eldiario.es

Menú

Sí al Fdcan y sí al empleo

- PUBLICIDAD -

Llevamos asistiendo en las últimas semanas en Canarias a la escenificación de unas diferencias que, independientemente de su calado y sus consecuencias futuras, revelan una triste realidad: la incapacidad de la política –instituciones y partidos– para ponerse de acuerdo en el reparto de unos recursos económicos que, en otras circunstancias, deberíamos todos saludar con un aplauso unánime.

Hemos pasado años de dificultades extremas; hemos atravesado un período de graves problemas de financiación en las administraciones públicas que han provocado una merma en las prestaciones a los ciudadanos y que han obligado a todas ellas a realizar ajustes de gran impacto social. Y ahora que las cosas van mejorando algo y Canarias puede disponer de unos fondos económicos impensables hace solo un par de años, la discusión ha venido a enturbiar lo que, objetivamente, es una buena noticia.

Porque efectivamente, para Canarias constituye una magnífica noticia disponer de unos recursos económicos como los del extinto IGTE o los 400 millones de euros de financiación extra que recibirá la Comunidad Autónoma tras el acuerdo con el Ministerio de Hacienda para que las Islas acudan al fondo de competitividad sin tener en cuenta la menor presión fiscal derivada del REF.

Quiero destacar la gestión que ha realizado el presidente del Gobierno de Canarias y su equipo económico por desatascar asuntos que estaban enquistados mucho tiempo atrás y que permiten a la Comunidad Autónoma disponer de importantes fondos para el desarrollo económico y social del Archipiélago.

Esa es la clave, porque independientemente de la fórmula que se elija, esos fondos han de contribuir, sí o sí, a la consolidación de la recuperación económica de Canarias. Y nos guste o no, la buena marcha de la economía y, por tanto la generación de empleo es la mejor medicina de progreso.

Parte de la discusión se ha venido a instalar en el debate en torno al empleo, como si la apuesta por la ejecución de infraestructuras y proyectos de inversión no tuvieran nada que ver con aquel o fueran excluyentes entre sí.

Antes al contrario, es posible defender el reparto del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) pactado con cabildos y ayuntamientos y, al mismo tiempo, invertir en políticas activas de empleo los fondos que sean precisos utilizando, en este caso, los 400 millones de euros que cité antes.

Porque, además, el desarrollo de infraestructuras y el incremento de la partidas de inversión directa de las administraciones públicas constituye un factor determinante a la hora de dinamizar la economía y crear puestos de trabajo.

En el caso de Santa Cruz, los proyectos a incluir en ese programa son también muy importantes para mejorar la calidad de vida de todos los vecinos e, insisto, para dinamizar el mercado laboral.

Es preciso que todos realicemos un esfuerzo mayor para lograr un acuerdo sobre el reparto de esos fondos, alejando del debate los oportunismos partidistas y tácticas de desgaste político, que lo único que consiguen es acrecentar entre los ciudadanos el descrédito de las instituciones.

José Manuel Bermúdez Esparza
Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha