eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Podemos, por una mayoría democrática

118 Comentarios

No dudamos de la complejidad del actual momento político en nuestro país. Pero hay un presupuesto que los tres grandes partidos minoritarios deberían asumir. Mas allá de sus razonables discrepancias y de los respectivos programas de cambios sociales y políticos mas o menos radicales, deberían coincidir en un objetivo común y urgente y, por tanto, inaplazable: bajo ningún concepto o razón deben permitir, por la salud democrática del país y la salvaguarda de los derechos y el bienestar de los ciudadanos, que vuelva a gobernar el Partido Popular. Es tanto el daño que este partido y su Gobierno han hecho a las instituciones públicas y al ordenamiento democrático en todos los ámbitos que, cualquiera que fuese el partido que por una razón u otra favoreciese su continuidad en el Gobierno, merecería el máximo reproche y un duro castigo electoral.

Prestemos una especial atención a Podemos, que ahora se alinea con una fuerte cerrazón a la izquierda. Conviene tener presente su planteamiento ante las elecciones del 20D. El prólogo de su programa sostenía que "en democracia, el debate y la discrepancia son la norma y no la excepción". ¿Por qué no lo aplican en el actual proceso negociador?

Pero, además, dicho prólogo padece de un exceso que vicia su actual posición. El programa estaba preparado "para ganar las elecciones" o para "tomar las riendas del Gobierno de nuestro país". Dicho presupuesto no se ha cumplido pues alcanzaron el 20,66% de los sufragios. El proyecto, sin duda, era en exceso ambicioso para un partido con apenas dos años de historia, por mas que haya obtenido un amplio respaldo popular.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Lo demás, “merde”

La corrupción, tal y como se muestra en la realidad más actual, desbordándolo todo y a todos, no sólo es un modo de latrocinio, es un amplio marco de contravalores profundamente anclados a las estructuras más icónicas de nuestro país. Se trata de un modelo cultural que prima los resultados y desprecia cualquier planteamiento ético. Hay toda una sociología de la corrupción que considera a ésta como un auténtico mecanismo de movilidad social, de salto de clase, una especie de fortuna a la que se puede tener acceso sólo desde una presencia activa, oportunista e inmoral. Tanto es así, que cuando un posible corrupto es objeto de investigación, no son pocas las muestras de solidaridad que suscita. Esas muestras de solidaridad son, sin lugar a dudas, parte del conglomerado cultural que posibilita la corrupción. 

Quizá uno de los casos más hirientes de esta solidaridad con los investigados por corrupción, sea el de los nuevos reyes de España, a propósito de los mensajes interceptados entre estos y el investigado López Madrid, a cuenta del gasto de los más de 30.000 euros de su tarjeta black.

Las palabras de ánimo y aliento de la reina Leticia hacia el yerno de Villar Mir no dejan lugar a dudas. "Nos conocemos…" ¿Qué es lo que conocen? ¿Hasta que punto llega la amistad y la confianza para que el conocimiento entre estos amigos justifique semejante acto de solidaridad? "… nos queremos…" ¿Acaso el afecto atenúa la responsabilidad pública del posible corrupto y de quienes se solidarizan con él? ¿Es el afecto de las personas con poder e influencia un parámetro admisible a la hora de arropar a quienes están acusados de corrupción? "… nos respetamos…" ¿Pero qué es lo que la reina Letizia dice respetar cuando muestra este cariño a quien ha sido encausado por corrupción? ¿Respeta a la persona? Pero no sólo, porque ese respeto lo expresa la reina tras una acusación. ¿Es que nos está diciendo que respeta también la acción, qué no es punible, que no es condenable?

Seguir leyendo »

La Unión Europea olvida su pasado

“Don't come to Europe” o “No vengáis a Europa”. Esta frase, pronunciada el pasado 4 de diciembre por el Presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, se suma a las actuaciones de algunos gobiernos como el danés -que ha puesto anuncios intimidatorios en la prensa libanesa y anunciado que “confiscará” los ahorros a los refugiados- y también al acuerdo preliminar al que han llegado la Unión Europea y Turquía para la crisis de refugiados. El resultado está siendo un duro golpe a la idea original del proyecto europeo.

Naciones Unidas ha tenido que recordar que "la expulsión colectiva de extranjeros está prohibida bajo la Convención Europea de Derechos Humanos" y que "un acuerdo que sea equivalente a un retorno en bloque de todos los individuos de un país a un tercer país no es acorde a la legislación europea, ni acorde a la legislación internacional".

Con esta postura la UE no solamente está incumpliendo su propia legislación comunitaria, algo ya de por sí tremendamente grave; sino que está pecando de desmemoria con su historia y hace un flaco favor a los ideales con los que se le identifica en el mundo.

Seguir leyendo »

Cuando el pacto deviene en blindaje

29 Comentarios

El pacto del PSOE con Ciudadanos reviste especiales características que, poco a poco, se van revelando a medida que pasa a cumplir nuevas funciones. El texto de un acuerdo tan prolijo y tan detalladamente elaborado, en cuya redacción los dos partidos, según confiesan los equipos negociadores, se emplearon a conciencia -¡quién lo diría mientras aún se confiaba en que fuera verosímil la posibilidad de un pacto por la izquierda!- no se limita a ser el objeto de consenso entre dos partidos que pactan apoyar al candidato socialista a la presidencia del gobierno, sino que dicho acuerdo desempeña otras funciones antes no explicitadas, una vez pasado el capítulo de una investidura que se pronosticó imposible a la vista de las circunstancias concurrentes. Entre esas funciones hay una que destaca sobremanera en la nueva fase política, la que ha quedado abierta hasta el próximo 2 de mayo como fecha límite para convocar nuevas elecciones si entretanto no hay otra propuesta de investidura que pudiera resultar exitosa, y esa función no es otra que la de servir de blindaje al mismo PSOE -autoblindaje, podemos decir- para bloquear toda posible deriva a un pacto por la izquierda que, por fuerza en tal caso, habría de contar con Podemos.

A sangre y fuego, como se diría en épocas de cultura épica y mentalidad heroica, fue rubricado el pacto que Pedro Sánchez, como Secretario General del PSOE, y Albert Rivera, como líder de Ciudadanos, firmaron en el Congreso de los Diputados con sobredosis de ritual. Muchos pudieron pensar que la ceremonia era de una ostentación excesiva, mas eso era plausible como apreciación crítica si sólo se tenían en cuenta las inmediatas sesiones de investidura. Si, por el contrario, se constata ahora que el pacto había de tener un más largo recorrido por caminos otrora inescrutables, entonces se entiende mejor la sobreactuación en la sala Constitucional del Congreso. Se estaba firmando una estrecha alianza para acometer sin fisuras la procelosa etapa que habría de venir. Ello exigía que el pacto, por más que contuviera elementos de factura neoliberal -además del espinoso tema de la supresión de las diputaciones provinciales-, muy hábilmente introducidos por Ciudadanos en el documento que el PSOE también asumiría como propio, quedara sellado para el futuro inminente como documento inamovible. No se iba a decir a los interlocutores de izquierda que no había nada que hablar, pues eso sería más que incorrecto, pero sí parece que estaba previsto que el pacto firmado operara como dique compacto para frenar todo deslizamiento hacia la izquierda, salvo la hipótesis de que desde esa izquierda plural alguien lo acepte, con algún añadido para dar cobertura a la correspondiente abstención.

Ahora se puede entender que el pacto en cuestión se ofreciera en bloque a Podemos, Compromís e IU, en una especie de oferta de todo o nada, amparada en que el acuerdo puede enriquecerse, mas no modificarse en nada sustancial -según parece, ni siquiera en la ya mencionada controvertida cuestión de las diputaciones, por más que muchas voces oficiales del PSOE montaran en cólera por el asunto-. Fraguado con la derecha -nunca se ha dejado de reconocer que Ciudadanos es derecha-, el pacto se presenta, antes y después, a una izquierda que para nada ha participado en su gestación, por lo que no cabe esperar que sin más lo acepte. El pétreo dique funciona: no hay acercamiento en serio a una izquierda a la que por otra parte se le acusa de mantener a Rajoy en el gobierno por coincidir con el PP al votar "no" a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno. La acusación en este sentido, no por mucho enunciarse gana más credibilidad, y en todo caso se mueve en un nivel de análisis político que se sitúa bajo mínimos, redundando en considerar al mismo parlamento como mero lugar de sumas y restas de votos como si fueran productos mecánicos sin significado político. Ni siquiera declarado eso en relación a Podemos, tal cual insistentemente se dice para supuestamente poner a ese partido contra las cuerdas de la contradicción que se le achaca, gana fuerza como argumento serio.  Lo sabe la misma ciudadanía, la cual, por otra parte, puede sentirse más que incómoda con gestos y palabras de Pablo Iglesias dentro y fuera del hemiciclo que, amén de ser innecesarios para reforzar las posiciones políticas de Podemos, las opacan con el desplazamiento a delicadas cuestiones que no merecen ser tratadas con insidiosas alusiones a la "cal viva" que en su día fue arrojada sobre los cadáveres de presuntos etarras que fueron asesinados contra todos los principios que deben imperar en un Estado democrático de derecho. Desafortunadas alusiones de Pedro Sánchez a las opiniones vertidas por Iglesias con motivo de la salida de prisión del dirigente abertzale Otegi no justificaban traer a colación una impertinente asociación de ideas entre la figura del presidente González y los GAL y sus prácticas, calificadas como de "terrorismo de Estado". Todo ello tensó el debate de la manera más perjudicial de cara a retomar conversaciones en verdad encaminadas a procurar el pacto de izquierda por el que muchos hemos abogado.

Seguir leyendo »

El PSOE que apoyó a Ahora Madrid y abrió el camino del cambio

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se saludan al término de la sesión de investidura.



El pasado 13 de junio, el Partido Socialista de Madrid apoyó un Gobierno de cambio. Un apoyo a la posibilidad de revisar la deuda de la ciudad, de garantizar el derecho a la vivienda, de realizar campañas sanitarias en favor de todos los ciudadanos y de impulsar la participación directa. En ese momento, muchos de nosotros y nosotras, muchas de las ciudadanas de Madrid, sentimos la generosidad del PSOE y su capacidad de entender el momento y la ciudad en la que vivimos.



Cuando, a nivel estatal, ese mismo PSOE habla de Madrid como un ejemplo de generosidad y exige a las fuerzas del cambio que se comporten de la misma manera en el Congreso, tenemos que recordar que eso es exactamente lo que han hecho. Lo que ha hecho, primero, Podemos con una oferta de Gobierno conjunto y, luego, IU-UP, con una mesa de negociación a cuatro bandas, con el fin de llegar a acuerdos, a la que se sumaron tanto Podemos como Compromís. Ese camino, sensato, abierto y razonable se puso en cuestión cuando el PSOE firmó un acuerdo con Ciudadanos vinculado a un programa de Gobierno que pervierte lo mejor del partido socialista. Ese que ha llegado acuerdos con Ahora Madrid y con el que cooperamos cada día. Ese que, creemos, enorgullece a muchos y muchas votantes socialistas en nuestra ciudad.



El "interés general" al cual el PSOE apela tiene, además, muchas interpretaciones: mientras que para algunos está en el libre mercado, para otros se encuentra en la capacidad de decidir sobre los asuntos comunes y en la posibilidad de tener una vida digna. Pero nunca el interés general se encuentra en la gobernabilidad, es decir, en la existencia de un Gobierno a toda costa; la política es siempre de partes en conflicto y cooperación. El "Gobierno a toda costa" no resuelve los problemas políticos a través de la mera gestión de lo existente, sino que los camufla. Sería equivalente a decir que era más razonable un gobierno del PP en Madrid para evitar cualquier otra situación de bloqueo. Lo que significaría, entonces, que las políticas de recortes y endeudamiento seguirían gobernando en nuestra ciudad y eso –coincidiremos tanto el PSOE como AM– habría ido directamente en contra del interés general.

Seguir leyendo »

La feminización de la precariedad laboral y de la pobreza

La feminización de los cuidados, de algunos sectores laborales y de la pobreza son indicadores de que aunque se ha avanzado mucho en la lucha por la participación de la mujer en pie de igualdad con el hombre en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona, aún quedan reminiscencias del sistema patriarcal que tenemos interiorizado.

Una de las lacras más evidentes para las mujeres en España es la violencia machista. El Informe del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas de 2015 Sexto informe periódico de España 20/07/15 no sólo ha valorado que se vulneran los derechos humanos en España por ese tema, sino que existe otra lacra que es la desigualdad de género en los puestos de decisión y en los salarios. La brecha salarial entre hombres y mujeres en España que es de un 24%, la más alta de los últimos años, según el último Informe del día por la igualdad salarial de UGT. Además, esa brecha se perpetua y acrecienta a medida que se analizan tramos de mayor edad, por lo que se da una doble discriminación en el ámbito laboral a las mujeres mayores.

Si nos ponemos las gafas moradas para poder ver la realidad con perspectiva de género y analizamos el sector de los servicios sociales en España, podemos observar como existe una doble vertiente de la mujer en la que está sobrerrepresentada como trabajadora y como usuaria del sistema. 

Seguir leyendo »

Empezar por lo urgente

Imagen de archivo de brazos emulando el símbolo feminista a la llegada de la marcha del 8 de marzo a la Puerta del Sol. \ Mercedes Domenech

Este es nuestro primer 8 de marzo en las instituciones, y llegamos a ellas sin terminar de llegar. Todavía no hay gobierno, no hay investidura, y Congreso y Senado funcionan sólo a medio gas. Se constituyeron las comisiones de Igualdad tanto del Congreso como del Senado, y corrimos a formar parte de ellas. Los días pasan y aunque seguimos sin gobierno, el trabajo pendiente es ingente y apremiante. Así que hemos decidido empezar a trabajar, y empezar por el lugar más urgente, por donde más duele: la violencia machista. El extremo del sistema partriarcal.

Desde principios de este año ha habido en España once asesinatos machistas según datos oficiales del Ministerio del Interior; dieciocho si incluimos a niñas y a mujeres asesinadas fuera de relaciones afectivas (según feminicidio.net). Este dato dramático es una constante, y contamos ya más de 800 asesinatos machistas en España en los últimos 12 años. Esta es, pues, una violencia que no cesa ni remite si no se la combate. Y el combate está siendo claramente insuficiente. 

Seguir leyendo »

Cifuentes Ruiz-Gallardón

Crfistina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid.

"No viene usted solo. Le acompaña un pasado. Estaba usted entre lo que aplaudían la política que nos arruinó. Para gustos están los colores; y a usted le gustaba. Nunca la ha condenado; ni siquiera la ha criticado. No la veía mal".

Mariano Rajoy Brey. 4 de marzo de 2016. Congreso de los Diputados.

Seguir leyendo »

Nuestro paciente hoy es la Sanidad

Durante años, quienes tenían la responsabilidad de cuidar al sistema sanitario madrileño como si de un paciente se tratara han hecho una auténtica dejación de sus responsabilidades y han consentido, cuando no impulsado que síntomas como el ánimo de lucro, la indolencia y el despilfarro se cronifiquen en él. Urgencias colapsadas, listas de espera inasumibles, médicos de familia con seis minutos por paciente, gerencias y directivos politizados, profesionales cuya formación depende de la industria farmacéutica, investigadores emigrados, camas cerradas, casi 7.000 profesionales menos, deudas millonarias en ladrillos…son los síntomas de una enfermedad a la que la voluntad política no ha puesto tratamiento, ya por incompetencia o, sencillamente por mala fe.

Las estimaciones más optimistas calculan una pérdida de unos 64.000 millones lo que nos ha costado la corrupción a nivel nacional

Mientras la medicina avanza día a día al ritmo inexorable que impone la ciencia, siendo capaz de curar cada vez a más pacientes, decisiones políticas equivocadas han hecho que el sistema sanitario madrileño, que debería acompañar esa evolución científica se haya convertido en un auténtico tapón para la misma. Estas políticas han nadado a contracorriente de lo que la expansión médica imponía y han deteriorado la salud del propio sistema, la que a la postre cuida de la salud de todos nosotros. Mientras somos capaces de curar a más individuos, implantamos políticas que son capaces de reducir la salud de toda la población.

Seguir leyendo »

Soñar con una Europa unida y democrática

Tras la presentación del movimiento DiEM25, once representantes de los Verdes, incluidos el portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo y dos eurodiputados, enviaron a DiEM25 una carta abierta dando la bienvenida a su nacimiento y proclamando la necesidad de tender puentes en la lucha por una Europa más democrática, sostenible, humanista y abierta. Esta es la respuesta de Yanis Varoufakis.

Queridos Jóvenes Verdes Europeos, Querido Florent, Julien, Karima, Michel, Rui, Vedran, Adam, Laura, Teo, Zakia, Patrick:

Tenéis razón. Soñar con una Europa unida, democrática, es nuestra única arma contra un continente dividido, autoritario y potencialmente oscuro.

Seguir leyendo »