Dos payasos

Este fin de semana me ha perseguido con apretada insistencia el vocablo payaso, que a veces actúa como sustantivo y otras como adjetivo. La primera acepción me gusta; la segunda la detesto. Esa palabra la he visto y además escuchado, siempre sin reclamar tal interacción, en prácticamente todos los lugares y soportes. Ha ocurrido estos últimos días. Por cierto, también se hallaba incrustada, casualidades de la vida, en algún grafiti convertido en herida de pared recién adecentada en la ciudad.

Me encantan los payasos y odio a los payasos. Quiero decir que hay payasos y payasos, y la semana pasada, que se finiquitó con domingo de catacumbas y la compañía de gélidas temperaturas, sacó a relucir, desnudó al completo, a muchos payasos, casi todos payasos con el significado que siempre concede el adjetivo. Sin duda, fueron más de la cuenta, y con dominio de los que no tienen funciones en el circo, el de verdad, aunque a algunos les va muchísimo el otro, que ahora no merece la pena calificarlo y así evito hundirme en lo más lesivo, burdo o tosco. No hay por qué.

Dejando a un lado las pintadas que se agarran a paredes y muros en el barrio imposible de quedar limpio; obviando el también uso del adjetivo payaso que el poco cómico Francisco Marhuenda dedicó este fin de semana al cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa; aparcando las vergüenzas y venganzas de un tal H que camina de medio local semipatrocinado a medio local semipatrocinado para decir que esta tierra está llena de (al menos dos) periodistas desinformados; no queriendo hacer más sangre del golpe de mano, purga, vendetta o el ahora te las cobro… del jefe de la patronal de patronales tinerfeña, y menos aún del que mueve los calderos en la cocina de esa misma casa; arrimando en una esquina las cobardías interminables de la política local; obstaculizando el acceso a otras calamidades y sinrazones, que ahora nada de eso toca..., quiero decir y digo, señoras y señores, que esta semana que nos acaba de abandonar me he vuelto a acordar de manera muy especial de dos payasos, payasos que esta vez son sustantivos. Se trata de los payasos que aquel día fueron titular de primera en la prensa local. Decía así: “Dos payasos en La Laguna”, en negrita y sobre la imagen de dos payasos de verdad cogiendo frío en la calle de la Carrera.

Seguir leyendo »

Baltasar

‘Arabische Augen’

Eran las 7.33 de un día cualquiera. Era el instante en el que yo había decidido que sonara mi despertador… y así lo hizo. Al presionar el botón que interrumpía el molesto sonido de la alarma, me complacía ver ese número: el 33. Era consciente de que resultaría más lógico programar la alarma  para que sonara a las 7.30 o, tal vez, a las 7.35. Pero sentía predilección por un número que, en los últimos meses, se repetía constantemente en mi cotidiana e intrascendente vida.

El 33 aparecía en los vales de compra, en las matrículas de los automóviles, marcando los minutos en algún reloj o mostrando el porcentaje de descuento en la pasta dental. El número 33 me perseguía y había despertado en mí una curiosidad detectivesca por encontrar el sentido de aquel acoso matemático.

Tras contemplar con satisfacción lo que yo me había lanzado a titular como la clave 33, escondí de nuevo mi mano bajo las sábanas y recordé aquella parte del inolvidable documental, “Y tú, ¡¿qué sabes?!”, donde el doctor Joe Dispenza decía: “Cada mañana creo mi día”. Lo intenté, pero mi pesimista código genético me lo ponía muy difícil: era un día cualquiera, de un mes cualquiera, de un año cualquiera…, en un planeta cualquiera. Nada me hacía sospechar, ni lo más mínimo, que fuera a pasar algo importante, especial, o simplemente… diferente.

Seguir leyendo »

Machos

Me gustan las redes sociales. No es que sea una adicta o enganchada, pero sí que soy de las que llega a casa y una vez puesto el pijama se sienta en el sillón con iPad o móvil en mano y se deja sumergir durante un rato en ellas. Vicios que tiene una.

Pues ahí, en las redes, es donde pongo de perfil la mejor foto que tengo, donde publico y comparto aquellas cosas buenas que me puedan pasar en el día, artículos de interés, ideas e indignaciones varias… Un rato diferente en el que estar en contacto con “esta mi comunidad”, así como decía el señor Cuesta.

Ahora, con lo que no cuenta una es con la serie de especímenes masculinos que merodean al acecho de la presa, como despertando esos instintos de cromañón. Esos que, hijos del siglo XXI, han encontrado una forma más sofisticada de pavonearse e intentar pillar cacho. Vamos, lo que se venía haciendo en la barra de cualquier bar hasta el otro día, o en cualquier plaza de pueblo en la época de mi madre. Pura cosificación, solo que ahora lo tienen al alcance de un clic.

Seguir leyendo »

De bancos y buitres diversos

¿Ustedes no están enrabietados? Pues yo sí. Yo no entiendo casi nada de asuntos financieros; por lo tanto, si en algo estoy equivocada les ruego que sean indulgentes con mi ignorancia, pero, como ciudadana de a pie y desde mi desconocimiento, me planteo la situación económica de este nuestro país a medida que escucho y leo los titulares que inundan la prensa de estos días.

Hace un par de años el Gobierno de España, formado por una pila de presuntos corruptos, principalmente del PP, o sea, Rajoy and Company (creo que podemos llamarlos “corruptos a secas” porque ya han dejado claro que en su mayoría lo son, así que lo de la presunción de inocencia… Podrían mejor presumir de culpabilidad), cogió el dinero público a Europa para rescatar los bancos. Ellos, por supuesto, niegan que eso haya sido un rescate, porque, como el Rajoy se había pasado la campaña electoral, antes de ser elegido presidente, machacándole al Zapatero en todos los mítines por qué iba a pedir el rescate de la banca, ahora le avergonzaba admitir que lo mismo que criticaba era lo que él había tenido que hacer, es decir, un rescate en toda regla, o al menos visto desde fuera así fue.

Por aquella época no se ayudó con ese dinero público a todas esa gente que, habiendo perdido sus empleos debido a la crisis, tuvieron que dejar de pagar sus hipotecas, con el consiguiente y doloroso desahucio que esos impagos supusieron, o con los embargos de patrimonio de todo tipo que los bancos, de manera insensible e insolidaria, han venido practicando, sin importar qué ni a quién.

Seguir leyendo »

Cambio de tercio

Cambia el destino hacia otro deporte. Es cierto que en otro equipo, en otra liga, e incluso en otra disciplina. Parece ser que se ha confiado en el trabajo realizado y, obviamente, se esperan resultados. Cuando la noticia se ha intuido, el equipo en el que estaba manifestó su alegría por la promoción, aunque también he de entender que tantos años defendiendo una camiseta deja un poso lo suficientemente importante como para dejar algún tipo de huella.

Para los adentros espero que el trabajo haya aportado soluciones, aunque seguro que alguna duda, también. Sobre el puesto en sí, da igual. Lo mismo habrá que hacer de cancerbero, enfundándose los guantes con el fin de evitar cualquier tipo de peligro en el área, que de killer, para que, desde que aparezca una oportunidad, por mínima que sea, se aproveche en forma de éxito.

También, claro está, puede actuar uno de mediocentro, organizando el juego y haciendo que el resto del equipo burle al contrincante de forma eficaz. De esta manera, se podrán coordinar todos los recursos disponibles, para que, a través de los procesos de planificación, organización, dirección y control, se llegue al objetivo establecido. Dicho objetivo no es otro que hacer que ocurran cosas, buenas, claro está, sabiendo dónde queremos llegar, proveyendo de liderazgo para la acción del grupo. Para eso hay que ejercer la planificación, organización, dirección y control, así como viabilizar las jugadas y satisfacer al resto de compañeros y al público asistente, del cual no podemos olvidarnos, puesto que ellos son los que han pagado la entrada y le debemos nuestra existencia.

Seguir leyendo »

Tiempo muerto

En el aire
entre ausentes nubes
sonidos sordos

Detenido por un instante en pensamientos ajenos. Silencio. Nada como atravesar mentes, navegar en espacios prohibidos.

Dentro caos y orden, partes de un todo mestizo, plural. Serpenteando es como mejor se recorre el lugar, movimientos suaves con swing que parecen acariciar cada esquina, cada rincón inaccesible. Me dejo llevar en una especie de baile sin sentido. Abandono mi estado y es la corriente del desplazamiento la que me arrastra en un zigzagueo constante y embriagador. Una extraña somnolencia se apodera de mí. Situación de ausencia y presencia, nunca se sabe si estoy dentro o fuera.

Seguir leyendo »

Equipo puertas giratorias

José Manuel Baltar, nuevo consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias

Fernando Clavijo no ha parado de hacer “guiños”, como explicaba Carlos Sosa en su Top Secret. Tampoco nos ha pedido disculpas por uno de los mayores errores que ha cometido como presidente del Gobierno de Canarias: nombrar como consejero de Sanidad a José Manuel Baltar, director de la clínica privada San Roque.

Dentro de las “nuevas caras”, que de nuevas solo tienen el nombre, se encuentra el guiño por excelencia al empresariado canario. El regalo de Reyes que Fernando Clavijo le ha hecho a José Manuel Baltar es un insulto a todos los ciudadanos y especialmente a aquellos que dedican su tiempo y su energía para que la sanidad pública siga funcionando. Clavijo tomó esa decisión después de que el equipo directivo del Hospital Universitario de Canarias (HUC) le diera un portazo en las narices y dimitiera en bloque. Casualidad lo llaman algunos.

Poco han tardado en manifestar lo mucho que les ha gustado la noticia tanto el sector empresarial como el propio Baltar, que ha señalado que trabajará duro “para reducir las listas de espera”, un problema del que Baltar hablaba hace algún tiempo en la Cadena SER en Canarias. Según dijo entonces el nuevo consejero de Sanidad, “el problemilla” se podía haber arreglado con una inyección de 16 millones a la privada y en tan solo “unos meses”.

Seguir leyendo »