eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Jeremy Corbyn se arrepiente de haber llamado "amigos" a Hamás y Hizbolá

El líder laborista dice ante un comité parlamentario que ahora no utilizaría las mismas palabras

Varios miembros importantes de la formación han sido acusados de antisemitismo y el partido se ha visto obligado a abrir una investigación

- PUBLICIDAD -
Corbyn dispuesto a hablar con los opositores a su liderazgo en el Partido Laborista

Corbyn, a la salida de su domicilio de Londres. EFE

Jeremy Corbyn ha dicho a los diputados que están investigando las acusaciones de antisemitismo en el Partido Laborista que se arrepiente de haber llamado "amigos" a los miembros de Hamás y Hizbolá. En su declaración ante una comisión parlamentaria de Interior este lunes, el líder laborista dijo que había usado esta frase para describir a esos grupos radicales durante una reunión en el Parlamento en 2009.

"El lenguaje que utilicé en la reunión fue, efectivamente, aquí en el parlamento y fue para animar la reunión y continuar avanzando, para fomentar que hubiera un debate sobre el proceso de paz", explicó. Cuando se le preguntó si todavía ve a Hamás y Hizbolá como "amigos", el líder laborista contestó tajante: "No. Utilicé lenguaje inclusivo que ahora preferiría no haber utilizado. Me arrepiento de haber usado esas palabras, por supuesto".

Sus comentarios coinciden durante las sesiones del comité que investiga el antisemitismo dentro del partido. En los últimos ocho meses se han incrementado las acusaciones de prejuicios contra la población judía por  Ken Livingstone, un diputado y otros miembros del partido.

Corbyn también se mostró arrepentido por sus palabras la semana pasada durante una rueda de prensa en la que presentaron un informe interno del partido sobre antisemitismo, las cuales provocaron polémicas acusaciones de que estaba haciendo un paralelismo entre Israel y el Estado Islámico.

El líder laborista dijo de la semana pasada que los judíos "no eran más responsables de los actos de Israel" de lo que lo eran los musulmanes de "varios supuestos estados islámicos u organizaciones". Corbyn quería referirse a estados con un carácter islámico dando ejemplos como Arabia Saudí, Pakistán, Irán o Hamás en Gaza.

"A posteriori, hubiera estado mejor y muchas cosas estarían mucho mejor vistas a posteriori, como muchos de los que estamos en esta mesa sabemos, si hubiera dicho países islámicos en vez de estados", dijo Corbyn ante el comité de investigación.

El líder laborista también chocó con uno de sus propios parlamentarios en torno a las acusaciones de que la corriente laborista Momentum ha perseguido a aquellos que han intentado sacar el tema en el partido. Chuka Umunna cuestionó a Corbyn por las actividades de Momentum, calificándoles de "partido dentro del partido". Umunna dijo que él estaba trazando "una correlación directa y una relación de causalidad entre algunos de los actos de antisemitismo que habíamos visto en el Partido Laborista y las actividades de Momentum".

"Una de las cosas que hemos encontrado más insultantes en este problema del antisemitismo en nuestro partido es la sugerencia de que yo u otro miembro de nuestro partido ha planteado esta cuestión porque de alguna manera somos unos blairistas resentidos", ha protestado.

Corbyn contestó que el líder de Momentum, Jon Lansman, ha sido "muy firme" en los asuntos de antisemitismo y racismo. "Momentum es un sitio donde mucha gente ha entrado en actividad política por primera vez, o ha regresado a la actividad política, donde se están movilizando en los asuntos de la vivienda, el transporte, los salarios y muchos, muchos otros asuntos. ¿Sin ninguna duda este grado de implicación política no es algo bueno?", se preguntó Corbyn. "Nadie debería ser criticado por plantear inquietudes sobre el racismo en cualquier momento o en cualquier encuentro", añadió.

El caso Ken Livingstone

Preguntado por las declaraciones de Ken Livingstone en las que aseguraba que Hitler defendió el sionismo, Corbyn dijo a los parlamentarios: "Ken Livingstone hizo unas declaraciones que son completamente inaceptables y erróneas". Dijo ante el comité independiente que estaba alarmado por las informaciones sobre comentarios antisemitas hechos por miembros del Partido Laboristas desde su elección como líder en 2015. Explicó que el comité disciplinario del partido tomó las medidas adecuadas y suspendió a menos de 20 activistas mientras se investigaban los casos.

Sobre si alguna vez había presenciado antisemitismo durante el tiempo que ha estado en el partido, Corbyn dijo que sí, pero que hacía mucho tiempo y no en su circunscripción de Islington Norte. Dijo que estaba "satisfecho" por la reincorporación como laborista de la vicepresidenta de Momentum, Jackie Walker, que fue suspendida a principios de este año después de decir que los judíos eran los "los jefes financieros de la trata de esclavos".

"Jackie Walker es una mujer con herencia jamaicana y herencia judía europea", apuntó. "Creo que es alguien que entiende profundamente los problemas del racismo que le han afectado a ella y a su familia". El antiguo viceministro tory Tim Loughton cuestionó a Corbyn por las opiniones de su director de comunicación, Seumas Milne. Loughton señaló que Milne había "alabado a Hamás por su espíritu de resistencia" en una manifestación y "coreó que no debían descomponerse". Corbyn dijo que no sabía nada de ese incidente.

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha