eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Tiempos de izquierda, tiempos de democracia: 20D

Estos últimos dos años se ha producido una desorientación teórica considerable en la izquierda española que ha calado en las prácticas políticas, las propuestas programáticas y los discursos. Hoy que el fascismo avanza camuflado de populismo por Francia y otros países de Europa, hoy que en nuestro país estamos a las puertas de una elecciones generales cuyos sondeos todavía encabeza la derecha, es hora de afrontar esta cuestión de manera directa.

Durante décadas ha dominado en nuestro bipartidismo patrio lo que vino en llamarse el sentido común neoliberal. Englobando diversos dogmas se trataba de convencer a la población de que no había alternativa a lo existente.

La renovación democrática que supuso el 15M fue un soplo de aire fresco en las resistencias al neoliberalismo, resistencias que llevaban tiempo batallando muy solas. Otro sentido común, desde unos valores democráticos y transformadores, se plantó en las plazas de todo el país y asombró al mundo.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Claroscuros sobre la Cumbre del clima

“Too late, too small” (demasiado tarde, demasiado perqueño). Podríamos hacer buena esta máxima aplicada a todas las cumbres sobre el clima. Pero esta vez ha sido algo diferente. Aún recuerdo, a la vuelta de la cumbre de Copenhague , con Juantxo López de Uralde entre rejas, escribía una carta de decepción, después de participar en aquella cumbre.

Hoy podemos hablar de acuerdo insuficiente, pero en el acuerdo hay algo distinto de lo que ha existido hasta el momento. Hay una asunción que no se puede superar los 2ºC de incremento de la temperatura respecto a los niveles preindustriales (ya la hemos incrementado en 0,8ºC), y que no deberíamos superar los 1,5ºC para garantizar un normal desarrollo de la vida humana. Estamos diciendo, a nivel global y por primera vez que los compromisos presentados por mas de 180 paises son insuficientes, y que hay que revisarlos (en el periodo del 2017 al 2025). Todos los paises deberán enviar unos objetivos, que seran públicos y evaluables.

El acuerdo llega tarde ya que la temperatura del planeta ya ha subido 0,8 grados respecto a los niveles preindustriales, y las emisiones que hoy se están produciendo van a acumular los daños del efecto invernadero. Y es pequeño, ya que los 100.000 millones (el 10% del PIB Español) de euros comprometidos anualmente, no dejan de ser una cantidad ridícula si se compara con el principal reto que tiene hoy la humanidad o con lo que se gastan las empresas en un solo año en invertir en prospecciones petrolíferas (692.000 millones). Pero sin lugar a dudas, esa cifra, sumada a la asunción del reto, hace que por primera vez podamos empezar a desarrollar políticas y a exigirles a nuestros gobiernos.

Seguir leyendo »

Herramientas para la democracia: Abriendo la participación

¿Cómo  es la deliberación en los procesos participativos en el territorio? ¿y en el ámbito digital? ¿son mejorables? ¿de qué manera? ¿podemos eliminar, a  través de la participación, la representatividad? ¿cómo repercuten la  deliberación y la toma de decisiones en el modelo de democracia directa?

Desde hoy, 15 de diciembre hasta el jueves 17 tendrán lugar en Medialab-Prado las jornadas 'Herramientas para la democracia: Abriendo la  participación', donde acudirán relevantes personalidades nacionales e internacionales en el ámbito del desarrollo colaborativo, la inteligencia colectiva y la participación digital: Mark  Klein, Cato Léonard, Ettiene Turpin o el instaurador de los  presupuestos participativos en Islandia Gunnar Grimsson. Además se llevarán a cabo talleres abiertos a la ciudadanía donde poner en común para mejorar este tipo de herramientas y procesos. 

Parece que nos encontramos en un momento de transformación de nuestro marco político, esto significa muchas cosas, entre otras, la apertura de ventanas hacia una verdadera cultura de la participación en nuestro territorio. Sí. La participación ciudadana es dependiente del marco político en el cual se desarrolla, por ser este el que determina si hay, o no, un espacio formal para su reconocimiento que le otorga un poder vinculante a las decisiones que resultan del proceso participativo

Seguir leyendo »

Tres retos políticos para Europa: Refugiados, terrorismo y Brexit

El Consejo Europeo de este viernes y sábado afronta los desafíos de carácter político más importantes que tiene en estos momentos la Unión Europea: la amenaza del Estado Islámico, la crisis de los refugiados y las exigencias de Cameron para no irse de la Unión Europea.

Esta es la valoración que hacemos quienes suscribimos, miembros del Consejo de Asuntos Europeos de la Fundación Alternativas:

Es realmente vergonzosa la pasividad de la Unión Europea ante la crisis de los refugiados, y la lentitud en la implementación de sus propias decisiones como lo demuestra el hecho de que, a primeros de diciembre,  solamente se habían reubicado 169 de los 160.000 refugiados que la Unión Europea se había comprometido en septiembre a acoger y repartir entre los Estados Miembros (de los 800.000 que han llegado a Grecia e Italia este año). Casi 3.500 personas han muerto o desaparecido este año en el Mediterráneo, y entre ellas se calcula un 20% de niños.

Seguir leyendo »

Copenhague reloaded

Con el final de la Cumbre de París han arreciado los titulares triunfalistas que califican el acuerdo alcanzado como "histórico". Esta vez se han escuchado pocas voces críticas, a pesar de que el acuerdo es manifiestamente insuficiente. Quizás la falta de esperanzas en conseguir un acuerdo verdaderamente ambicioso que ponga freno al cambio climático sea la razón que explique el conformismo que se respira con el texto alcanzado en París. Vaya por delante que no comparto ese diagnóstico tan complaciente. Al contrario, considero que los agujeros en el texto de París, consecuencia de las presiones constantes de los 'lobbies' de los combustibles fósiles han descalabrado lo que podía haber sido efectivamente un buen acuerdo.

No podemos sentirnos complacidos por el mero hecho de que se haya acordado que las temperaturas medias globales no deban subir de los 2 º C, porque ese  compromiso ya lo alcanzaron en 2009 en Copenhague los líderes mundiales, y ya entonces denunciamos aquel acuerdo como un fracaso cuya denuncia a algunos nos costó unos días de prisión….Cinco años después no podemos dar como bueno lo que en 2009 denunciamos, por más que se haga esta vez una referencia más ambiciosa a los 1,5 º C, aunque eso sí, solo cuando sea posible.

En cuanto a los compromisos para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero adoptados por cada país, no ha habido avances significativos durante la Cumbre. Ya antes de que esta comenzara, los propios cálculos de Naciones Unidas hablaban de que en ningún caso con los compromisos adquiridos por los gobiernos de los países se podía garantizar que el aumento de la temperatura se mantuviera por debajo de los 2 º que recomienda la comunidad científica. Entonces, si no se avanzado en París hacia compromisos más ambiciosos, ¿cómo podemos estar satisfechos con lo que hay sobre la mesa? En todo caso, si esos compromisos insuficientes se incumplen, tampoco habrá sanciones.

En esas condiciones, y sin posibles sanciones, será muy difícil exigir el necesario cumplimiento de los compromisos adoptados por los países



El cambio climático es un problema de primer orden. A pesar de su ausencia de la agenda política, cada vez es más difícil obviarlo porque las realidad es tozuda y las evidencias son cada vez más fuertes. Y también sabemos que está causado por la actividad humana, fundamentalmente por la quema de combustibles fósiles. Sin embargo la referencia a ese objetivo de eliminar el uso de combustibles fósiles también se ha omitido del acuerdo, y que se ha quedado en un texto genérico sobre la necesidad de que las emisiones no superen a lo absorbido por los sumideros de carbono, dejando con ello la puerta abierta al continuado uso de combustibles fósiles, aunque eso sí, acompañados de tecnologías de captura de carbono. Así pues el lenguaje del texto omite la necesidad de prescindir de los combustibles fósiles, una reivindicación imprescindible.

En principio el acuerdo es vinculante, pero el acuerdo adoptado es vinculante, pero no  los objetivos nacionales de reducción de emisiones. En esas condiciones, y sin posibles sanciones, será muy difícil exigir el necesario cumplimiento de los compromisos adoptados por los países. De hecho se nos antoja imposible esa posibilidad. Y nos queda por delante el largo proceso de ratificación para su entrada en vigor, que en el caso del protocolo de Kioto se alargó durante nada menos que 5 años.

Ya en la Cumbre de Río de Janeiro en el año 1992, los jefes de estado y de gobierno mundiales reconocieron la gravedad del cambio climático y la necesidad de actuar. Sin embargo el tiempo sigue pasando y la situación se agrava año tras año. Espero estar equivocado, y lo reconoceré con satisfacción si así fuera, pero a día de hoy el acuerdo de París no es el que va a frenar el cambio climático. La lucha debe continuar en la calle, en las instituciones y en los foros internacionales. Necesitamos mucha más ambición, y voluntad política. Seguimos.

Seguir leyendo »

Más allá del 20D: el futuro se juega en Europa

Como en toda campaña electoral asistimos a un desfile de promesas sobre las cuales, como un acto reflejo, nos preguntamos, ¿cómo se van a pagar? Esta reacción tan común, tal aversión a la deuda, a los gastos que no sean cubiertos por los ingresos, se ha forjado firmemente en nosotros por la experiencia corriente en la gestión del presupuesto familiar o de una empresa. La extrapolación de nuestra experiencia particular al funcionamiento de la economía como un todo, junto con la asimilación del Estado al nivel del resto de agentes económicos, es una facilidad cognitiva que nos induce a familiarizarnos con tales falsedades.

Este tipo de razonamientos lógicos son los que marcan la agenda política, que supedita la consecución de toda política a su adecuación con el equilibrio presupuestario. Quizás el abordar algo de luz sobre estas y otras cuestiones ayude a extender el tan acotado marco en que se encuentra enquistado el debate público, ayudándonos a reflexionar sobre lo que en este país parece un tema tabú, la estructura institucional del euro.

La arquitectura del euro divorcia la política monetaria de la política fiscal, en manos del Banco Central Europeo y de cada Estado miembro, respectivamente. La delegación de la soberanía monetaria y la imposibilidad de que el BCE financie a los Estados, tal y como prohíben sus estatutos, hace a la política fiscal dependiente de los ingresos que cada Estado por su cuenta y responsabilidad sea capaz de asegurarse. Cuando ocurre una caída de la actividad económica, la consecuencia inmediata es la alteración de la relación entre ingresos y gastos en el presupuesto, disparándose el  déficit. Ello implica que el espacio fiscal que permite operar a los Estados en busca de sus objetivos de política económica y social, queda a expensas de las demandas exigidas por los llamados mercados, que disciplinan toda desobediencia y neutralizan las elecciones democráticas mediante la subida del tipo de interés y del riesgo país.

Seguir leyendo »

Libia ha dejado de ser un país

23 Comentarios

Aunque de manera habitual todavía se habla de Libia como un país en el que existen dos gobiernos y dos parlamentos, el hecho cierto es que incluso eso es una mera ficción. Por un lado, el Congreso Nacional General (CNG), con base en Trípoli, no es reconocido por la comunidad internacional y, por el otro, la Cámara de Representantes, con sede en Tobruk, terminó su mandato el pasado 20 de octubre. Tampoco hay dos brazos armados enfrentados sino, más bien, varios centenares de milicias que solo obedecen, si acaso, a sus jefes naturales. Mientras tanto, las mafias que trafican con personas se frotan las manos en un escenario descontrolado en el que llevan tiempo moviéndose a sus anchas. El inquietante panorama se completa con la confirmación de que Daesh ya se ha asentado en el país, controlando unos 200 km. de costa a partir de su feudo en Sirte (desde febrero de 2015), lo que incluye localidades como Ajdabiya y rutas y terminales costeras de petróleo y gas. En su actual ofensiva violenta, para lo que cuenta con unos efectivos estimados en unos 3.000 combatientes, trata también de recuperar el control de la ciudad de Derna, una de sus iniciales posesiones en el este de Libia desde su activación en 2014 hasta que fueron expulsados de la ciudad en junio de este mismo año.

Por otra parte, ninguno de los esfuerzos diplomáticos realizados hasta ahora- cuando acaba de iniciar su actividad el nuevo representante especial del secretario general de la ONU, Martin Kobler- ha podido establecer un mínimo consenso entre los dos principales actores enfrentados. Su antecesor, Bernardino León procuró denodadamente acercar posturas entre los representantes de Trípoli y Tobruk para conformar un Gobierno de Acuerdo Nacional, pero fracasó irremediablemente tanto por la intransigencia de los segundos (tratando de aprovecharse de su condición de autoridad reconocida internacionalmente) como por la resistencia de los primeros a aceptar unas condiciones que consideraban sesgadas (de ahí las críticas posteriores contra el propio León, al conocerse la firma de su contrato con Catar, uno de los principales apoyos internacionales de Tobruk).

A las dificultades para poner de acuerdo a actores tan confrontados en el terreno político se une el hecho de que, hoy por hoy, no hay garantía alguna de que todos los actores armados vayan a aceptar lo que se pudiera lograr en algún momento en una mesa de negociaciones, en la que muchos de ellos no tienen posibilidad alguna de estar directamente representados. Además, tal como se ha comprobado en todos los intentos anteriores, tampoco hay manera de consensuar la creación de un mando militar unificado, bajo cuya autoridad deberían estar tanto las fuerzas antiislamistas comandadas por el general Jalifa Hifter (teóricamente sometido a las autoridades de Tobruk) como las de perfil islamista y tantas otras que se mueven en la órbita del CNG.

Seguir leyendo »

El cambio politico (también) llega al Reino Unido

La elección de Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista ha sido la mayor transformación de la política británica desde hace décadas: uno de los dos grandes partidos está dirigido por un histórico activista por los derechos sociales y por la paz, que rechaza tajantemente la siniestra herencia del llamado “Nuevo Laborismo” de Tony Blair. La sorprendente victoria de Corbyn frente a los candidatos del 'establishment' laborista ha sido posible gracias a una masiva movilización ciudadana, en la que se mezcla gente de su generación (tiene 66 años) y jóvenes politizados en las movilizaciones contra la austeridad, ansiosos por unirse a los aires de cambio político que se respiran en otros países de Europa. La gran mayoría de la militancia laborista apoya el proyecto de Corbyn, pero el grupo parlamentario sigue dominado por los herederos de Blair, que en muchos casos se niegan a aceptar que su partido ha cambiado y ellos han envejecido de repente, como decía El Roto en una brillante viñeta.

Esta compleja situación ha quedado patente en la votación en el Parlamento de la propuesta del Gobierno de David Cameron de bombardear posiciones de Daesh en Siria. Corbyn, miembro destacado de la coalición ciudadana “Stop the War”, se oponía a los bombardeos, argumentando que es imposible evitar que mueran civiles y que la única forma de terminar la guerra en Siria y destruir a Daesh es un proceso de paz. Unos días antes de la votación, la dirección laborista hizo una consulta por internet sobre qué postura deberían adoptar respecto a los bombardeos; respondieron más de cien mil personas, de las cuales más del 70% apoyaron la postura de Corbyn.

Este resultado reforzó la posición de Corbyn dentro de su partido y sirvió para limitar la magnitud de la rebelión parlamentaria: solo votaron a favor de los bombardeos 66 diputados laboristas (de 232), en una sesión en la que estaba muy presente el fantasma de la guerra de Irak impulsada por Blair. Para un partido español sería una catástrofe que tantos parlamentarios se rebelasen contra la dirección pero en Reino Unido es habitual –también hubo conservadores que votaron contra Cameron- y este resultado muestra que Corbyn, apoyándose en las rejuvenecidas y ampliadas bases laboristas, ha conseguido disciplinar a la mayoría de los diputados 'blairistas', que no le votaron en las primarias del verano.

Seguir leyendo »

¿Qué supone el atentado de Bamako?

Imágenes del entorno de hotel de Bamako el día que se produjo el atentado.

Es lógico vincular el ataque terrorista del mes pasado contra el hotel Radisson Blu en Bamako con los recientes atentados reivindicados por DAESH en París. Además de que a ambos atentados los separa una semana exacta, la fuerte presencia militar – política y económica- de Francia en el país africano también invitaba a especular sobre su posible vinculación.

No hay evidencias concluyentes que apunten a que la organización liderada por Abu Bakr Al Baghdadi tenga una presencia real en Mali ni en la región del Sahel por el momento. Sin embargo, el atentado – que dejó al menos 18 fallecidos y fue ejecutado por dos individuos junto a un número indeterminado de cómplices- ha sido reivindicado por grupos yihadistas relacionados con Al Qaeda presentes en Mali desde hace más de una década.

En abril del año 2012 estos grupos se adueñaron del norte de Mali. Este acontecimiento fue el resultado del encadenamiento de hechos que se remontan tiempo atrás. Durante la última década la situación del norte de Mali se había deteriorado notablemente. El ejecutivo de Bamako desatendió las necesidades de las distintas comunidades del norte y (des)gobernaba la región a través de la manipulación de grupos locales armados y clanes afines. La corrupción y la mala gobernanza afloraban en todas las administraciones septentrionales mientras que una parte de la población tuareg se sentía agraviada por el Estado maliense y mantenía su voluntad de separarse de Mali. Factores como estos propiciaron que el norte del país se convirtiera en una zona poblada por grupos criminales que controlaban el tránsito de tráficos ilícitos, muchas veces con la connivencia de las autoridades de Bamako. El desentendimiento del Estado maliense hacia las poblaciones y el flujo de cuantiosas rentas gracias al contrabando de mercancías y drogas hacia Europa favorecieron la instalación de grupos yihadistas entre la población del norte de Mali.  

Seguir leyendo »

Hoy también es día de lucha contra la violencia de género

25 Comentarios

Sí, hoy también es día de lucha contra la violencia de género. Y mañana, y el 24 de diciembre y el 6 de enero y todos los días del año. Una violencia que arrasa la vida de miles de mujeres, de sus hijas e hijos; que asesina a centenares de ellas y a un número cada año más elevado de menores, no es cosa de un día.

Ni los medios de comunicación, ni la acción política, ni los discursos, ni las instituciones del estado pueden dejar la lucha contra la violencia de género para el 25 de noviembre y pasada esa fecha, mirar hacia otro lado, como si nada.

Hoy, como ayer, como mañana, más de doscientas mujeres se acercarán con mucho miedo y aún más dudas a una comisaría o a un juzgado a poner una denuncia por violencia de género. Algunas lo harán acompañadas y bien asesoradas; la mayoría, solas y probablemente sin haber consultado a ninguna abogada.

Seguir leyendo »