eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Ivanka Trump no es tan feminista como aparentaba

La hija del presidente apoya la decisión de la Casa Blanca de eliminar una iniciativa de Obama contra la brecha salarial

Las asociaciones feministas critican a la hija de Trump que no haya hecho nada por las mujeres desde que está en la Casa Blanca

- PUBLICIDAD -
Ivanka Trump representará a EE.UU. en el foro de mujeres del G20 en Berlín

Ivanka Trump prometió luchar por las mujeres, pero por el momento no ha cambiado nada, aseguran sus críticos EFE

Ivanka Trump, que desembarcó en la Administración de su padre con la promesa de luchar por los derechos de las mujeres en su lugar de trabajo, ha dado su visto bueno a un plan de la Casa Blanca para revertir una iniciativa política de Obama que tenía como objetivo eliminar la brecha salarial por cuestión de género.

La iniciativa, que fue presentada por Barack Obama en enero de 2016, exigía que los empresarios recogiesen datos sobre cuánto pagan a sus trabajadores, haciendo diferentes categorías por género, raza y origen étnico.

El Gobierno anunció esta semana que va a frenar la implementación de esta norma, con el apoyo de Ivanka Trump, la consejera de la Casa Blanca que ha organizado numerosas mesas redondas de temas relacionados con los problemas económicos que padecen las mujeres. 

"Finalmente, aunque es verdad que creía que la intención era buena y estoy de acuerdo con que la transparencia salarial es importante, creo que la política propuesta no iba a producir los resultados esperados", explicó Trump en un comunicado. "Esperamos con interés seguir trabajando con la EEOC  (Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de EEUU), la OMB (Oficina de Administración y Presupuesto), el Congreso y todas las partes interesadas en políticas para eliminar la brecha salarial de género".

Una fuente de la Administración contó al  Wall Street Journal que esta iniciativa de Obama era "realmente molesta". "No creemos que realmente fuese a ayudarnos a recopilar información sobre discriminación laboral y salarial", asegura Neomi Rao, de la Oficina de Información y Control de Normas. En un documento publicado el martes, Rao citó ciertas preocupaciones relacionadas con cuestiones de privacidad y confidencialidad, así como la carga de papeleo asociada a la recogida de todos esos datos.

Bajo la propuesta de Obama, las compañías con más de 100 trabajadores deberían empezar a dar información más detallada a la  Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo a partir de 2018. Algunos de los requisitos establecidos iban a entrar en vigor el próximo mes. El anterior presidente había firmado una orden ejecutiva en el aniversario de la llamada ley Lilly Ledbetter Fair Pay, una ley sobre igualdad salarial que Obama firmó en 2009, que da a los empleados hasta 180 días para presentar demandas después de recibir un sueldo discriminatorio.

Ivanka no sorprende a nadie

Grupos de mujeres criticaron rápidamente la revocación de la propuesta y señalaron a Ivanka Trump, puesto que siempre ha dado su apoyo explícito a la igualdad salarial. "En base a todo lo que hemos visto hasta ahora, no sorprende que Ivanka, autoproclamada defensora de las mujeres, les dé ahora la espalda cuando le conviene a ella o a su padre", protesta Alexandra De Luca, portavoz de Emily's List, un grupo demócrata que trabaja para elegir en las urnas mujeres favorables al derecho al aborto.

"Ella es tan culpable de esta agenda implacable contra las mujeres impulsada por esta Administración como cualquiera en la Casa Blanca", añade.

Fatima Goss Graves, presidenta y consejera ejecutiva de National Women's Law Center, dijo que lo que acababa de hacer el Gobierno es "un ataque frontal contra la igualdad salarial". "La decisión de la Administración envía un mensaje claro a los empresarios: si quieres ignorar las desigualdades salariales y ocultarlas, tienes el apoyo de esta Administración".

También aludieron a Ivanka Trump en Twitter, rescatando un tuit publicado el Día de la Igualdad Salarial en abril en el que la hija del presidente decía: "Las mujeres merecen cobrar lo mismo por el mismo trabajo".

Ivanka Trump, que publicó este año un libro titulado Mujeres que trabajan, se ha comprometido a avanzar en los problemas de las mujeres en la Casa Blanca, pero hasta ahora ha mostrado un progreso mínimo. Al parecer, está intentando promover un crédito fiscal por hijo en el próximo debate sobre reformas tributarias en el Congreso, pero ha sido criticada por los grupos progresistas por no ir lo bastante lejos en su propuesta hasta ahora.

Trump participó junto a su padre en un discurso sobre la reforma fiscal en Missouri el miércoles, en el que el presidente dijo que espera que un paquete de reforma se destine a abordar los costes del cuidado de los niños. "Eso es lo que importa a Ivanka Trump", dijo el presidente. "Es muy importante para mi hija, una de sus mayores creencias".

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha