eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Un célebre chef francés pide renunciar a sus tres estrellas Michelin

Sébastien Bras es uno de los 27 chefs franceses que encabezan la clasificación de la guía de restaurantes Michelin, pero ha pedido que su restaurante Le Suquet salga de la guía para escapar de la histeria de las constantes evaluaciones 

En 2005, el parisino Alain Senders –uno de los pioneros de la nouvelle cuisine–sorprendió al mundo culinario al devolver sus tres estrellas

- PUBLICIDAD -
Sébastien Bras, de 46 años, está al frente del célebre restaurante Le Suquet en Laguiole renuncia a la estrella Mihelin por la presión de ser juzgado por cada plato.

Sébastien Bras, de 46 años, está al frente del célebre restaurante Le Suquet en Laguiole renuncia a la estrella Mihelin por la presión de ser juzgado por cada plato.

Uno de los chefs más famosos de Francia, cuyo restaurante lleva casi 20 años con tres estrellas Michelin, ha pedido salir del prestigioso ránking para evitar la presión de ser juzgado por cada plato que sirve.

Sébastien Bras, de 46 años, está al frente del célebre restaurante Le Suquet en Laguiole, que el miércoles anunció su deseo de ser excluido de la biblia gastronómica francesa. En su restaurante los comensales degustan productos locales ante imponentes vistas de la meseta de Aubrac, en la región francesa de Aveyron.

Michelin comunicó que es la primera vez que un chef francés pide salir de la guía de restauración de esta manera, sin que vaya de la mano de un traslado o un cambio en el modelo de negocio.

Bras dijo que quiere poder cocinar platos exquisitos sin tener la histeria de las evaluaciones ni la ansiedad que provocan los críticos de cocina anónimos de Michelín, que pueden presentarse en su restaurante en cualquier momento.

Los jueces de la guía Michelin han descrito Le Suquet en varias ocasiones como un restaurante tan bueno que te “hechiza”.

Bras, ataviado con el uniforme de chef, anunció por Facebook su decisión en un  vídeo con el paisaje local de fondo. “Hoy, a mis 46 años de edad, quiero darle un nuevo significado a mi vida… y redefinir lo esencial”. 

Dijo que su trabajo le había traído mucha satisfacción, pero que las tres estrellas Michelin que le fueron otorgadas en 1999 también conllevan mucha presión. Pidió seguir con su trabajo con una mentalidad libre y con serenidad, lejos del universo de las clasificaciones, sin tensión. Expresó su deseo de salir de la guía a partir del año que viene.

“Te inspeccionan dos o tres veces al año, nunca sabes cuándo. Cada plato que sale puede ser inspeccionado. Eso significa que cada día, uno de los 500 platos que salen de tu cocina puede ser juzgado”, dijo a AFP  para explicar su decisión. Bras heredó de sus padres los fogones del restaurante familiar hace diez años.

“Puede que vaya a ser menos famoso, pero es algo que acepto”, dijo Bras, añadiendo que seguirá cocinando productos locales excelentes. “Sin tener que especular sobre si mis creaciones serán del agrado de los inspectores de Michelin”.

Claire Dorland Clauzel, miembro del comité ejecutivo de la empresa de neumáticos, dijo en reacción a la decisión de Bras: “La tenemos en cuenta y la respetamos”. Expresó que la petición no se traducirá en la salida automática de Le Suquet de la lista, y que tendrá que ser estudiada.

Bras dijo que, como todos los chefs, tiene muy presente a Bernard Loiseau, el aclamado chef francés que se suicidó en 2003, hecho que ha sido relacionado con los rumores que circulaban sobre que iba a perder su tercera estrella Michelin.

Bras es uno de los 27 chefs franceses que encabezan la clasificación de la guía de restaurantes Michelin. No es el primero chef en salir del mundo competitivo de las estrellas Michelin. Sin embargo, otros lo han hecho por cerrar o por realizar un cambio radical a sus restaurantes.

En 2005, el parisino  Alain Senders –uno de los pioneros de la nouvelle cuisine– sorprendió al mundo culinario al devolver sus tres estrellas, aludiendo a que los comensales se mostraban reacios al lujo excesivo. Volvió a abrir el restaurante más tarde con otro nombre, con un menú más sencillo y a una fracción de los precios antiguos.

En 2008, el chef con tres estrellas Olivier Roellinger cerró en Bretaña su restaurante de lujo en el pueblo pesquero de Cancale, alegando querer un vida más tranquila.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha