eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lo que esconde la bronca de Trump con una estrella de la NBA

El presidente de Estados Unidos ha decidido excluir de una recepción oficial a la una de las estrellas del equipo campeón de la NBA, los Golden State Warriors

- PUBLICIDAD -
Trump anuncia más sanciones para restringir el comercio con Corea del Norte

EFE

Sucedió, como casi siempre, en Twitter. Donald Trump se había levantado satisfecho tras darse un gran baño de masas en un mitin en Alabama la noche anterior y antes de las siete de la mañana ya estaba tecleando, ajustando cuentas con varios enemigos políticos. Pero el gran ataque del día lo reservaba para el séptimo tuit de la jornada.

Sí, Trump ha decidido excluir de una recepción oficial a la una de las estrellas del equipo campeón de la NBA, los Golden State Warriors. ¿He dicho “excluir”? No sé si se puede excluir a alguien de una cita a la que ha anunciado que no va a ir. Cuando Trump dice que Curry “está dudando” si acudir a la Casa Blanca, el presidente sufre un caso agudo del síndrome de “no me dejas tú, te dejo yo a ti”, porque el base de Oakland había declarado públicamente horas antes que “no quería" celebrar el título con Trump y había invitado a su club a rechazar la invitación.

No es de extrañar que Curry, como tantos otros atletas afroamericanos, quiera guardar las distancias con Trump. A una relación que siempre ha sido mala (Trump logró solo un 8% del voto negro) se suman sus ataques de las últimas semanas contra los que quieren retirar las estatuas de los líderes esclavistas sureños de la Guerra Civil y su equidistancia frente a las marchas neonazis de Charlottesville (“hay malos en ambos bandos”). Y luego, por supuesto, está lo de Colin Kaepernick.

Kaepernick era un quarterback que un día decidió dejar de levantarse cuando sonaba el himno nacional antes de los partidos. En lugar de eso ponía una rodilla en tierra como protesta por las muertes de varios afroamericanos desarmados a manos de policías blancos en todo el país. El gesto de Kaepernick fue imitado por muchos otros atletas pero también convirtió al jugador en objetivo favorito de la derecha nacionalista blanca y, por supuesto, del entonces candidato Donald Trump. Cuando decidió desvincularse de los San Francisco 49ers y ninguna otra franquicia de la NFL quiso ficharlo, Trump dijo en un mitin: "Se dice que los propietarios no quieren ficharlo porque temen un tuit desagradable de Donald Trump". Hubo grandes aplausos, pero además había algo de verdad. Incluso el quarterback más laureado de la historia, el conservador (y blanco) Tom Brady  no se explica cómo alguien con el talento de Kaepernick está sin equipo.

A la base racista de Trump le encantan este tipo de comentarios. Por eso en la noche del viernes el presidente quiso ir más allá, recomendando a los propietarios de los equipos profesionales que le dijeran "sal del campo, hijo de puta" a los jugadores que no se levantaran durante el himno. En las últimas horas las estrellas afroamericanas del deporte le han criticado, pero al presidente le da igual. Ya sabe por experiencia que puede perder nueve de cada diez votos en la comunidad negra y aún así ganar. Que tiene perdida California con o sin los fans de los Golden State Warriors. Sin embargo necesita que cada racista que odia a Kapernick vaya a votar en 2020 y sabe muy bien como recordarles cada poco tiempo que él, Trump, es su hombre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha