eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú
thur

thur

Usuario desde Marzo 2016

Nº de comentarios Reacciones
66
  • Cuidarse

    ¿Cuál es el máximo de azúcar que pueden comer los niños sin que les haga daño?

    #2 1) Lo primero es decidir si te importa realmente la salud de tu hijo. Es una decisión importante, porque si te importa, deberás implicarte a fondo. Para empezar, un año y medio de lactancia o dos. Las mujeres subsaharianas que llevan a sus hijos en la mochila dan el pecho hasta los tres y los cuatro años. Después 0 potitos, 0 chuches, 0 bollería, 0 azúcar refinado (poderoso veneno). Antes de que le salgan los dientes, le puedes hacer compota de manzana, de pera (absurdo añadir azúcar a algo ya de por sí dulce) y purés de verdura hervida. Lo compras todo fresco y ecológico. Cuando le salgan los dientes, ya puede masticar, le das trocitos de fruta, ensalada o verdura hervida, chafas con el tenedor un poco, añades huevo duro, pollo, merluza o lenguado, ecológico todo.

  • Cuidarse

    ¿Cuál es el máximo de azúcar que pueden comer los niños sin que les haga daño?

    #1 2) Mi hijo de veinte meses hace tiempo que come de mi plato, del de su madre, del suyo también, del de sus abuelos, de sus tíos, de sus primos. Siempre ha sido un tragón, pero no sabe lo que es un chupete ni lo que es un biberón ni ha comido ningún producto envasado. Los zumos, se los exprimes tú. Ahora ha aprendido a sorber en pajita. Los edulcorantes son todos nefastos para la salud, salvo la stevia en hoja verde o en hoja seca. Hace poco, durante unos meses, estuvo prohibida en España, a ver si se animaba la venta de la stevia de laboratorio. La planta de stevia endulza y te cura cientos de cosas; la de laboratorio solo endulza; esa es la diferencia.

  • Zona Crítica

    Un escándalo sostenido por corruptos, tibios y cenutrios

    #41 Mañana, última palabra de este exhaustivo reportaje crítico sobre los males del mundo, es también el título de un documental de Cyril Dion y Mélanie Laurent, estrenado en cines en 2015: “Demain” (“Tomorrow” para los modernos). Versa nada más y nada menos que sobre las bondades del presente (puestas en marcha en el pasado, aunque parezca mentira), y me parecieron muchas y muy estimulantes. Evidentemente, no tuvo en nuestras carteleras el éxito de los refritos de “Fahrenheit 451” y de “1984” que entretienen hoy a nuestros bobos, pero es altamente recomendable para mi bienamada minoría expatriable española.

  • Zona Crítica

    Un escándalo sostenido por corruptos, tibios y cenutrios

    #40 Dos. El debate pitoniso entre los permacultores se establece entre los que piensan que llegaremos a evitar que todo reviente y los que creen que todo reventará y luego la permacultura cobrará sentido. Estos últimos son los más abundantes. Tres. Recupero la entradilla “En España y en muchos otros lugares del mundo”. En efecto, los problemas son globales (y las soluciones, locales, como titula otro excelente documental; yo soy de Youtube). La globalización ha hecho mucho daño, los tratados comerciales internacionales, las uniones europeas y no europeas, las multicriminales, los paraísos fiscales y los infiernos fiscales. Un pesticida como RoundUp de Monsanto se vendió en todo el planeta bajo el caparazón de la “Revolución Verde” auspiciada por los Gates y los Rockefeller: solamente en India provocaron 200.000 suicidios de campesinos que no pudieron pagar el crédito debido al fracaso de su cosecha de algodón tuerto. En fin, aparecieron soluciones locales, como la de Vandana Shiva y su banco de semillas.

  • Por derecho

    Leche ecológica, BIO y de vacas felices: ¿en qué se diferencian?

    #13 1) De la importancia de la lectura. Fíjate, Eva, en la normativa. Punto tercero: “no se la alimentará de piensos a no ser que sea necesario”. ¿Cuándo será necesario? Nunca sabrás si come o no piensos. A las vacas locas les daban piensos cárnicos (cuando ellas son herbívoras), fíjate hasta qué punto estamos locos los humanos. Punto cuarto, muy bueno: “pastarán en prados no tratados con pesticidas ni herbicidas que no sean aprobados por la normativa.” Es decir, que podrán pastar en pastos tratados con pesticidas y herbicidas aprobados por la normativa: los hay. Punto quinto: “no podrá dársele a la vaca tratamientos hormonales para aumentar la producción”. Para aumentar la producción, no. Para otras cosas, sí. ¿Para qué otras cosas? Quién sabe. Punto sexto: “no se la podrá medicar con antibióticos preventivamente, sino solo si un veterinario detecta una enfermedad concreta”. Por consiguiente, si el veterinario lo indica, antibióticos sí.

  • Por derecho

    Leche ecológica, BIO y de vacas felices: ¿en qué se diferencian?

    #12 2) Como puedes comprobar, Eva, los sellos bio, eco y los que se quieran inventar no son más que certificaciones comerciales que sirven para cobrar impuestos. No te librarás por ellas de piensos ni de pesticidas ni de herbicidas ni de hormonas ni de antibióticos. La mejor solución, citada en este artículo, es tener la palabra de un ganadero en el que puedas confiar, tu ganadero, la mejor y la única. Por otra parte, no sé si has visto alguna vez la leche de vaca ni si la has probado en la granja. Si lo has hecho, habrás comprobado que no tiene nada que ver con ese aguachirri que mana de tu tetrabrick. Eso que sale de cualquier tetrabrick, normal, bio, eco, gourmet o chatarra, no es nunca leche, es otra cosa que viene especificada en la letra pequeña del deslumbrante envase. Por último, recuerda asimismo que el único mamífero que sigue bebiendo leche más allá del período de lactancia es el mamífero humano. Su empeño en ir siempre contra natura le conduce a hacer continuamente cosas innecesarias, como beber leche (y de vaca, que pesa seis veces más que él). La algarroba, sin ir más lejos, te aporta mucho más calcio que la leche.

  • Sociedad

    Energía: Los ciudadanos seremos productores, gestores y “usuarios”

    #9 Flipando, que es gerundio. En lugar de 2034, pongamos 2084, como homenaje a Orwell. Los permacultores hacen todo eso que dices desde 1978 más o menos. Pero son invisibles.

  • Zona Crítica

    El ministro Zoido miente

    #71 Cuando se celebró, el referéndum del 1-O ya había sido declarado nulo e inconstitucional e ilegal. No tenía pues ninguna validez, antes incluso de celebrarse, cuando, con todos los respetos, fue declarado oficialmente como “picnic”. Dicho esto, ¿qué sentido tiene gastarse 87 millones en tratar de impedir un picnic? ¿Les daba rabia que el picnic fuese imparable? Además de ilegalizarlo y de picniquizarlo (burlarse), se hartaron de afirmar cual pitonisa que ese referéndum del 1-O no se celebraría. Se celebró. Y ahora dicen que la culpa del despilfarro de los 87 millones es de los independentistas. Creo que los independentistas tienen la culpa de que se celebrara a pesar de su nulidad, y que es el gobierno central quien tiene la culpa del despilfarro de los 87 millones, dedicados a impedir algo que ya estaba anulado. No sé si me explico.

  • Zona Crítica

    Lo que tu médico no te está contando

    #57 1) Más allá de la mundial caída en picado de la democracia, de la libertad de expresión, de la libertad de pensamiento, de la libertad de curarse como a uno le dé la gana (que eso también se está perdiendo), llega ahora la caída en picado de la libertad de congresos. Afirma Pérez Ledo que “la superstición permanece inmutable a través de los siglos, de ahí que sus remedios sean siempre tradicionales, siempre milenarios”. En efecto, durante siglos y milenios nos hemos curado con remedios tradicionales: conocíamos la naturaleza y nos resultaba muy útil. ¿Desde cuándo nos curamos científicamente? Más o menos desde la experimentación médica de Mengele en los campos de exterminio nazis. Considerar lo anterior como medicina científica nos podría provocar hoy un poco de risa. Las milenarias hierbas medicinales fueron eliminadas de las carreras médicas poco después de la “derrota” del nazismo.

  • Zona Crítica

    Lo que tu médico no te está contando

    #56 2) Sobre la muerte en el parto a principios del siglo XX, acuérdate de Semmelweis, que en 1847 recomendó a sus colegas obstetras que se lavaran bien las manos antes de proceder. Semmelweis murió en 1865 sin que la “ciencia” le hubiera prestado ninguna atención: fue tratado de charlatán. Fue el creador de los procesos antisépticos, pero en aquella época lavarse las manos equivalía a brujería y chamanismo. Pérez Ledo afirma asimismo que “la viruela o la rubeola o la polio o el sarampión” son “enfermedades todas ellas erradicadas o muy controladas gracias a las vacunas”. Imagino que se ha leído los 50.000 artículos científicos (oficiales) que no prueban la eficacia de las vacunas. Ahora debería leer los otros 50.000 artículos científicos (independientes) que prueban su inocuidad o sus irreparables daños en los vacunados. En fin, querido, cúrate como quieras, que yo haré lo mismo, si te parece bien.