eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Presupuestos de 2017: Oportunidad perdida

Lo que ha hecho el Gobierno ha sido anunciar, con todo tipo de trompetería mediática, que consolida los recortes realizados en 2016, ya que Hacienda ha partido del límite de gasto ejecutado en el pasado año después del tijeretazo

Dejemos claro que hay alternativa. Que podríamos haber asistido a la presentación de unos Presupuestos muy diferentes. Es cuestión de voluntad

- PUBLICIDAD -

Mentiríamos si dijéramos que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado aprobado por el Consejo de Ministros nos ha decepcionado. Lo sorprendente hubiera sido que las cuentas públicas presentadas respondieran a las necesidades de la mayoría social. Porque esa es la mayor crítica que le podemos hacer al Partido Popular y a sus aliados: que han vuelto a realizar un ejercicio de trilerismo político y presupuestario para que todo siga igual.

La liquidación de 2016 ha permitido al Gobierno sacar pecho de cerrar con un déficit del 4,33% del Producto Interior Bruto, holgadamente por debajo del 4,6% fijado por la UE como tope máximo. Poco debería presumir ya que este cumplimiento se debe más a que Bruselas ha reducido el límite (originalmente estaba en un 2,8%) que a la reducción misma del déficit, que ha sido muy moderada. De hecho, sin la contribución de las corporaciones locales que han registrado el superávit más alto de la historia (0,64% del PIB), el fracaso en su única meta hubiera sido total. Para completar el análisis, hay que resaltar que no se incluye en el cálculo las ayudas al sector financiero.

Persiguiendo este objetivo de una manera cuasi enfermiza, se han extremado los recortes en 2016 a través de acuerdos de no disponibilidad de crédito que han alcanzado los 10.400 millones de euros y que han afectado a partidas tan importantes como protección social, investigación y desarrollo e inversiones. Y lo que ha hecho el Gobierno ha sido anunciar, con todo tipo de trompetería mediática, que consolida esos recortes realizados en 2016, ya que el Ministerio de Hacienda ha partido del límite de gasto ejecutado en el pasado año después del tijeretazo. Y esa obsesión con el cumplimiento del objetivo de déficit público arrasa con la inversión social y compromete la ansiada recuperación económica, sumiendo en la desesperación a una sociedad con inaceptables tasas de desempleo, desigualdad y exclusión social.

No cambia por tanto esa senda en la que tan cómodo se encuentra el Partido Popular de recortes de gasto e inversión pública cuando las necesidades económicas, sociales y ecológicas de nuestro país siguen siendo tan acuciantes. Pero no lo hace solo porque este año tiene cooperadores necesarios porque estos Presupuestos para 2017 no serían en ningún caso aprobados sin Ciudadanos, PNV y el consentimiento tácito del PSOE.

Dejemos claro que hay alternativa. Que podríamos haber asistido a la presentación de unos Presupuestos muy diferentes a los presentados. Solo es cuestión de voluntad política y el Gobierno del señor Rajoy solo sirve a las absurdas e injustas exigencias de la Comisión Europea y a los intereses de las élites. Cuando eso ocurre, es evidente que los damnificados somos todos los demás.

Por eso presentaremos una enmienda a la totalidad y un texto alternativo que demostrará que, frente al gobierno en favor de una minoría, las cuentas públicas para 2017 pueden ser una poderosa herramienta de transformación.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha