eldiario.es

Menú

Diario Turing Diario Turing

Shazam, el QR sonoro para la publicidad

Cada vez más los anuncios de televisión en España incluyen el icono de la aplicación de identificación de música para móviles.

BMW es una de las marcas pioneras en el uso de Shazam en anuncios de televisión a fin de ofrecer un complemento al propio anuncio.

En Estados Unidos cualquier programa de televisión tiene información adicional que proviene del sonido capturado por la aplicación.

- PUBLICIDAD -
Shazam, app móvil que nos descubre títulos y artistas de canciones que suenan

Shazam, app móvil que nos descubre títulos y artistas de canciones que suenan

Probablemente el 50 % de los estímulos publicitarios nos vienen por el oído. En televisión se ve mejor que en otro medio: unas imágenes insinuantes, preciosas, espectaculares, con una banda sonora perfecta en cada uno de los fragmentos de treinta segundos que acompañan los programas. En ocasiones esa banda sonora ha ido más allá de la pantalla, catapultando a sus autores o incluso asociando una canción a una marca, y no a un grupo. El "There is a train" de Undrop es quizá uno de los ejemplos más destacados a la hora de descubrir cómo una canción ayuda a una marca a pasar de los treinta segundos.

Teniendo en cuenta lo importante que es la música en la publicidad, seguro que más de uno ha usado Shazam, la aplicación móvil que escucha parte de una canción y te muestra el título, autor, etc, en algún spot. ¿Por qué no modificar los resultados de la búsqueda para mostrar tanto la información musical como la del producto del anuncio? Esto es lo que llevan unos meses probando algunas agencias en España, sobre todo anuncios de coches.

BMW es la marca que ya ha utilizado en varias campañas televisivas la identificación vía Shazam. Acercando nuestro móvil con la aplicación al televisor durante unos segundos, nos da diferentes opciones, todas ellas bien identificadas para el equipo de marketing de BMW. Aportarnos algo más de valor a un anuncio desde un punto de vista proactivo y más allá de navegar por la web de la marca es solo una de las justificaciones para emplear Shazam en una campaña. Gracias a URLs concretas se puede conocer el éxito de una campaña, al menos a nivel de engagement, porque las ventas son las que mandan en estos casos. ¿Qué horarios funcionan mejor? ¿Qué canales? ¿Qué duración? Todo eso se puede saber un poco mejor ahora. Si BMW lo viene usando desde hace meses, y otras se le suman, es porque los resultados deben ser positivos.

Elementos complementarios vía Shazam de un anuncio de BMW



Tres llamadas a la acción claras: Más información (que nos lleva a un microsite concreto), Pruébalo ahora (formulario para solicitar cita en un concesionario cercano) y Compartir. Lo acertado de estas llamadas a la acción concretas viene a solucionar la inmensidad de una página web. Tras varias secciones visitadas (el número que cualquiera consulta antes de dar por vencida una búsqueda) en la web móvil de BMW no hemos conseguido encontrar un enlace visible para probar un coche.


Web móvil BMW


El QR del audio

Al igual que los códigos QR, la funcionalidad aquí se basa en usar un móvil, una aplicación y una conexión a Internet. En el caso de los QR usamos también la cámara y en el caso de Shazam el micrófono, pero en esencia el tiempo empleado es prácticamente el mismo. De la misma manera que los QR, Shazam nos dirige directamente a una información ampliada del producto consultado. Aquí es donde Shazam tiene mucho ganado con respecto a los QR, para los que hay mil y un lectores diferentes y el análisis de los objetivos se antoja más complicado, siendo al final un mero “acortador de URL visual”; en cambio, Shazam es una única aplicación y, por tanto, todos los que la usen estarán localizados como usuarios de Shazam. Además, no es un redireccionador, sino que ofrece la información pertinente sin salir de la aplicación, cosa que no suele suceder con los QR que nos llevan a una web, esto es, a Safari, Chrome, etc.

No todo son ventajas, ya que un spot en televisión suele durar medio minuto. ¿En medio minuto eres capaz de encontrar tu móvil en el sofá, desbloquearlo, buscar el icono de Shazam (seguro que no sabes de memoria dónde está porque no lo usas tanto como Whatsapp, por ejemplo), abrirlo y clicar para escuchar el anuncio? Seguro que no lo consigues ni a la primera ni a la segunda. Por supuesto tampoco todos los usuarios de smartphone tienen Shazam o siquiera saben lo que es por el icono sobreimpresionado en el anuncio.


Los Juegos Olímpicos y la SuperBowl como catapulta de Shazam en EEUU

 Como siempre en estos casos, nos tenemos que ir a Estados Unidos para descubrir una implementación masiva de Shazam. Durante el verano, Shazam firmó un acuerdo con la cadena televisiva NBC para ofrecer información complementaria a la retransmisión. Así, un icono de Shazam aparecía de vez en cuando en la emisión para ofrecer acceso a vídeos, clasificaciones, etc. de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Esta experiencia pionera se magnificaría en la Super Bowl, convirtiéndose este en el evento que más “taggeos” de Shazam ha producido, por delante de un evento meramente musical como son los Premios Grammy.

Shazam está decidida a conquistar la televisión en EEUU, y por eso cada programa que se emite en “taggeable” ofreciendo diferentes contenidos, desde por supuesto la música que suene hasta las noticias relacionadas con el programa o sus integrantes, concursos o debates en tiempo real vía redes sociales.


Otras posibilidades de Shazam para el marketing

El hecho de poder modificar la interpretación de ciertas canciones con intereses comerciales da alas a muchos tipos de marketing. Por ejemplo, en una fiesta patrocinada por una marca de bebidas al querer identificar una canción que nos gusta, esta podría estar modificada para que Shazam, además de decirnos cuál es, nos apareciera una promoción especial de esa bebida o directamente publicidad, un formulario para captar leads, etc. Del mismo modo en algunas tiendas de ropa en las que la música es muy específica.

En resumen, cualquier sonido puede ser interpretado por una aplicación móvil conectada a Internet. Casi siempre nos dirá el título y el artista de una canción, pero cada vez más las posibilidades se amplían, desde publicidad hasta convertir Shazam en la famosa segunda pantalla de programas de televisión.

Shazam es una startup que nace en 1999 y que actualmente tiene su sede en Londres, tras asociarse con IDG. Dispone de 300 millones de usuarios (2 millones nuevos cada semana) que “taggean” 10 millones de veces al día. En septiembre recibió una inversión de 32 millones de dólares por parte de Kleiner Perkins Caufield & Byers, Institutional Venture Partners y DN Capital. Con fecha de publicación de este artículo se encuentra en el undécimo puesto en la Play Store de Google y en el 22º entre las gratuitas de la iTunes Store de Apple.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha