eldiario.es

Menú

Como la familia de Nazaret

- PUBLICIDAD -

El posadero se negó a acogerlos y los puso en la calle… La pareja, con su bebé en brazos y sin saber dónde acudir, deambulaba de un lugar a otro… Cuando en Cáritas tuvimos conocimiento, las personas del proyecto Base 25, cuya misión es, precisamente, la acogida de personas y familias sin hogar, contactaron con la pareja y conocieron la situación. Su mente se posó en unas viviendas… No iban destinadas a ese caso, pero…

Seguidamente, y coordinadas con Administración y Logística, iniciaron una especial, personal y veloz carrera para que una de esas seis viviendas que Cáritas ultimaba en el santacrucero Barrio del Perú, completamente amueblada, se dotara de todo lo necesario para ser ocupada por esos padres con su criatura recién nacida.

Y se organizaron para la compra de lo necesario: calderos y menaje de cocina, cubiertos, sábanas, mantas... “¡No olvidemos los productos de aseo!”, decía una compañera del improvisado equipo. ¿Sabe alguien quién tiene las llaves del piso?, preguntaba otra.

Esta familia nos la envió Jesús en las proximidades de esta Navidad, que nos parecía una festividad más; pero que no va a ser así para Cáritas Diocesana de Tenerife y, sobre todo, para quienes en tiempo récord lograron lo que a la familia le pareció “un milagro”.

Eso es Cáritas y su personal comprometido con la labor que nos ocupa, pues no puedo olvidar que ese “milagro” fue posible gracias al esfuerzo, dedicación, implicación y mucho más de voluntarios y personal contratado, porque el proyecto Empresas con Corazón logró comprometer a empresarios y responsables de una fundación, con enorme corazón, para reformar el edificio, amueblar las viviendas y hacerlas habitables.

Y ustedes se preguntarán que cómo lo hacemos. Pues también es un trabajo de las personas que hacemos Cáritas cada día. Porque no todo es posible sin ningún costo para nosotros, sino que el Cabildo de Tenerife, para el citado proyecto Base 25, aporta su granito de arena; además, un gabinete jurídico con expertos profesionales ponen su voluntariado; y ustedes, sí, con sus aportaciones económicas periódicas o puntuales y su tiempo como miembros del voluntariado, ponen otra importante parte. Porque nadie piense que hemos alojado a la familia y ya está; no. Ahora hay que iniciar un intenso trabajo para, dentro de nuestro habitual proceso de acompañamiento, lograr lo necesario para el empleo, conseguir que tengan los ingresos necesarios para poder mantenerse la pareja y el bebé. Por eso, siempre les agradezco también su apoyo, un apoyo necesario y esencial, porque solos, con nuestro esfuerzo, no hubiese sido posible dar posada a esa familia, a las puertas de la Navidad, ni que lograsen un empleo.

Y no puedo dejar de recordarles que, situaciones como la vivida estos días y otras distintas e igual de dramáticas, se producen diariamente y son nuestra preocupación durante todo el año, no solo en Navidad. Por eso, seguimos contando con ustedes para hacerlo posible, los 365 días del año.

Muchas gracias y feliz Navidad.

*Director de Cáritas Diocesana de Tenerife

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha